Bea Fiedler, una exestrella erótica, le reclama a Alberto de Mónaco una nueva paternidad

Alberto de Mónaco y la princesa Charlene.
Alberto de Mónaco y la princesa Charlène.
GTRES

El pasado siempre vuelve y, en el caso de Alberto de Mónaco, no es la primera vez. Cuando parecía que su reputación estaba en una zona de seguridad porque, por decirlo de algún modo, su reciente tropiezo al acudir a una fiesta sin medidas de seguridad anticoronavirus se compensaba con su acción a principios de la pandemia (se bajó el sueldo cinco millones de euros para combatir la crisis), ha salido a la palestra el nombre de Bea Fiedler.

Fiedler es una exestrella erótica que ha asegurado que muy pronto contará todos los detalles del affaire que tuvo con el príncipe soberano en la versión del programa Yo soy una estrella: ¡Sacadme de aquí!, un reality de la televisión generalista RTL.

La artista afirma que lo que tuvieron ella y el hijo de Grace Kelly y Raniero III de Mónaco fue algo más que una simple aventura y que la prueba irrefutable de ello es su hijo Daniel, nacido en 1986, y cuyo padre sería Alberto. Sin embargo, al príncipe de 62 años no le han gustado nada estas declaraciones, las ha desmentido tajantemente y se ha sometido a una prueba de paternidad que ha dado negativo.

Sin embargo, tal y como ha explicado el experto en aristocracia Jürgen Worlitz para la cadena antes citada: "El juez habría determinado que esta muestra de sangre podría no ser considerada válida ya que fue tomada de manera ilegítima en un apartamento de París".

"Un reconocido periódico de Múnich ha documentado con gran lujo de detalle la manera en que Bea y Alberto desaparecieron después de una noche movidita en una discoteca de un hotel y fueron vistos, por la mañana, cogidos de la mano en el vestíbulo", ha continuado.

Así que el siguiente paso será  solicitar más pruebas, aunque no olvidemos que el príncipe Alberto ya enfrentó el pasado verano cómo una mujer brasileña demandaba ante la corte de Milán al soberano para que reconociera a su hija, nacida en 2005, como descendiente de la casa de los Grimaldi.

Asimismo, cabe recordar que, aparte de los mellizos Jacques y Gabriella, que a finales del pasado año cumplieron 6 años, Alberto tiene, oficialmente, otros dos hijos: Jazmín Grace, de 28 años, fruto de su relación con la estadounidense Tamara Rotolo, y Alexandre Grimaldi-Coste, que este año cumplirá la mayoría de edad, y que nació de la aventura del príncipe con la azafata togolesa Nicole Coste.

Charlène le defiende

A pesar de todos estos escarceos, algunos de los cuales fueron posteriores a conocerse en el año 2000 (aunque la boda fue en 2011), la princesa Charlène de Mónaco sigue defendiendo a su marido a capa y espada y para muestra sus últimas declaraciones.

Las ha recogido una de las más famosas revistas de papel couché de Francia, Point de Vue, que ha sacado en portada a ambos junto a la bandera monegasca, en un posado de la princesa consorte que recuerda mucho a su increíble reaparición pública en septiembre del año pasado.

Y la frase con la que titula el medio, pronunciada por Charlène, no puede ser más definitoria: "Estoy al mil por ciento con mi marido". Una sentencia con la que parece atajar cualquier duda que pudiese haber por las supuestas paternidades de Alberto, a quien ya le dedicó una romántica declaración de amor a mediados de 2020.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento