El estudiante Tomàs Sayes, en huelga de hambre.
El estudiante Tomàs Sayes, en huelga de hambre. ACN
Los médicos que asisten al estudiante de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) Tomás Sayes, en huelga de hambre desde el 23 de febrero en protesta por el Plan Bolonia, han recomendado su inmediata hospitalización, después de que Sayes anunciara el lunes su intención de dejar de ingerir glucosa.

Aunque me siento notablemente débil y recientemente tengo bastantes dolores de cabeza y mareos, psicológicamente estoy fuerte y con las ideas claras

En un comunicado, el equipo médico, formado por Pep Aced, Robert Casamayor y Josep Maria Sans, ha afirmado que ante la "fragilidad" de Sayes tras 30 días de huelga de hambre, "hay suficientes elementos para considerar que el entorno actual no permite hacer un seguimiento preciso de su estado de salud y las previsibles complicaciones".

Por ello, han recomendado que el estudiante sea trasladado a un centro hospitalario "con la máxima brevedad posible", en el que pueda ser sometido a un diagnóstico de su estado actual y un seguimiento más detallado de su equilibrio metabólico y otras alteraciones viscerales.

Estoy totalmente dispuesto a radicalizar la huelga de hambre si el contexto lo requiere

Precisamente, Sayes decidió ayer dejar de ingerir glucosa, que junto a las bebidas isotónicas constituían hasta el momento su único alimento. "Estoy totalmente dispuesto a radicalizar la huelga de hambre si el contexto lo requiere, y aunque me siento notablemente débil y recientemente tengo bastantes dolores de cabeza y mareos, psicológicamente estoy fuerte y con las ideas claras", afirmó Sayes en un comunicado de la Coordinadora Obrera Sindical.