Un pollo campero le cuesta la expulsión de 'MasterChef' a José María: "Estoy destrozado"

José María, en 'MasterChef'.
José María, en 'MasterChef'.
La 1

El prime time del lunes en La 1 ha terminado con la expulsión del favorito de MasterChef en las redes. El joven extremeño se ganó a todo el mundo con su desparpajo, su sentido del humor y su trágica historia: no conoce a su padre, su madre vive en la calle y es toxicómana y una de sus hermanas murió con tan solo nueve meses.

En esa línea, su abuela Josefina, que estuvo en el casting, es lo más importante de su vida, aunque ahora no puede convivir con ella pues necesita los cuidados propios de la enfermedad que padece: Alzheimer. Por su parte, José María estudia cocina y lucha por ganarse la vida. Cuando entró en el programa, manifestó que buscaba que el formato le facilitara las cosas. 

Sin embargo, su aventura en MasterChef ha sido breve. El extremeño ha sido expulsado tan solo una semana después del estreno. La prueba de expulsión, a la que se ha enfrentado tras pertenecer al equipo peor valorado en el reto de exteriores, estuvo vertebrada por las aves.

Antes de nada, los aspirantes tuvieron que adivinar los nombres de los animales, que estaban muertos tras una mampara, una escena que afearon algunos usuarios. Después y según sus aciertos, tuvieron X cantidades de tiempo para cocinar. José Mari tuvo que preparar un pollo campero, para los jueces uno de los productos más fáciles.

Además, fue uno de los concursantes que más tiempo tuvo. Al margen de sus imprecisiones a la hora de despiezar al animal, que fueron criticadas por Jordi Cruz, el joven parecía tener su preparado bajo control hasta que ocurrió la catástrofe: se le pasó el caldo. 

Ya en ese momento, masculló que se marcharía, pero intentó subsanar su error haciendo un sofrito con champiñones y espárragos. Sin embargo, esto no bastó para los jueces, que criticaron el punto de la carne, que se había "quemado fuera y quedado cruda por dentro", por lo que se trató de un plato "incomestible", según señaló Samantha Vallejo-Nágera.

Ante unos compañeros -y el propio José Mari- que no pararon de llorar, los jueces explicaron que el joven tenía sus restaurantes abiertos para él, y que no dudara en pedirles ayuda cuando lo necesitara. Por su parte, José Mari dio las gracias y adelantó que su ganadora era María y dijo que tan malo no será, si se ha ganado formar parte del concurso. "Tenemos que ser imparciales, y tu plato ha sido el peor de todos", concluyó Jordi Cruz

Mostrar comentarios

Códigos Descuento