Fernando Simón, a Jordi Évole: "Sigo pensando que la mascarilla no es la clave para detener la transmisión"

  • El director del CCAES dice que no podría ser político por ser "un bocazas".
Fernando Simón, entrevistado por Jordi Évole.
Fernando Simón, entrevistado por Jordi Évole.
LASEXTA

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), fue entrevistado este domingo por Jordi Évole en su programa Lo de Évole, en La Sexta, en la que hizo un repaso de su papel en la pandemia de coronavirus.

El presentador recordó algunas de las más polémicas declaraciones del doctor, como por ejemplo cuando restó importancia al uso de las mascarillas. "Sigo pensando que la mascarilla no es clave para detener la transmisión", dijo Simón. 

"No es necesario que todo el mundo la lleve. Lo importante es que la lleve quien está enfermo, lo que pasa es que no sabemos quién está enfermo", explicó Fernando Simón, que justificó así que sea obligatoria en espacios cerrados para todo el mundo.

También Évole le recordó su declaración de febrero de 2020, cuando dijo que España no tendría "más allá de algún caso". "No me ha perseguido esa declaración. Me la recuerdan con chistes", reveló Simón.

"El 31 de enero en España fue cuando se diagnosticó el primer caso, un alemán que había viajado a la gomera. No había transmisión nada más que en China, y muy controlada. En aquel momento era la evaluación que podíamos hacer", explicó Simón. "En España hasta el día 9 de mazo teníamos una incidencia acumulada en 14 días de 0,5 o 0.6 casos por 100.000 habitantes. Hoy tenemos 153", dijo.

Pero dijo que en pocos días, "la situación cambio radicalmente. Podía haber sido más prudente, está clarísimo", admitió, no obstante.

Simón explicó que "Italia pasó de notificar tres casos el 20 de febrero a notificar el 24 de febrero 263, y cada día lo fue duplicando". 

Preguntado acerca de si hubiera cerrado el país antes, reflexionó: "Tengo 30 casos al día, incidencia de 0,5 ¿y voy a cerrar el país? Me hubiera gustado saber qué hubiera pasado si lo hubiéramos cerrado. Cerrar el país el 3 o el 4 de marzo en lugar de unos días después", dijo.

Cuándo se dio cuenta de la gravedad de la situación

Preguntado acerca de cuándo se dio cuenta de la gravedad de la situación, Simón dijo: "Me doy cuenta en el momento que hay que tomar medidas mucho más duras, entre el 9 y el 10 de marzo. Nos dimos cuenta de que había que cambiar, aunque fuera temporalmente, la forma de funcionamiento del país.

Así recuerda Simón cómo expuso la situación al Gobierno: "Mientras vas dando la explicación, vas viendo las reacciones. Y piensas '¿y si nos equivocamos?'. No estamos hablando de controlar un hospital, estamos hablando de inmovilizar un país entero. Bloquear un país entero". 

Sobre cómo reaccionó Pedro Sánchez, Simón dijo: "El presidente, lo que yo recuerdo, es que hizo una respiración profunda, asumir la posición que tiene de jefe del estado y decir 'si tenemos que hacerlo, vamos a ver cómo lo hacemos".

"El presidente hizo una respiración profunda, asumir la posición que tiene de jefe del estado y decir 'si tenemos que hacerlo, vamos a ver cómo lo hacemos"

Según Fernando Simón, esta pandemia ha hecho cambiar su percepción de los políticos. "Cambié mucho en mi manera de percibir a mis gobernantes. Antes los respetaba y ahora los admiro", dijo.

Fernando Simón, que no quiso pronunciarse acerca de la vacunación de las infantas en los Emiratos, dijo: "Entiendo que en general hubo una idea de salvar verano, Navidades y Semana Santa. Es un mensaje equivocado. Hay que ser prudentes", dijo y añadió: "Teníamos que haber sido más prudentes, incluido el Gobierno".

"En Navidad se podía haber sido más estricto, pero también se podía haber sido como se fue y que la gente tomara medidas personales. La mayor parte de la población cumple. El problema es quien no cumple", dijo el doctor Simón.

"Ahora el riesgo de colapso de las UCIs es mayor"

Sobre la situación actual, Simón fue cauto: "Estamos en un nivel de ocupación de UCIs como en el máximo de la segunda ola. El riesgo de colapso de las UCIs es mayor, aunque se transmita menos", dijo.

A pesar de ello, dijo: "Soy optimista porque estoy seguro de que la gente va a responder. Por eso es bueno que digamos lo que puede pasar. El impacto de a Semana Santa será menor si todo el mundo cumple y creo que la gente va a cumplir. La gente es inteligente. Tenemos una población bien formada, educada, solidaria..."

Jordi Évole le preguntó si ha tenido que ejercer de político: "En este tiempo me ha tocado hacer más de divulgador que de científico, pero no de político". El periodista le preguntó si le habían ofrecido ir en alguna lista electoral: "¡Si soy un bocazas!, ¿cómo voy a ir a una lista electoral?", respondió.

"No seré político nunca, no creo que aguantara en el mundo político, hay que tener una personalidad más fuerte y una resiliencia más grande de la que yo tengo", reflexionó ante Jordi Évole.

"No seré político nunca, no creo que aguantara en el mundo político, hay que tener una personalidad más fuerte"

El periodista planteó la polaridad que existe acerca de su figura: "Creo que es un discurso que no es el de la población, es un discurso que utilizan en la confrontación política", dijo.

Fernando Simón admitió: "Cientos de personas me han parado por la calle este tiempo. Solo dos me han dicho algo un poco desagradable. Uno fue una cosa menor y otra un poco más desagradable, pero fue de pasada. Una persona me insultó y la otra dijo una tontería, más una gracia. Algo así como 'con que solo uno o dos casos', pero no más", dijo.

Fernando Simón cree que en ocasiones las críticas que ha recibido han sido por "querer matar al mensajero". Acerca de su salario, hizo una advertencia: "No es bueno que con los funcionarios se llegue a este nivel de obsesión. Los funcionarios tienen que seguir realizando su trabajo el año que viene o el siguiente. Si los funcionarios se han visto sobreexpuestos, si se les ha citicado o insultado o expuesto su vida personal es fácil que digan: 'esta pandemia se la coma otro".

Simón también expuso la carga de trabajo que está teniendo: "Un promedio de 14 ó 16 horas diarias, los siete días de la semana. Los fines de semana las horas valen más y las noches más. En estos seis o siete meses hemos echado el equivalente a dos o tres años de trabajo en horas".

"Ahora seguimos trabajando en el CCAES y en las Comunidades Autónomas entre 12 y 14 horas diarias, no siete y media como se trabaja en este Ministerio. Y eso en el periodo relajado.

"En estos seis o siete meses hemos echado el equivalente a dos o tres años de trabajo en horas"

Preguntado acerca de si es de izquierdas o de derechas, Simón dijo: "Creo que se me nota. Soy muy social. Tenemos que preocuparnos por las personas que tienen necesidad. Tenemos que evitar pensar que hay dos grupos diferentes. Somos una población y no entiendo cuando veo posiciones que parece que los grupos más desfavorecidos sean de otra especie. Me parece inaudito. Que se valore a la población por el nivel económico, más sabiendo que el nivel socioeconómico de las familias tiene mucho que ver con el futuro de los hijos. Tenemos que conseguir romper ese círculo vicioso".

Fernando Simón admite que está "muy cansado. No quemado, desde el punto de vista físico. Estamos muy cansados, pero creo que psicológicamente lo aguantamos. La cuestión es saber cuál es tu trabajo y tu responsabilidad. Si sigues siendo responsable tienes que serlo hasta que acabe, no vale bajarse del barco de cualquier manera".

Otras frases destacadas

"No me he vacunado. No sé cuándo me toca, tengo 57 años. La de AstraZeneca no está recomendada para mi grupo y la de Pfizer está priorizada para grupos más vulnerables. Cuando me toque iré como otra persona".

"Las vacunas van a empezar a llegar con muchísima más frecuencia y cantidad a partir del mes que viene, es posible que en abril se vacune más gente. El objetivo de haber vacunado en verano a un 70% es factible, sí lo mantengo".

"Cuando tenía 15 o 16 años, el pelo se me rizó muchísimo, pareció que me hubiera hecho una permanente. Y desde entonces me era muy difícil peinarme y desde entonces así se ha quedado. Me aburro en las peluquerías, así que si puedo evitar ir, lo evito".

"No hubo intento deliberado o presión para frenar las medidas para salvar la economía".

"Hemos tenido una cultura en la que han desaparecido los stocks, pero no solo en reservas estratégicas. El concepto ha desaparecido porque nuestras capacidades logísticas son tan enormes que llamas por la tarde para pedir un medicamento y lo tienes. Tenemos que tener la capacidad de tener producción propia o de activarla".

"El mercado se convirtió en un pirateo. Fue imposible para el que tuviera algo de moral comercial".

"Las declaraciones de 'hemos derrotado al virus' son muy eufóricas. Fue en un mitin. En los mítines las declaraciones acaban siendo más eufóricas de lo habitual".

"¿A qué políticos metería en mi burbuja? Alfonso Alonso. Le gustaba contar chistes. Pero si fuera por riesgos metería a nuestra actual ministra (Carolina Darias), es hiperresponsable".

"¿Con cuál iría a un concierto? Si fuera uno de estar sentado iría con Salvador Illa o con Ana Mato. Si fuera de estar de pie, de bailar, quizá con Salvador Illa. Ha sido un año muy intenso. Hemos tenido tal nivel de entendimiento que hemos trabajado muy bien".

"(Preguntado si retrasaría los objetivos de vacunación en España para ceder vacunas a África) Si de mí dependiera, las daría a África, no tendría ningún problema por fallar en ese objetivo. Diría 'será en octubre, pero vamos a conseguirlo igual'. Habría más del 50% de la población y bastante más que lo entendería. Serían los que menos ruido harían".

"La fama será adictiva para otros, para mí no. Nunca me ha llamado la atención la fama. Nunca he sido adicto a nada. Cuando me he querido hacerme adicto a algo nunca lo he conseguido. No sé fumar, no sé tragarme el humo".

"Entiendo perfectamente que los jóvenes se salten la norma. Cuando eres joven buscas saltarte las normas que te imponen los adultos. Lo que no puedo entender es que se haga de forma repetitiva y constante".

"Si alguien me ofrece hacer una actividad de las que a mí me gustan en sitios donde difícilmente pueda ir o pueda pagar, encantado, pero realities ni loco".

"Estamos en riesgo de tener una cuarta ola, pero en un mes y medio o dos meses, tendremos un volumen de vacunados, y de casos (inmunes), y un uso de las medidas de precaución que si aguantamos el inicio de la cuarta ola será mucho más lento y no podrá llegar a los niveles de infección de esta última. Si conseguimos evitar la transmisión en San José y en Semana Santa porque nos comportamos bien de verdad, esa predicción de dos meses se cumplirá y estaremos en una situación muy favorable". 

"No han sido 70.000 fallecidos. Ha sido un fallecido 70.000 veces. No puedes considerarte satisfecho con tu trabajo cuando tienes 200, 300 fallecidos (al día) por una enfermedad infecciosa. No es aceptable para nosotros. Nuestro trabajo es evitar que la gente fallezca cuando no deba".

"Todos hemos tenido un momento de llegar a casa, sentarnos en la cama, poner los codos en las rodillas, soplar hondo y decir 'esto es mucho, no sé como voy hacer para volver a esto mañana".

"No me gustaría que me recordasen a mí, me gustaría que recordasen que en la televisión se ha hablado de salud pública, que se ha hablado de los retos que tenemos en la salud pública en España, que nuestro objetivo es que la población viva sana, que en televisión se han hablado de estas cosas. Que se olviden de mí. Mi persona no tiene mayor misterio ni interés. Quedarán cosas escritas, pero no tengo interés en que la gente se acuerde de mí".

"Con Labordeta me hubiera encantado hacer senderismo. Me parece uno de los cantautores, filósofos y políticos más honestos que ha tenido España. Tenía que ser maravilloso poder hablar con él un rato largo. Julio Anguita es otra de esas personas con las que hablar un rato largo podría ser enriquecedor".

"Quizás deberíamos pensar que las personas que salen en los medios son personas más normales de lo que mucha gente se piensa. Comunicaré siendo Fernando Simón, no una imagen ficticia. No intentaré nunca ser otro. No creo que sea bueno tratar de uniformar a los comunicadores. Al final se acaba diluyendo la personalidad de los que comunican".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento