El Gobierno dice que el "uso sanitario" del pasaporte de vacunación europeo está "muy avanzado"

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una reunión con otros ministros para hablar del certificado de vacunación europeo.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una reunión con otros ministros para hablar del certificado de vacunación europeo.
EFE

La implementación en España del certificado, también conocido como pasaporte, de vacunación propuesto por la Unión Europea está "muy avanzada". Al menos, en su "uso sanitario". Así lo han asegurado hoy fuentes gubernamentales después de que el presidente, Pedro Sánchez, haya presidido un encuentro con las vicepresidentas Carmen Calvo y Nadia Calviño y los ministros de Exteriores, Arancha González Laya; Justicia, Juan Carlos Campo; Transportes, José Luis Ábalos; Industria, Reyes Maroto; y Sanidad, Carolina Darias.

Ha sido la responsable de Sanidad quien, por la tarde, ha aclarado el significado de ese "uso sanitario". "Permitirá, por ejemplo, que si una persona se vacuna en un país europeo y se tiene que mudar a otro, pueda ponerse la segunda dosis", ha recalcado Darias, que ha abierto la puerta a otros usos del certificado, aunque poniendo el acento en que se evitará cualquier discriminación para la gente que no se haya inoculado ninguna dosis contra la Covid. "Se plantean usos de turísticos y de movilidad", ha dicho la ministra.

En este sentido, ha añadido, a preguntas de los periodistas, que el pasaporte va a ser un incentivo para la movilidad segura. "Pero no va a ser discriminatorio", ha incidido. Y es que, las dudas sobre que se desvirtúe esta idea han llegado desde países como Francia y Alemania, que advirtieron del peligro de que pueda suponer una merma de derechos para aquella población no vacunada. Más aún, cuando parece lejana la fecha en la que la Unión Europea tenga posibilidad de inmunizar a todos sus habitantes. "El documento no puede proporcionar derechos específicos a las personas vacunadas", ha llegado a decir el presidente francés, Emmanuel Macron.

"Las personas no vacunadas que podrán seguir viajando de acuerdo a las indicaciones sanitarias", han asegurado, por su parte, fuentes de Moncloa. El certificado, presentado como Green Digital Pass por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, el pasado lunes, no solo contendrá información de la vacunación de su portador. También informará de si se ha realizado pruebas PCR y de su resultado y de si tiene anticuerpos tras haber superado el contagio de coronavirus.

La duda ahora es cuándo se hará realidad. La Comisión hará una propuesta legislativa el próximo 17 de marzo y todo parece indicar que los países miembros la debatirán a final de este mes. El plazo marcado para su puesta en marcha es el verano, aunque España ya presionó para que llegase antes. La vicepresidenta Nadia Calviño aseguró hace días que ese extremo era vital y en la nota de prensa distribuida ayer por Moncloa también se trazaba esa fecha. "España apoya el anuncio de la Comisión Europea para regular los certificados digitales para que respondan a un modelo único y estén operativos antes del verano", han asegurado desde Moncloa. Darias, sin embargo, no puso fecha.

Con todo, tanto la ministra como las fuentes monclovitas consultadas tras la reunión interministerial han querido poner el énfasis en lo "fundamental" que es el objetivo de la medida: reactivar la economía y el turismo. Esto explica que los impulsores del pasaporte de vacunación fueron países sureños como España o Grecia, cuya economía depende en gran medida del turismo.

"España ha impulsado y está trabajando desde el principio la elaboración de este certificado para su uso sanitario en la Unión Europea. Es clave tener las herramientas tecnológicas preparadas para iniciar la movilidad y volver a poner a Europa como destino de viajes seguros en el momento en que los datos de incidencia del virus lo permitan", han señalado las fuentes consultadas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento