Riders a un lado y al otro de la nueva ley

Un rider (repartidor) trabaja bajo la lluvia protegido con un impermeable
Un rider (repartidor) trabaja bajo la lluvia protegido con un impermeable
María José López

El MInisterio de Trabajo sigue elaborando un nuevo marco legislativo que englobe la actividad de los repartidores a domicilio, conocidos como riders, que operan para plataformas digitales como Glovo, Deliveroo, Just Eat o Uber Eats. El Gobierno persigue que la nueva Ley Rider obligue a las empresas a contratar a sus trabajadores y acabar así con la figura del falso autónomo. 

La mesa de negociación entre Trabajo, sindicatos y patronal está congelada a la espera de concretar algunos de los puntos de más peso, como que los convenios sectoriales estén por encima de los de las plataformas, poner coto a la subcontratación y dificultar los despidos. Trabajo mantiene que en España hay más de 18.000 riders que deben ser dados de alta en la Seguridad Social.

El MInisterio de Trabajo movió ficha el pasado miércoles para desbloquear esta negociación con la patronal y los sindicatos mayoritarios presentando un texto que deberían validar CEOE, Cepyme, CC.OO. y UGT en los próximos días. En esta propuesta, que busca ser la definitiva, se incluye del derecho de los representantes de los trabajadores a ser informados sobre los algoritmos que utilizan las plataformas.

Trabajo mantiene que en España hay más de 18.000 riders que deben ser dados de alta en la Seguridad Social

Un estudio del sindicato UGT, que en la negociación apuesta por desterrar el modelo de falsos autónomos, denuncia que las plataformas digitales que trabajan en Cataluña y que emplean a riders como falsos autónomos se ahorran 25,8 millones de euros al año en salarios y otros 13,7 millones de euros anuales en cotizaciones a la Seguridad Social aprovechándose de la figura contractual del falso autónomo.

La cantidad ahorrada asciende a 39,5 millones de euros y la asumen los propios empleados con un sueldo medio para los 3.042 que operan en Cataluña, la mayoría en Barcelona, de 10.800 euros anuales. Son el 20% de los 14.000 que trabajan en España según la patronal Adigital.

La Ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, declaraba el pasado mes de diciembre que hay que legislar sobre los riders conforme a lo dictado por el Tribunal Supremo y que hay coincidencia en el diálogo social abierto. Definió a los riders como "autónomos sin autonomía" y los desvinculó de la figura del emprendedor: "Las personas transportistas de plataformas no son emprendedores". 

Glovo: "Cumpliremos la ley"

Glovo, la startup catalana de referencia para  el mercado del delivery, es partidaria de un marco regulatorio "actualizado" como el de Francia e Italia y abogan por "una figura intermedia que mantenga la relación mercantil pero otorgue al rider más derechos: seguros, vacaciones, seguridad y formación". En caso de que la Ley Rider obligue a la contratación: "Cumpliremos la ley" dice su CEO, el barcelonés Oscar Pierre.

Asociación de Riders Autónomos: "Queremos que la Ley Rider no destruya al sector instaurando contratos basura"

En año y medio, esta asociación creada por un grupo de repartidores de Stuart en Barcelona, ya suma 891 socios en la mayoría de ciudades rider de España. Nacieron, dicen, "por la necesidad de negociar nuestras condiciones con las plataformas y de seguir siendo autónomos". Mantienen que, a día de hoy, la mayoría de plataformas han "impuesto" los cambios en el sector. Y ellos piden "un diálogo previo y que nos consulten, porque la visión del repartidor no la tienen muchas veces en cuenta". 

Defienden la validez de su interlocución tanto con las empresas como con los ministerios de Economía y Trabajo, al nivel de los otros sindicatos implicados en la negociación rider. En España operan 14.000 riders, y entre su asociación y Asoriders y Autonomariders, suman 4.000 socios.

Aglomeración de 'riders' frente a un comercio a la espera de recoger su pedido durante el estado de alarma.
Aglomeración de 'riders' frente a un comercio a la espera de recoger su pedido durante el estado de alarma.
Joey

Preguntado por 20minutos.es sobre qué grado de contacto mantienen con la asociación Ridersxderechos, el presidente de Riders Autónomos, Jordi Mateo, asegura que "ellos quieren que seamos asalariados. Y nosotros que queremos seguir siendo autónomos pero no con el modelo actual. Queremos fijarnos en países vecinos como Francia e Italia, que han conseguido dar mayor protección con unas condiciones pactadas como derecho al paro, derecho a prestación por enfermedad, capacidad de negociar nuestras tarifas o negociación colectiva. Una serie de ventajas que a día de hoy no tenemos".

Entonces, ¿por qué no ser asalariados como pretende la Ley Rider? Mateo lo tiene claro: "Destruiría al sector al instaurar contratos basura y precarios de 350 a 500 euros al mes con vehículo propio, y de 15 a 20 horas semanales en su mayoría. Siendo repartidor autónomo, al no tener exclusividad con ninguna plataforma, colaboramos con más de una y ganamos entre 10 y 15 euros dependiendo de la hora". 

Otra de las cosas que más valoran con el modelo autónomo estos riders es, además de un mejor sueldo, la flexibilidad y libertad que les da tener, en muchos casos, negocios propios que luego complementan en ingresos colaborando con las plataformas. "La mayoría queremos seguir con lo que estamos consiguiendo ganar a día de hoy, y que es mejorable, pero con una buena regulación y siendo autónomos". 

Temen que, con la nueva ley, de la que se quejan de haber sido excluidos de su negociación entre el Gobierno y los agentes sociales: "Las empresas vean que su modelo no es rentable en nuestro país y se vayan. El 75% de los repartidores nos iríamos a la calle y el otro 25% trabajaría pero con un contrato a media jornada vía ETT, y sin ningún tipo de estabilidad a medio plazo. Esto nos preocupa mucho". 

"El 75% de los repartidores nos iríamos a la calle y el otro 25% trabajaría pero con un contrato a media jornada vía ETT, y sin ningún tipo de estabilidad a medio plazo" (Jordi Mateo, presidente de la Asociación Riders Autónomos)

Además, "Muchos restaurantes se están dedicando al delivery (reparto de comida) con la pandemia y una ley no afectaría solo a los repartidores sino a la economía de la restauración de todo el país".

Tienen otra queja añadida hacia los reguladores: "Hemos visto los informes de inspección de trabajo y la última sentencia del Tribunal Supremo en la que basan la nueva ley es de 2016. Desde entonces, las cosas han cambiado mucho".

RidersxDerechos: "

Junto con los principales sindicatos presentes en la negociación de la normativa, caso de UGT, y alineados con ellos, se sitúan como interlocutor válido en la mesa de diálogo RidersxDerechos. Califican la figura del falso autónomo de "modelo fraudulento" a erradicar. 

La ley les acaba de dar la razón. El juzgado de lo social número 24 de Barcelona acaba de sentenciar este enero 748 riders son trabajadores y no autónomos en el conocido por el sector como macrojuicio Deliveroo. La asociación ya ha ganado 41 juicios.

Son críticos con Riders Autónomos y organizacions afines a esta al considerarlas "muy próximas" a las compañías operadoras: “No es ninguna novedad que mantienen reuniones con los directivos mientras que nosotros no tenemos acceso a ellos". Sí que coinciden con ellos en que "les dan miedo los contrarios precarios derivados de la normativa: "Nosotros también queremos buenos salarios y que no se permitan las subcontrataciones. No nos conformaremos con cualquier cosa", asegura su portavoz, Felipe, que añade que el modelo de Just Eat no es el ejemplo. Además, piden la "regularización (contratación) de trabajadores que han alquilado cuentas", lo que ha hecho bajar los precios de cada servicio.

Achacan a la patronal CEOE el bloqueo de la redacción de la Ley Rider. El punto de la laboralidad (contratación) de todos los empleados que trabajen para plataformas, ya sea de comida a domicilio como de otros sectores, y sobre todo el referido a que las plataformas expliquen el funcionamiento del registro del algoritmo que puntúa y da o quita horas de trabajo a los riders. 

A Pierre, CEO de Glovo, le responden que, antes de acatar la nueva ley, "debería acatar la normativa actual pues los tribunales ya han hablado". 

Miguel: "La nueva ley rider me dejaría tocado y hundido"

"Con la nueva Ley Rider me quedo fuera porque tengo una tienda online como autónomo y otros trabajos que me impiden trabajar como rider siendo autónomo. Ahora tengo libertad horaria y yo soy quien selecciono mis turnos de trabajo. Llevo así cinco años. Con la ley que plantean, tendrían que restarle a mi factura mensual los ingresos como rider. Me dejaría tocado y hundido". 

"Ahora tengo libertad horaria y yo soy quien selecciono mis turnos de trabajo. Llevo así cinco años. Con la ley que plantean, tendrían que restarle a mi factura mensual los ingresos como rider" (Miguel, rider autónomo)
Joey, rider en Barcelona desde que tuvo que cerrar su tienda de tatuajes durante la pandemia.
Joey, rider en Barcelona desde que tuvo que cerrar su tienda de tatuajes durante la pandemia.
CEDIDA

Joey: "No tengo otra opción por la pandemia"

"Me dedico a este trabajo porque no tengo otra opción por la pandemia, que nos ha dejado fuera de juego laboralmente (tuvo que cerrar su tienda de tatuajes). Los precios de la plataforma para la que trabajo bajaron mucho en mayo y lo estoy notando mucho. El mes pasado facturé 400 euros. Pasé 15 días en cuarentena por Covid y la plataforma me aseguró que me pagarían el mismo dinero que gané para ellos en dos semanas pero aún lo estoy esperando. Creo que al haber tanta gente que trabaja como rider con alquiler de licencias a terceros sin pagar autónomos, eso nos desvincula sindicalmente. Además yo voy en bici, que es un medio de transporte sostenible y me hace más ameno el trabajo. Pero en un día de lluvia se quintuplican los peligros". 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento