Las otras polémicas de Victoria Abril: del Me Too a su guerra con Almodóvar

Una imagen de Victoria Abril, durante la presentación de 'Nacida para ganar'.
Una imagen de Victoria Abril, durante la presentación de 'Nacida para ganar'.
Ulises Ruiz / EFE
La actriz Victoria Abril, premio Feroz de Honor 2021.
EP

La actriz Victoria Abril aprovechó la rueda de prensa que se organizó con motivo de que le concedieran el premio Feroz de Honor 2021 para hacer unas declaraciones sobre la pandemia de coronavirus. Así, la actriz dio unas opiniones conspiranoicas y negacionistas que por irresponsables y fuera de base científica han levantado polémica. 

No es la primera vez que la actriz de 61 años usa el altavoz que le da la fama para expresar sus propias y controvertidas creencias. 

Hace ya algo más de dos años Victoria Abril criticó durante una conferencia en la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara a las "feministas radicales" a las que acusó de cometer "excesos" y del "hundimiento del movimiento" Me Too, que promulga la denuncia de los abusos sexuales, sobre todo en el ámbito de la industria cinematográfica. 

Esas feministas "radicales", dijo usando los dedos para ponerles comillas virtuales a la palabra 'radicales', "no saben o no quieren distinguir entre la violación, que es un crimen, el acoso, que es un delito condenado por la ley, y la zona gris", que definió Abril como "simples comportamientos inapropiados"

Para ella ese aspecto del movimiento, que reconoció como necesario, "penaliza a las verdaderas víctimas e incluso criminaliza la seducción y el deseo". 

La actriz también criticó en el pasado a la industria del cine, por su experiencia cuando en 1994 Abril protagonizó la película Jimmy Hollywood, del director Barry Levinson, en cuyo rodaje aseguraba haberse aburrido "más que en toda su vida" por la poca accesibilidad del plató, la distancia del director y "lo mal que se come". "Si hubiera sido americana, no habría sido actriz por el aburrimiento", sentenció. "Hollywood me da acidez", afirmaba también, recalcando que el cine en EE UU lo hace el productor y no el director, por lo que ese cine no le interesa.

Victoria Abril, considerada una 'chica Almodóvar', pues trabajó con el director de cine manchego y sus filmes le dieron buena parte de su fama, ha estado durante años cruzándose malas palabras con el cineasta. 

En 2018 criticó que Pedro Almodóvar eligiera a Emma Suárez para el papel de la película Julieta, pues Abril consideró que ese papel era perfecto para ella. "Que no entiendo por qué no la he hecho yo", se quejaba. "Parece que él quería a esa otra actriz", hacía ver con retintín.

"Aranda se ha muerto. Agustín Díaz Llanes ya no rueda y Pedro Almodóvar no se ha muerto, pero yo para él, sí", decía la actriz sobre el director. 

Tampoco tuvo muy buen tono para su compañera de profesión, Penélope Cruz, cuando esta recibió el César de Honor. "Es un poquito joven, pero ya lleva muchos años haciendo cosas. A mí me dan yuyu los premios porque creo que son el principio del fin y creo que yo todavía voy a dar por el culo muchos años", aseguraba entonces, aunque no dudó en aceptar este año el Premio Feroz. 

Como de España no ha recibido todas las ofertas de empleo que desearía y afincada en Francia, llegó a asegurar en otra ocasión: "En España me siento olvidada". "En España pasan mucho de mí", afirmaba ya en 2012. 

Antes de eso tuvo un incidente desagradable, cuando a los Premios Goya de 2016 acudió sin su correspondiente acreditación para la fiesta oficial, pues según parece la organización olvidó ponerle la pulsera que daba acceso a la misma. Los encargados de la seguridad no la reconocieron y le impidieron el paso, teniendo que esperar hasta que se aclaró el asunto: "Me sentí huérfana de mi país, huérfana de amigos, huérfana de todo", declaró por entonces a Vanity Fair. 

En 2010 la actriz tuvo que ir a juicio por una reclamación de cantidades, pues el productor y la empresa que había contratado para grabar un disco la demandaron por impago. Una primera demanda le dio la razón a la actriz, pero el recurso resolvió que Silvia Abril debía pagar 63.638,80 euros correspondientes al importe parcial de los gastos correspondientes a empresas proveedoras, ingenieros de sonido y músicos.

La actriz también tuvo su opinión sobre las operaciones de cirugía estética. Opinaba en 2012 que "para un caso que resulta" bien, "el resto es catastrófico" y afirmaba que el hecho de envejecer le iba bien, para poder hacer papeles de persona mayor. "Me viene bien que la edad se instale en mí y en mi cara, en mis tetas y en mi culo", decía a la emisora France Info.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento