Tanto el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, como el ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, insistieron este miércoles en el Congreso en que la Seguridad Social tendrá superávit este año y en que los pensionistas pueden estar seguros, "este año, en 2010 y hasta 2025".

Durante su intervención, Zapatero dijo que "el superávit de la Seguridad Social se mantendrá en 2009 y se va a mantener". Añadió que el Gobierno socialista, a diferencia de otros gobiernos está haciendo lo necesario para que la Seguridad Social sea un sistema sólido para continuar subiendo las pensiones y el salario mínimo interprofesional.

El superávit de la Seguridad Social se mantendrá en 2009

"Hoy tenemos una Seguridad Social sólida y para que, de aquí a 20 años, siga permitiendo la subida de las pensiones mínimas y mejorando las prestaciones de la Seguridad Social", dijo el jefe del Ejecutivo en relación a las últimas declaraciones del gobernador del Banco de España.

Poco después, el ministro de Trabajo reiteró las palabras de Zapatero y garantizó que los más de ocho millones de pensionistas españoles pueden estar tranquilos con sus pensiones no sólo este año ni el próximo, sino hasta 2025, fecha en la que la Seguridad Social calcula que aparecerían problemas si antes no se hacen reformas.

El presidente del Ejecutivo ha recordado también que la previsión de la Tesorería de la Seguridad Social es que este año cierre con un superávit de 5.586 millones de euros y ha recordado que el Fondo de Reserva ya cuenta con 58.000 millones.

"Como siga así pronto hará oposición"

Por su parte, Mariano Rajoy le ha adevertido a Zapatero de que "como siga así, pronto hará oposición", y le ha reprochado haber aplicado "la política del 'por qué no te callas'" al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

Sobre las discrepancias entre Fernández Ordóñez y el Gobierno, Zapatero ha dicho que es "saludable para la democracia". "Discrepar es legítimo y tener una opinión distinta no es faltar al respeto", decía Zapatero.

Los cambios en el Gobierno

Por otro lado, y con respecto a los últimos cambios de Gobierno, el jefe del Ejecutivo ha indicado que con ellos persiguen un "nuevo impulso para ser más rápidos y eficaces en la lucha contra la crisis y para anticipar la recuperación económica, fortalecer la cohesión social, culminar las reformas modernizadoras y también para mantener vivas las señas de un proyecto progresista como son los servicios sociales y la cultura".

Los cambios son un impulso para ser más rápidos y eficaces en la lucha contra la crisis

Además anunció "un esfuerzo por alcanzar acuerdos con el resto de los grupos para concertar la acción política con todos los grupos de la cámara".

Tras enumerar uno a uno los once planes consignados a salvar la crisis económica aseguró que las medidas anticrisis se van a notar en la evolución del empleo en los próximos meses, lo que ha suscitado la burla en las filas de la oposición.  Según el presidente, en marzo ya hubo cierta mejoría con respecto a enero y a febrero.

"No he entendido nada"

Mariano Rajoy inició su turno de palabra con un "no he entendido nada".  Rajoy ha definido las explicaciones del cambio de Gobierno como "vaguedades poéticas". A juicio del líder del PP, Zapatero sólo le ha dado al Congreso esperanza a palo seco. "Y el día en que un médico me de sólo esperanza sabré que me estoy muriendo", ha dicho.

Para Rajoy el problema en este Gobierno es el capitán, Zapatero

Sobre los nuevos ministros, Mariano Rajoy criticó la elección de algunas personas, sin citarlas, porque  "carecen de experiencia" y la de otras porque "su trayectoria no les avala". Dijo que no ha explicado los cambios porque "no tienen explicación" y calificó de "fracaso" su gestión.

Pidió explicaciones sobre el estado de las cuentas de la Seguridad Social y las desavenencias con el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez. Mariano Rajoy dijo que el problema de este Gobierno está en su capitán, el presidente José Luis Rodríguez Zapatero.

Sobre el cambio de Gobierno, Josep Anoni Duran i Lleida,  de CIU, dijo: "Siempre nos ha parecido que el presidente abusaba de la improvisación, aún más ahora". Duran i Lleida cree que con los cambios es el propio Zapatero el que se hará cargo de Economía y lo lamentó por el déficit público.

Josu Erkoreka, del PNV, lamentó que el presidente no reconozca que el cambio del Gobierno haya respondido a a un error en la formación del anterior. "Nos ha pretendio vender que es para afrontar la crisis económica, pero usted ha usado la crisis como coartada para hacer un cambio que ya estaba pensado de antemano", ha dicho Erkoreka.