Kiko Matamoros habla sobre sus problemas con las drogas en 'Domingo Deluxe'

Kiko Matamoros, en 'Domingo Deluxe'.
Kiko Matamoros, en 'Domingo Deluxe'.
Mediaset

Por segunda semana consecutiva, Telecinco se decantó por el Deluxe para el prime time del domingo. Tras una entrevista a Lolita Flores, llegó el turno de Kiko Matamoros, con un polígrafo muy esperado en el que prometía desvelar una supuesta tentativa de asesinato que sufrió hace años.

Pero antes, el colaborador de Sálvame expresó algo igual de impactante. Si bien había hablado superficialmente del tema en varias ocasiones, fue en Domingo Deluxe cuando declaró ser "cocainómano desde los 15 años". Según explicó, se trata de algo que había conseguido que no afectara en su vida personal de una manera relevante, aunque le había creado algún problema legal.

"Tuve un consumo desde el punto de vista médico bastante desaconsejable, pero cuando empecé con Marian Flores, que no era consumidora, levanté el pie. Durante esos 20 años, admito que no dejé de consumir pero fue con mis amigos, cuando estaba en alguna fiesta y mientras ella no estaba", dijo sobre la madre de Lucía, Diego, Laura e Irene.

También contó Matamoros que esas drogas las llegó a compartir en varias ocasiones con Makoke, su segunda esposa, a la que aseguró que no tuvo que "enseñarle nada" en ese ámbito. "En esa etapa, que fue muy larga, sí hice del consumo de la cocaína algo habitual. Como consecuencia, sucedieron episodios desagradables. Llegó a condicionar incluso mis relaciones sexuales: cuando no consumía, no me apetecía nada", recordó. 

Desde que está con Marta López Álamo, según contó, ha ido reduciendo sustancialmente el consumo, pues es algo que su novia no apoya: "En alguna ocasión he consumido, pero no he compartido, con lo cual me he visto en una situación un tanto ridícula, porque si quieres estar con tu pareja, quieres estar bien, si no estáis los dos en la misma honda o es un poco absurdo".

Añadió a estas palabras que ya no puede arriesgar tanto con su salud, pues tiene 64 años. "En alguna ocasión he puesto mi integridad en peligro, y ya llegan unas edades en las que ni el corazón es lo que era, ni las condiciones físicas son las mejores", reveló. 

Pero, ¿por qué ha decidido contar esto ahora? "Quiero ser honesto. Creo que se me ha difamado, se ha mentido. Además, por lo más bastardo que se puede mentir, que son por intereses económicos. Soy una persona pública y me duele por los míos, por mis hijos. Parece que me he inventado una vida", comentó, aludiendo al enfrentamiento que tuvo la semana pasada contra el hijo de Makoke, Javier Tudela.

"Un mensaje irresponsable"

El colaborador contó también que siempre había tenido su adicción bajo control, por lo que no había pensado en ingresar en un centro de desintoxicación. "Cuando Makoke se quedó embarazada dejé de consumir, y estuve un año sin tocarlo pese a estar rodeado de amigos que sí lo hacían, y también lo dejé algunas temporadas por el deporte". 

En las redes sociales, algunos usuarios alertaron del mensaje de banalización de las adicciones que estaba transmitiendo Matamoros, pues habló de ello en términos que las blanqueaban, y dando la impresión de que se trataba de un asunto que era factible controlar.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento