Las comunidades más perjudicadas por la subida de impuestos que prepara el Gobierno para 2022

Impuestos cedidos a las comunidades.
Impuestos cedidos a las comunidades.
Carlos Gámez

La armonización fiscal que prepara el Gobierno está cada vez más cerca de concretarse. El Ejecutivo de Pedro Sánchez pretende subir el próximo año los impuestos de Sociedades, Patrimonio y Sucesiones y Donaciones, según ha anunciado la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, con el objetivo de no dejar "vacíos de contenido" algunos tributos "como ha sucedido en algunas comunidades", en clara referencia a Madrid. 

Montero ha explicado que en la reforma fiscal participará un comité formado por 17 expertos que tendrá hasta el 28 de febrero para presentar sus conclusiones, aunque la idea es que las principales recomendaciones se vayan anticipando para que el Gobierno las pueda incluir en los Presupuestos de 2022.

En España, los impuestos de Patrimonio, Sucesiones y Donaciones están cedidos al 100% a la comunidades autónomas. Eso provoca que cada gobierno autonómico aplique las bonificaciones o exenciones a criterio propio, cuyo resultado en la práctica es que los ciudadanos de unos territorios pagan menos por el mismo tributo que en otros. 

"Llevamos muchos años discutiendo sobre la financiación. Primero era el Estado el que transfería el dinero a las comunidades; luego, se cedieron algunos tributos en base al principio de corresponsabilidad porque se entendía que las regiones debían ser responsables de sus políticas de gastos e ingresos. En 2014, ya se planteó ese armonización pero no se volvió a hacer nada hasta ahora", explica Ramón Casero, profesor de Derecho Tributario de la Universidad Comillas-ICADE, quien considera que nunca se ha llegado a una solución por una ausencia de "voluntad política". 

Impuestos cedidos a las comunidades.
Impuestos cedidos a las comunidades.
Carlos Gámez

Impuesto de Patrimonio

Con la subida impositiva del Gobierno de coalición de PSOE y Podemos, la diferencia entre regiones a la hora de recaudar tributos previsiblemente se acortará. Si hablamos del Impuesto de Patrimonio,  la comunidad más perjudicada sería Madrid, donde los ciudadanos no tienen que abonar nada por sus posesiones. 

El informe Panorama de la Fiscalidad Autonómica y Foral 2021, elaborado por el Registro de Asesores Fiscales del Consejo General de Economistas (REAF-CGE), pone un ejemplo donde hay diferencias de hasta más de 1.100 euros entre comunidades en el citado tributo.

Para un contribuyente con un patrimonio de 800.000 euros -están exentos 300.000 euros de la vivienda habitual- los territorios donde más se tributa por esta cantidad son Aragón (1.164,37), Extremadura (1.099,31), Cataluña (769,51) y Comunidad Valenciana (539,44). Les siguen Navarra (475,59), Baleares (280), Andalucía, Cantabria y Murcia (240), Asturias (220), Canarias, Castilla y León, Castilla-La Mancha, Galicia y Guipúzcoa (200) y La Rioja (50).

Impuesto de Sucesiones

Por su parte, la subida en el impuesto de Sucesiones perjudica más al bolsillo de los ciudadanos de Andalucía, Cantabria y Galicia, que actualmente no pagan nada por heredar en la inmensa mayoría de los casos. En el caso de andaluces y gallegos, el límite de la exención fiscal es en la actualidad de un millón de euros para los familiares más cercanos. La bonificación cántabra es del 100% para los grupos 1 y 2 (de padres a hijos y de cónyuge a cónyuge). Madrid, Extremadura y Murcia también tienen una tributación favorable para los mismos grupos, con una bonificación del 99%. 

Como ejemplo, si una persona soltera de 30 años hereda bienes por valor de 800.000 euros, la comunidad donde más pagaría sería Asturias, con una cuota líquida de 103.135,48, seguida de Castilla y León (81.018,76), Comunidad Valenciana (63.193,76), Aragón (55.466,81), La Rioja (32.342,86), Castilla-La Mancha (31.759,23) y Canarias (31.748,63). A estos territorios les sigue Navarra (17.000), Cataluña (9.796,89), Baleares (5.950), País Vasco (3.150), Murcia (1.640,49), Extremadura (1.587,96) y Madrid (1.586,04).

Impuesto de Donaciones

Respecto al impuesto de Donaciones, en Cantabria la bonificación es del 100%, mientras que en Andalucía, Madrid, Murcia y La Rioja a las donaciones entre padres e hijos se aplica una bonificación del 99% sobre la cuota tributaria. En el caso de un hijo de 30 años que recibe de su padre 800.000 euros en dinero en efectivo, donde más se tributa es en Castilla y León y Extremadura, ambos con una cuota líquida de 200.122,67; seguidos de Aragón (177.706,26), Asturias (176.700), Comunidad Valenciana (171.012,52) y Canarias (87.128,60). Los siguientes serían Baleares, Cataluña y Galicia (56.000), La Rioja (51.031,28), Castilla-La Mancha (30.018,40), Andalucía (2.081,59), Murcia (2.081,59) y Madrid (2.000,06).

La excepción vasca y navarra

De estas modificaciones fiscales, quedan excluidos los territorios vasco y navarro, que podrán seguir decidiendo sobre estos tributos gracias a sus conciertos. "La propia Constitución recoge esta independencia de los territorios forales. Están excluidos de la reforma fiscal porque tiene su régimen propio de concierto", apunta Casero. 

Esta singularidad fiscal está vigente desde finales del siglo XIX merced a los derechos forales de ambas comunidades. País Vasco y Navarra recaudan casi todos sus impuestos (excepto los derechos de importación y los gravámenes a la importación en los Impuestos Especiales y el IVA), lo que les permite ofrecer, por ejemplo, numerosas ventajas fiscales tanto a las empresas como a trabajadores mediante el impuestos de sociedades y el IRPF.

Luego, transfieren al Ministerio de Hacienda anualmente una parte de la recaudación, el denominado 'cupo' en el caso vasco y la llamada 'aportación' en el caso navarro, La cantidad transferida es en concepto de los gastos generales que el Gobierno asume por los servicios que presta en estos territorios (infraestructuras, Defensa, mantenimiento de las instituciones...).

Mostrar comentarios

Códigos Descuento