Trabajo 'recorta' la Ley Rider y rechaza obligar a las plataformas de reparto a registrarse y revelar su algoritmo

  • Díaz cree ahora que el registro obligatorio que reclaman los sindicatos no es competencia de su ministerio.
  • La semana que viene vuelve a reunir a patronal y sindicatos para negociar la regulación del sector del 'delivery'.
Aglomeración de 'riders' frente a un comercio a la espera de recoger su pedido durante el estado de alarma.
Aglomeración de 'riders' frente a un comercio a la espera de recoger su pedido durante el estado de alarma.
Joey

La futura 'ley rider' empieza el año con un cambio de parecer por parte del Ministerio de Trabajo. En noviembre, el departamento de Yolanda Díaz, se abrió a estudiar la propuesta que le presentaron los sindicatos para regular el sector del reparto a domicilio, uno de cuyos puntos principales era la obligación de que todas las empresas que quisieran operar en este mercado deberían estar inscritas en un registro donde debería quedar constancia de elementos como el número de empleados o el algoritmo que aplican en la organización de su actividad. Sin embargo, Trabajo considera ahora que este registro no es de su competencia, sino de Economía, y que no debe figurar en las negociaciones para la nueva ley, que continuarán con una nueva reunión la semana que viene.

Fuentes de Trabajo explican que se trataría de un "registro mercantil" que no es competencia de este ministerio, sino de Economía. Lo que se ha trasladado desde Trabajo a los agentes sociales es que Díaz estaría dispuesta a abordar un registro sobre condiciones laborales, pero no sobre la forma en que las plataformas se organizan. Para los sindicatos, es precisamente esto lo que condiciona las malas condicionales de los 'riders' que se quieren corregir con una ley que busca alinearse con las sentencias de los últimos meses que, desde el Tribuna Supremo para abajo, han determinado que los repartidores no son autónomos o empresarios, sino trabajadores que deben tener una relación de empleado con plataformas como Glovo o Deliveroo.

La propuesta de los sindicatos es que, para poder operar, estas empresas se inscribieran obligatoriamente en un registro donde debería figurar también el agoritmo que utilizan para asignar los encargos a los repartidores, en función de su localización, de el medio de transporte que utilizan o, también, de la valoración que hacen de ellos los clientes. 

Esta valoración reputacional provoca "discriminación" de unos trabajadores frente a otros, según acaba de concluir un tribunal en Italia, en una sentencia de la que la propia ministra española de Trabajo se hizo eco en redes sociales hace unos días.

Según dijo Díaz, busca en la 'ley rider' "garantizar el trabajo decente es imprescindible también frente a los algoritmos que pueden, en ocasiones, discriminar a quienes trabajan".

Sin embargo, no será por medio de la obligación a publicar los algoritmos, un paso atrás que denuncian los sindicatos mientras que la CEOE se limita a señalar que es una idea que ya se ha "desestimado".

Fuentes de CCOO aseguran que insistirán en el registro y en la publicación de los algoritmos con los que trabajan las plataformas de 'delivery' y afirman que siguen sobre la mesa otros aspectos de su propuesta, como la obligación de que estas empresas informar al comité de "la lógica del algoritmo", así como la creación de un observatorio tripartito de las plataformas de reparto, dado que es un sector en constate evolución.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento