Melania Trump no acompañará a Jill Biden en el tradicional recorrido por la Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, abandonan la sala de la Casa Blanca tras el discurso ofrecido la noche electoral.
El presidente de EE UU, Donald Trump, y la primera dama, Melania Trump, abandonan la sala de la Casa Blanca tras el discurso ofrecido la noche electoral.
EFE

El traspaso de poder que vivirá Estados Unidos este miércoles promete ser de todo menos típico. El país está inmerso en una enorme tensión desde el asalto al Capitolio por parte de seguidores del presidente saliente, una situación que ha convertido Washington DC en una ciudad totalmente militarizada, con más de 20.000 efectivos de la Guardia Nacional en las calles para evitar otro estallido de violencia. El propio Donald Trump ha anunciado que no asistirá al acto de investidura de su sucesor, Joe Biden, rompiendo así con una costumbre de décadas. Y ahora se ha sabido que la primera dama, Melania Trump, tampoco ofrecerá a la esposa del nuevo mandatario, Jill Biden, el no menos tradicional recorrido de cortesía por las habitaciones familiares de la Casa Blanca, algo que han hecho hasta ahora todas las primeras damas de la historia reciente del país.

Según informó este lunes el tabloide británico Daily Mail, un portavoz del equipo de Joe Biden ha confirmado al diario que la oficina de Melania Trump no se ha puesto en contacto aún con Jill Biden para organizar el clásico tour por los aposentos privados de la segunda y la tercera planta de la residencia presidencial.

La tradición, que suele incluir un té, se remonta a los años 50 del siglo pasado, cuando Bess Truman recibió a su sucesora, Mamie Eisenhower, y ha continuado sin interrupción desde entonces, por encina de las tensiones políticas. De hecho, Michelle Obama lo hizo con la propia Melania.

El problema podría estar en que, normalmente, la gira tiene lugar mientras el presidente saliente y el entrante se reúnen en el Despacho Oval, y, de momento, Trump tampoco ha invitado a Biden a este acto protocolario.

Los Trump, por tanto, romperán una de las tradiciones más duraderas de la investidura y dejarán la Casa Blanca sin recibir a sus sucesores. Se prevé, de hecho, que el presidente saliente y su esposa viajen rumbo a su mansión privada de Palm Beach (Florida) cuando Biden asuma la presidencia en una ceremonia formal este miércoles.

"Ecoger el amor sobre el odio"

Por otra parte, Melania Trump se despidió este lunes con un mensaje en el que instó a los estadounidenses a "escoger el amor sobre el odio" y "la paz sobre la violencia", dos días antes de dejar la Casa Blanca.

"Cuando Donald [Trump] y yo concluimos nuestro tiempo en la Casa Blanca, pienso en toda la gente que me llevo en el corazón con sus increíbles historias de amor, patriotismo y devoción", dijo la primera dama, en un vídeo de siete minutos distribuido por la Casa Blanca.

"Debemos centrarnos en todo lo que nos une -remarcó-, superar lo que nos divide y siempre escoger el amor sobre el odio, la paz sobre la violencia".

En la única aparente referencia al violento asalto al Capitolio, que dejó cinco muertos, por parte de una turba de seguidores de Trump, Melania aseguró que "hay que ser apasionado en todo lo que se hace, pero siempre recordando que la violencia nunca es la respuesta y nunca pueda ser justificada".

Trump no ha reconocido formalmente la victoria de Biden en las elecciones del pasado 3 de noviembre y mantiene sus denuncias, sin pruebas y desestimadas por los tribunales, de "fraude electoral".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento