El BCE limita el pago de los dividendos de la banca al 15% del beneficio y solo lo permite a los más rentables

El Banco Central Europeo (BCE) anunció la noche de este miércoles y por sorpresa un programa de compra de bonos públicos y privados de 750.000 millones de euros para contrarrestar los "serios riesgos" que supone la crisis del coronavirus para su política monetaria.
Sede del Banco Central Europeo (BCE) 
EFE / DPA

El Banco Central Europeo (BCE) pide a los bancos de la zona del euro no repartir dividendos o limitar su pago hasta el 30 de septiembre de 2021, debido a la incertidumbre sobre el impacto económico por la pandemia, aunque los autoriza en algunos casos con condiciones.

El BCE ha informado este martes de que los dividendos y recompras de acciones deberán permanecer por debajo del 15% de los beneficios acumulados de los ejercicios de 2019 y 2020 y no superar el ratio de capital de máxima calidad sobre los activos ponderados por riesgo en 20 puntos básicos.

Los bancos que "se propongan repartir dividendos o recomprar acciones deben ser rentables y tener trayectorias de capital sólidas" y se deben poner en contacto con su equipo de supervisión para determinar si el nivel de distribución previsto es prudente. El BCE dice a los bancos que "deben abstenerse de repartir dividendos a cuenta de sus beneficios de 2021".

Una decisión que refleja las "excepcionales y difíciles circunstancias"

 El supervisor bancario europeo recomienda a los bancos "prudencia extrema respecto a los dividendos y recompras de acciones" y les pide a todos abstenerse de distribuir dividendos en efectivo o recomprar acciones o limitar la distribución, hasta septiembre de 2021.

Esta recomendación refleja los riesgos que existen en estos momentos para la estabilidad del sistema financiero.

A finales de marzo, el BCE recomendó a los bancos, al menos hasta el 1 de octubre de 2020, abstenerse de repartir dividendos y de recomprar acciones para remunerar a los accionistas y a finales de julio prorrogó la recomendación relativa al reparto de dividendos hasta el 1 de enero de 2021.

El BCE dice ahora que esa recomendación temporal de marzo y su prolongación en julio "refleja las excepcionales y difíciles circunstancias a las que se ha enfrentado la economía europea en 2020".

"La intención del BCE es derogar la recomendación y volver a evaluar los planes de capital y de reparto de dividendos de las entidades sobre la base del resultado del ciclo de supervisión normal"

Hasta el 30 de septiembre de 2021

Al revisar su recomendación, el BCE reconoce que se ha reducido la incertidumbre en las proyecciones macroeconómicas y que, pese a los retos, el sector bancario europeo ha mostrado resistencia en esta crisis.

El BCE hace hincapié en que es "necesario mantener un enfoque prudente, dado que el impacto de la pandemia no se ha manifestado plenamente en los balances de las entidades" porque se benefician de medidas de respaldo público y porque "los deterioros crediticios se producen con retraso temporal".

La recomendación es válida hasta finales de septiembre de 2021, por ello, "si no median circunstancias adversas importantes, la intención del BCE es derogar la recomendación y volver a evaluar los planes de capital y de reparto de dividendos de las entidades sobre la base del resultado del ciclo de supervisión normal".

Las entidades deben seguir usando sus colchones de capital y de liquidez para conceder crédito y absorber pérdidas, y el BCE no les exigirá que comiencen a restituir sus colchones de capital antes de que este alcance el nivel máximo de caída.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento