Quién es Ingrid Alexandra, la princesa heredera de Noruega y ahijada del rey Felipe VI

  • Esta semana ha cumplido 17 años.
La princesa Ingrid Alexandra de Noruega, en 2019.
La princesa Ingrid Alexandra de Noruega, en 2019.
GTRES

En solo un año contando desde el pasado jueves, cunado cumplió 17 años, la princesa heredera de Noruega cumplirá la mayoría de edad. Nos referimos a Ingrid Alexandra, la primogénita de los príncipes Haakon y Mette-Marity nieta del rey Harald V y de la reina Sonia que algún día ocupará el trono del país escandinavo.

Ese día, como explican desde el medio Vanitatis, supondrá un enorme cambio en la vida de la joven, al igual que le ocurrirá a la princesa Leonor llegado el momento —quien este 2021 alcanzará los 16 años—, pues tendrá que alternar la representación de la Corona (en parte porque su madre está impedida debido a su fibrosis muscular) con su vida universitaria y, si nada cambia, con su formación militar en el ejército.

Pero su vinculación con la monarquía española no acaba solo con pertenecer tanto a la realeza como a la generación de la hermana de la infanta Sofía, sino que ambas tienen una vinculación especial con el rey Felipe VI. La de su hija es obvia, pero en el caso de Ingrid el soberano es su padrino.

Haakon y Mette-Marit le eligieron dada la buena relación que mantenían para que Ingrid fuera su ahijada junto a su abuelo, el rey Harald, así como Victoria de Suecia, su abuela materna, Marit Tjessem, y su tía paterna Marta Luisa, quien ahora mantiene una relación con el chamán Durek Verret.

Sin embargo, el entonces Príncipe de Asturias no pudo estar presente en el bautizo de la pequeña princesa el 17 de abril de 2004 en la capilla del Palacio Real de Oslo dada la cercanía con su propia boda con la reina Letizia el día 22 de mayo —algo parecido a lo que le ocurrió a Federico de Dinamarca, que se casó el 14 del mismo mes—.

Ingrid Alexandra había nacido el 21 de enero en Hospital de la Universidad de Oslo, el Rikshospitalet, pesando 3,686 kilogramos y midiendo medio metro (51 centímetros, para ser exactos). Inmediatamente se convirtió en sucesora al trono a pesar de que su madre había tenido, pocos años antes, a Marius Borg Høiby, fruto de su relación con Morten Borg. Aunque el joven hijastro de Haakon actualmente tiene 23 años y fue paje real en la boda de su progenitora en agosto de 2001 con el futuro monarca, se mantiene alejado de los focos, y eso que metió en un lío a su madre dado que su novia, la joven noruega Juliane Snekkestad, es modelo y ha salido en la revista Playboy.

La elección del nombre compuesto de la princesa tiene su historia hundida en las raíces del pasado de Noruega: no solo es que Ingrid esté muy presente en las monarquías escandinavas, sino que Alexandra es un homenaje a su bisabuelo, Olav V, padre del actual rey y cuyo verdadero nombre era Alexander.

Hay que recordar en este momento que si Ingrid de Noruega será reina es gracias a la derogación en 1990 de la ley sálica que aún regía en el país. Pero esta derogación no fue con carácter retroactivo, por lo que Marta Luisa, que es dos años mayor que Haakon, no reinará. De todas formas, ella ha dicho en diversas ocasiones que no estaba interesa en el trono y que no lo deseaba en absoluto.

Debido en parte a esa ley sálica, en parte por el sexismo que en otras épocas ha acompañado a la monarquía, Ingrid Alexandra se convertirá en la segunda reina de Noruega una vez su padre muera (o abdique, algo inusual repasando su árbol genealógico). Para encontrar a la primera, de hecho, hay que remontarse a finales del siglo XIV y principios del XV: la reina Margarita I, que primero fue consorte y después regente hasta que su hijo Olaf alcanzó la mayoría de edad.

Como dato curioso cabe reseñar que, como la princesa Maud de Gales, hija de Eduardo VIII, se casó con Haakon VII, abuelo del actual rey Harald V, en 1896, tanto Ingrid Alexandra como su familia (también lo son su abuelo y su padre) están en la línea sucesoria al trono británico, aunque muy alejados de este como para que esa posibilidad se cumpla de ninguna de las formas.

Vida de princesa

La joven Ingrid de Noruega, como es lógico, aún vive con sus padres y su hermano, Sverre Magnus, de 15 años, en Skaugum, nombre que recibe la mansión que los reyes le regalaron a su hijo como presente de bodas, y situada al norte de Asker, un municipio muy cerca de Oslo.

El casoplón de 14o estancias, cuya reforma costó 4 millones de euros (a los que sumar 750.000 en redecoración) primeramente perteneció al príncipes Olav y Marta de Suecia, para quienes también fue un regalo de su boda el 21 de marzo de 1929. En sus terrenos tiene espacio e infraestructura para la ganadería, la agricultura e, incluso, dada  su extensión, para la silvicultura.

En su debut oficial, además, tuvo mucho peso la naturaleza. Ocurrió en 2009, a sus 5 años de edad, cuando acudió junto a su madre a un desfile en Slottsplassen en el que alrededor de mil agentes homenajearon el Día Mundial del Medio Ambiente. 

Sin embargo, haber tenido que estar en el ojo mediático desde tan joven en ocasiones le ha jugado una mala pasada. Quizá la peor y más recordada le ocurrió cuando, a sus 11 años, debía leer un discurso en un acto en Trondheim. El miedo escénico se hizo presa de ella, se le entrecortó la voz y comenzó a llorar. Rápidamente su madre acudió en su rescate y terminó la lectura para luego fundirse en un tierno abrazo con su pequeña.

Ingrid ha ido superando poco a poco este pánico, como demuestra el hecho de que fuera la elegida para encender el pebetero en los Juegos Olímpicos de la Juventud que se celebraron en 2016 en Lillehammer, siendo la anfitriona para con los duques de Cambridge en enero de 2018 cuando visitaron un famoso parque lleno de esculturas y que lleva su nombre en Oslo, o a mediados de 2019, formando parte del cortejo nupcial de su madrina, Victoria de Suecia, en la boda de esta con Daniel Westling, en la que compartió protagonismo con otros ahijados de la heredera sueca como Amalia de Holanda o Christian de Dinamarca.

Sin embargo, uno de los momentos cumbres ocurrió en agosto de 2019, cuando celebró su confirmación, acto al que asistieron no solo todos sus familiares sino también sus padrinos, incluido el rey Felipe VI, que agasajó a la protagonista del momento con una pulsera con cristales multicolor de la firma asturiana Quirós.

Como detalles curiosos de su vida hay que resaltar que apoyó a su prima Maud, hija de Marta Luisa, tras el suicidio de su padre y que se lleva muy bien con sus prima influencer, Leah Isadora, que con sus vídeos de maquillaje acumula más de 40.000 seguidores. Eso sí, Leah no puede presumir de haber aparecido en Los Simpson en el capítulo Once Upon a Time in Springfield, cuando la profesora de Lisa Simpson asegura estar harta de los trabajos que han hecho sus alumnos sobre princesas que les inspiren, estando dos de ellos dedicados a "la bebé princesa Ingrid Alexandra de Noruega".

El rey Felipe VI, en la confirmación de su ahijada, la princesa Ingrid de Noruega (sentada, en el centro).
El rey Felipe VI, en la confirmación de su ahijada, la princesa Ingrid de Noruega.
EFE
Mostrar comentarios

Códigos Descuento