Un técnico del Ayuntamiento de Valencia cazando palomas
Un técnico del Ayuntamiento de Valencia cazando palomas 20MINUTOS.ES

Lograr una población de palomas sana y erradicar las molestias vecinales, así como evitar el deterioro del patrimonio histórico de Valencia. Este es el triple objetivo que persigue el plan de control de la avifauna urbana que realiza la Concejalía de Sanidad junto a la empresa Estudi Verd.

Las palomas que no se pudieron recuperar fueron sacrificadas
En virtud de este plan, los técnicos capturaron el año pasado
10.000 palomas y 2.300 tórtolas, es decir, más de 1.000 aves al mes, según fuentes de Sanidad. Una vez cazadas por medios incruentos como redes o jaulas trampa, fueron trasladadas al centro de protección de aves, donde se analizó su estado de salud. Después, las que estaban enfermas y no se podían recuperar por su deficiente estado sanitario, se sacrificaron.El resto, fueron desparasitadas y liberadas.

Las principales zonas de captura y concentración de palomas fueron la plaza de la Virgen, las iglesias de San Valero, de Monteolivete y de los Santos Juanes, la avenida Tres Cruces-Hospital General, calles Salamanca y Benicarló y el parque de Manuel Granero. La concejala de Sanidad, Lourdes Bernal, ha explicado que "el problema de las palomas es de concentración y del lugar donde se encuentren. Un pequeño grupo en un edificio histórico puede ser más dañino que una gran concentración en una zona de huerta deshabitada".

Una de las principales causas del exceso de población son las personas que las alimentan con cantidades ingentes de comida. Esto aumenta su éxito reproductor, además de ensuciar las calles y fomentar la aparición de otras especies indeseables como las ratas y las cucarachas.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE VALENCIA