Viena sufre su primer atentado terrorista en casi cuatro décadas

Varias personas salen de la Ópera Estatal de Viena, vigilada por la Policía tras los ataques terroristas en la capital austriaca.
Varias personas salen de la Ópera Estatal de Viena, vigilada por la Policía tras los ataques terroristas en la capital austriaca.
CHRISTIAN BRUNA / EFE

Muchos vieneses salieron este lunes para disfrutar de su última noche antes del segundo confinamiento por el coronavirus, que empezaba a medianoche, pero lo que iba a ser un momento para disfrutar de una cerveza o un concierto se convirtió en la mayor pesadilla terrorista de la ciudad en 35 años.

En torno a las 20.00 hora local (19.00 GMT) varios supuestos terroristas empezaron a disparar contra la gente sentada en las terrazas y los interiores de bares y restaurantes en pleno centro de la ciudad, a pocos metros de la Sinagoga Central de Viena.

A medianoche las autoridades confirmaron al menos 15 heridos, entre ellos, siete de gravedad, así como dos muertos, entre ellos uno de los atacantes. El alcalde de la ciudad, Michael Ludwig, informaría posteriormente de una tercera víctima mortal, una mujer que resultó también herida en el ataque. La policía seguía buscando a al menos otro terrorista "fuertemente armado".

"Cientos de disparos"

Testigos de los hechos, como el rabino Schlomo Hofmeister, señaló en declaraciones a Efe que escuchó "un centenar de disparos" en los primeros instantes del ataque.

"Al menos un atacante disparó contra la gente que estaba sentada delante de los bares y restaurantes. La gente salió en pánico corriendo hacia el interior pero el atacante les siguió y disparó también en el interior", relató Hofmeister.

Vídeos que circularon en las redes sociales, grabados por vecinos desde sus casas, muestran cómo un atacante dispara contra un transeúnte, justo en frente de la entrada principal de la sinagoga.

Fuerzas especiales de la Policía austriaca interrogan a un civil en Viena, tras los ataques terroristas ocurridos cerca de la sinagoga Stadttempel, en la capital de Austria.
Fuerzas especiales de la Policía austriaca interrogan a un civil en Viena, tras los ataques terroristas ocurridos cerca de la sinagoga Stadttempel, en la capital de Austria.
CHRISTIAN BRUNA / EFE

El presidente de la comunidad judía de Viena, Oskar Deutsch, señaló a la televisión pública ORF que la sinagoga estaba cerrada en el momento del ataque, al igual que las oficinas de la comunidad y el colindante restaurante kosher, por lo que excluyó un ataque exclusivo contra esa minoría.

En otro vídeo, grabado desde el interior de un restaurante en la Plaza de Suecia (Schwedenplatz), se ve como un agente de la policía de Viena cae abatido por disparos de un fusil semiautomático.

Refugiados en restaurantes y bares

Cientos de personas se refugiaron en los interiores de los locales y restaurantes cercanos a la sinagoga y también en la catedral de Viena ante los disparos de los atacantes.

Jasmin, una vienesa de 17 años de edad, explicó a Efe desde el interior de un restaurante del centro de Viena que en torno a las 20.00 horas vio cómo la gente empezó a salir corriendo de la zona.

"Y de repente aparecieron muchos policías fuertemente armados, que instaron a la gente a meterse dentro de los restaurantes", relató la joven, que cerca de la medianoche seguía en el interior del restaurante situado a pocos metro del inicio del ataque armado.

Vehículos policiales junto a la Ópera Estatal de Viena tras los ataques terroristas perpetrados en la capital austriaca.
Vehículos policiales junto a la Ópera Estatal de Viena tras los ataques terroristas perpetrados en la capital austriaca.
CHRISTIAN BRUNA / EFE

Recluidos en los teatros

A pocos cientos de metros del lugar de los ataques se encuentra la famosa Ópera de Viena, donde este lunes se presentó la última función antes el confinamiento, que supondrá el cierre del teatro hasta al menos el 30 de noviembre.

Los mil asistentes en la función permanecieron hasta cerca de la medianoche dentro del teatro por razones de seguridad, según relató a Efe una de las personas recluida allí.

Lo mismo sucedió en otras salas de conciertos de la capital, como la Konzerthaus o la Musikverein, situadas a pocos cientos de metros del lugar de los hechos.

En una de las ciudades más seguras de Europa

Según la policía de Viena se registraron disparos en seis lugares diferentes del centro de la ciudad, considerada hasta ahora como una de las más seguras y tranquilas de Europa.

El último atentado terrorista vivido en Viena fue el 29 de agosto de 1981, precisamente contra la sinagoga central (Stadttempel), donde un comando de terroristas palestinos mató a dos personas.

La capital austríaca, con cerca de 2 millones de habitantes, es uno de los tres centros de Naciones Unidas y sede de otros organismos internacionales, como la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) o la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE).

Desde hace varios años, la ciudad lidera las listas internacionales de calidad de vida, entre otros, también por la seguridad ciudadana y la ausencia de ataques terroristas.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento