¿Por qué sigue habiendo récords de muertes si los contagios están bajando?

Equipo de sanitarios aseando a un paciente
Equipo de sanitarios aseando a un paciente.
JORGE PARÍS
Equipo de sanitarios aseando a un paciente.  JORGE PARÍS

El SARS-nCov-2 es un virus que es capaz de explotar sin que se pueda prever el estallido y multiplicarse en muy poco tiempo, pero que mata despacio. Entre el momento en el que el virus infecta un cuerpo y termina por causar la muerte pueden llegar a transcurrir más de dos meses.

Es por ello que las fases que atraviesa la Covid pueden llevar a situaciones aparentemente paradójicas, como que se sucedan récords de muertes semana tras semana mientras los positivos e incluso las hospitalizaciones sean más bajas que hace un mes.

Según un documento de la OMS -que el Ministerio de Sanidad cita en su información científico-técnica sobre el coronavirus, un texto que reúne la última información científica disponible sobre el virus- la mayoría de las personas sintomáticas que se contagian notan los primeros síntomas cinco días después de infectarse, un periodo que se puede extender hasta casi 11 jornadas más tarde.

Los enfermos leves se recuperan en su mayoría dos semanas después de percibirse los primeros síntomas y los más graves pueden tardar entre tres y seis semanas desde la aparición de síntomas, es decir un mínimo de 25 días después de producirse la infección. Las muertes, según recoge el documento, comienzan a producirse dos semanas después de los primeros síntomas -unos 19 días más tarde de la infección- y se pueden seguir registrando hasta ocho semanas más tarde.

A todo esto hay que añadir que las infecciones no se detectan en el instante en que se producen. En función de la capacidad del sistema sanitario, la propia detección llega siempre con cierto retraso respecto de la infección.

Si se tienen estos plazos en cuenta, las personas que se infectaron, por ejemplo, el 9 de noviembre (el máximo de incidencia de la segunda ola), comenzaron a mostrar los primeros síntomas en torno al 14 de noviembre (5 días después) y las primeras muertes comenzarán a registrarse el 28 de noviembre. 

Como pueden llegar a transcurrir hasta ocho semanas entre los primeros síntomas y la muerte, algunas personas que contrajeron el virus durante el pico podrían llegar a fallecer en enero de 2021.

El analista de datos de 20minutos, Luis Benedicto, ya estimó en base a las cifras que proporciona el Ministerio de Sanidad, el retardo que se produce entre un contagio y una muerte en España y lo situó en 21 días. 

"Después de hacer varias simulaciones, la correlación máxima se obtiene para los ingresos en hospital, que se producen siete días después de los casos, para los ingresos en UCI que se producen diez días después de los ingresos en hospital y para los fallecidos que se producen cuatro días después de los ingresos en UCI", contaba en su análisis.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento