Sánchez dice que la Covid ha afectado ya a 3 millones de personas en España pero no anuncia nuevas medidas

Pedro Sánchez compareciendo en el Palacio de la Moncloa.
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia el Palacio de la Moncloa.
Moncloa
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en una comparecencia el Palacio de la Moncloa. Moncloa

Las estadísticas oficiales hablan de un millón de personas afectadas por la Covid en España, pero en realidad son "más de tres millones". Así lo ha anunciado este viernes el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, durante una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa, en la que ha advertido de la gravedad que ha vuelto a alcanzar la situación de la pandemia y ha vuelto a recurrir a la "responsabilidad social" para que los ciudadanos reduzcan sus movimientos y sus contacto sociales. Sin embargo, no ha anunciado ninguna medida nueva mientras en las comunidades autónomas se suceden los toque de queda regionales. 

Sánchez ha advertido de que la situación por la pandemia vuelve a ser "grave" y que "cuando esta semana se registró un millón, los estudios de seroprevalencia indican que el número real de personas que han estado infectadas supera los tres millones".

Sin embargo, esta situación no le ha llevado este viernes a apuntar alguna medida de carácter estatal, que englobe o complemente a las que toman las comunidades autónomas o resuelva sus dudas jurídicas. En su lugar, ha recordado los términos del acuerdo que se alcanzó este jueves el comité interterritorial de Sanidad y ha enumerado las "drásticas" medidas que están tomando los gobiernos regionales. Algunas de ellas están poniendo en práctica un toque de queda que Sánchez ha saludado este viernes, pero sin aclarar si se impondrá de manera general en todo el país, mediante un estado de alarma.

Confinamiento estricto

En su lugar,  Sánchez ha recurrido a la actitud de los ciudadanos porque, de lo contrario, ha advertido de que el Gobierno está "listo para adoptar todas y cada una de las medidas necesarias", incluido un indeseado confinamiento estricto como el de la pasada primavera que el presidente no ha descartado del todo si la situación sigue empeorando.

"Queremos y debemos evitar a toda costa recurrir al confinamiento domicilario como el de la primavera y para ello debemos ser disciplinados y concienciarnos al máximo", ha pedido a los ciudadanos.

En una declaración institucional sin preguntas, Sánchez ha vuelto a apelar a la responsabilidad de los ciudadanos como la mejor manera de frenar la propagación del virus. "Disciplina social", "responsabilidad individual" o incluso "espíritu de victoria" son expresiones que se hicieron tristemente habituales durante la primera ola y que Sánchez ha utilizado de nuevo este viernes, ante una "situación grave" que el Gobierno prevé que empeore en las próximas semanas y meses debido a la llegada del frío y de enfermedades respiratorias estacionales como la gripe.

El presidente ha puesto varios ejemplos para ilustrar la gravedad de la situación. La incidencia acumulada en España es de 348 casos por cada 100.000 habitantes, cuando el "semáforo" de niveles de alerta que aprobaron este jueves el Gobierno y las comunidades el mayor riesgo, "extremo", se identifica cuando se alcanzan los 250 casos. En esta segunda ola, España ya ha "duplicado" el número de contagios notificados en un día con respecto "al peor día de la primera ola". El objetivo del Gobierno es rebajar la incidencia hasta los 25 casos por cada 100.000 habitantes.

Pero además, Sánchez ha hecho un cálculo por ahora desconocido sobre la incidencia real -y mayor- de la pandemia en España. En la primera ola, el número de casos confirmados fue de 250.000 pero el estudio de seroprevalencia concluyó que los casos reales fueron diez veces más y 2,5 millones de españoles estuvieron afectados por el virus. Ahora, cuando España acaba de superar la cifra de un millón, Sánchez ha indicado este viernes que la cifra real es tres veces mayor y supera los tres millones. "Cuando hablamos de un millón de contagios debemos ser conscientes de que el número de personas que han sufrido (la enfermedad) supera los tres millones", ha incidido.

Toque de queda

Sánchez ha hecho esta declaración institucional después de que este jueves el consejo interterritorial de Sanidad no lograra cerrar un acuerdo para imponer un toque de alarma general y de que, desde entonces, se suceden los gobiernos regionales que están tomando medidas de este tipo por su cuenta. 

Mientras el Gobierno central busca el "máximo consenso" para aplicar un toque de queda para el que cree imprescindible decretar el estado de alarma, la Comunidad Valenciana, Castilla y León y la Comunidad de Madrid se disponen a aplicar ya restricciones en los movimientos nocturnos. Días antes también lo había hecho Andalucía, en concreto en Granada.  Por su parte, La Rioja ha reclamado este viernes al Gobierno central un "marco normativo" para que se pueda poner en marcha esta medida. 

Pero Sánchez no ha dicho nada de ello este viernes. En su lugar, ha dado por buenas las medidas que está tomando cada comunidad, que afectan a la limitación de movilidad, de aforos y horarios de hostelería o a los contacto sociales y también contemplan en algunos casos el toque de queda. "Los principales focos de transmisión son las reuniones sociales con amigos, en el ámbito familiar y de trabajo y el ocio nocturno", ha advertido. 

Nada ha dicho de los planes que pueda desplegar el Gobierno central, más allá de "impulsar la máxima unidad y coordinación" entre las distintas administraciones públicas y subrayar que la descentralización "es una fortaleza, no una debilidad".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento