La muy rigurosa oferta de trabajo del príncipe Guillermo y Kate Middleton para su futura ama de llaves

El príncipe William y Kate Middleton, los duques de Cambridge, en enero de 2019.
El príncipe William y Kate Middleton, los duques de Cambridge, en enero de 2019.
GTRES

Ha de tener, por supuesto, la famosa pulcritud inglesa, pero eso se da por descontado. Si no, difícilmente se conseguirá el trabajo. Porque la oferta no es una oferta cualquiera (y más en los tiempos que corren): se ha quedado una vacante en Kensington Palace y es nada más y nada menos que para ser segunda ama de llaves en casa de los duques de Cambridge.

Tal y como se anuncia en su página web, el príncipe Guillermo y Kate Middleton están a la búsqueda del candidato o candidata que mejor se ajuste a sus requisitos, aunque tienen el inconveniente de la cantidad de personas que postulan al puesto.

Por ello, para cribar de manera muy rápida, los duques tienen unos requisitos muy estrictos y, aunque dependen en gran medida de la labor a desempeñar, hay uno cada vez más riguroso y en el que hacen hincapié, sea cual sea la ocupación empleada.

No hay que ser Sherlock Holmes para saber que esa condición sine qua non no hay contrato es mantener los ojos abiertos y la boca cerrada. Es decir, máxima discreción y confidencialidad, un hermetismo completo de lo que se dice o hace en la casa.

Es lógico que el príncipe Guillermo y Kate Middleton sean muy puntillosos en este aspecto, incluso más que cualquier otra familia que no perteneciese a la nobleza, teniendo en cuenta que cualquier noticia sobre su vida privada o la de sus hijos (George, Charlotte y Louis, de 7, 5 y 2 años, respectivamente) sería aireada por todos los medios sensacionalistas del país.

Por ello, para que quede estipulado de manera concreta, este apartado del contrato que quieren firmar ha de ser muy bien leído por los y las aspirantes al puesto, dado que cualquier desliz sobre sus horarios o cómo es la casa puede ser motivo de despido.

Si aún así hay alguien que quiere optar a ser el o la ama de llaves del Palacio de Kensington, hay otras responsabilidades que tendrá que llevar a cabo: ser sustituta de la primera ama de llaves cuando esta se ausente, apoyar en todas las tareas de limpieza y orden de la casa, iniciativa propia (o proactividad, como lo llaman ahora), flexibilidad horaria, entusiasmo por el puesto (aunque no viene especificado que no pueda ser debido al sueldo) y disponibilidad para viajar cuando sea necesario.

Eso sí, no hay que olvidar que, de postular para el puesto, lo que le espera a la persona seleccionada son tres niños pequeños correteando por cuatro plantas con veinte habitaciones, así como los inmensos jardines que rodean al palacio. Desde luego, ha de ser vocacional el oficio y sentir algo de veneración hacia el heredero y nieto de Isabel II y su familia, porque si no...

Mostrar comentarios

Códigos Descuento