El Gobierno rebaja siete décimas su previsión de crecimiento y admite que el paro no bajará del 15% este año

La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, a su llegada a la Moncloa.
La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, a su llegada a la Moncloa.
Emilio Naranjo / EFE
El Gobierno ha decidido rebajar las previsiones de crecimiento de la economía española para este año. La vicepresidenta Nadia Calviño ha anunciado este viernes que el Ejecutivo rebaja la proyección de crecimiento en siete décimas para 2021: pasa a un 6,5% frente al 7,2% proyectado el pasado mes de octubre (un 9,8% con el uso de los fondos europeos). Además, no prevén que el desempleo baje del 15% a lo largo de este año.
Europa Press

El Gobierno ha decidido rebajar las previsiones de crecimiento de la economía española para este año. La vicepresidenta Nadia Calviño ha anunciado este viernes que el Ejecutivo rebaja la proyección de crecimiento en siete décimas para 2021: pasa a un 6,5% frente al 7,2% proyectado el pasado mes de octubre (un 9,8% con el uso de los fondos europeos). Además, no prevén que el desempleo baje del 15% a lo largo de este año.

Calviño asegura que es un cálculo "pruedente" y "alineado" con los de los organismos nacionales e internacionales. El FMI pronostica un crecimiento de un 6,4% para 2021 y la AiReF de un 6,6%. Para 2022, la previsión de Moncloa es que el crecimiento se eleva al 7%. "Se incluye para el año que viene parte de la recuperación que estaba prevista para 2021", aclaró la vicepresidenta.

Calviño explicó que el cálculo está adaptado a los acontecimientos de los últimos seis meses y al efecto provocado por la tercera ola de la pandemia, por la que se ha "ralentizado la recuperación" a finales de 2020 y principios de 2021. "Estas previsiones apuntan a que para finales de 2022 habremos recuperado los niveles precrisis", aseguró la vicepresidenta. Eso sí, repitió que la clave pasa por la campaña de vacunación, de ahí que siga existiendo un "grado importante de incertidumbre". Con todo, Economía considera que "en 2024 aterrizaremos en la senda de crecimiento de antes de la pandemia". El Ejecutivo mantiene su idea de una recuperación en V asimétrica.

En cuanto al empleo, la previsión es más optimista que hace meses. El Ejecutivo espera cerrar 2021 con una tasa de paro de un 15%, frente al 16,9% proyectado hace seis meses. "Se ha roto la habitual relación entre la evolución del PIB y el empleo. La caída del empleo no ha sido tan abrupta como la caída del PIB. Nuestro mercado está aguantando", esgrimió Calviño.

Otro factor que marcará la recuperación a corto y medio plazo son los fondos europeos. El Gobierno prevé utilizar ya 27.000 millones de euros de las ayudas de la UE a través de los Presupuestos de 2021. "El plan de recuperación es una herramienta única para salir de esta crisis de forma diferente a cómo se salió de otras", sostuvo la vicepresidencia. El presidente Pedro Sánchez presentará precisamente el plan de reformas la semana que viene en el Congreso, y será enviado a Bruselas antes de que acabe abril. Calviño, en este sentido, recordó la necesidad de "modernizar el sistema productivo" español a través de los fondos Next Generation.

Calviño sintetizó que, en definitiva, hay cuatro factores que marcarán el escenario económico: el ritmo de la vacunación, la estabilidad financiera a nivel global. estabilidad financiera y el posible lastre por la larga duración de la pandemia y la puesta en marcha del plan de recuperación. En conjunto, la eurozona crecerá, según el Gobierno, en torno a un 4% frente al 5% de la previsión de octubre.

"Transparente" con la reforma laboral

Por otro lado, Calviño sostuvo hay tres elementos que "deberían tranquilizar" a los empresarios sobre la reforma que desea hacer el Ejecutivo en el mercado laboral: la "transparencia" sobre las materias que quieren negociarse con los agentes sociales, el hecho de que la reforma se pretende hacer contando con ellos y la "coherencia" en la acción del Gobierno. La vicepresidenta económica y su homóloga dentro del Gobierno, Yolanda Díaz, ya han evidenciado en repetidas ocasiones sus discrepancias respecto a la reforma laboral.

Calviño recalcó que, para que las reformas sean permanentes, tienen que contar con un amplio respaldo político y social porque, de lo contrario, la experiencia ha demostrado que "no duran en el tiempo" y no resuelven los problemas. "Nuestro compromiso con el diálogo social y la claridad con la que vamos explicando nuestros objetivos y las acciones que vamos a ir desarrollando tienen que dar una enorme seguridad", sentenció.

Sobre la prórroga de los ERTE, Calviño asumió que el Ejecutivo tiene que ponerse a trabajar con sindicatos y empresarios para analizar "cuál sería el marco idóneo de para la segunda parte del año" con el fin de impulsar la reincorporación de trabajadores al mercado laboral. Pero, al margen de ese modelo temporal de ERTE, Calviño ha reiterado que el Gobierno y los agentes sociales tienen que abordar también un modelo "permanente" de ERTE para aportar "flexibilidad interna a las empresas y darles una alternativa a la temporalidad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento