La Audiencia Nacional absuelve al mayor Trapero de los delitos de sedición y desobediencia durante el 1-0

  • El mayor de los Mossos se enfrentaba a una petición del fiscal de 10 años de cárcel por sedición.
La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha rebajado este lunes su acusación contra el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, de un delito inicial de rebelión a uno de sedición por el que pide una condena de 10 años de prisión por los hechos del 20-S y el 1-O. Incluso, plantea como alternativa una condena por desobediencia, delito que conlleva penas de 60.000 euros de multa e inhabilitación, pero no de cárcel.
Josep Lluís Trapero, en una imagen de archivo.
Josep Lluís Trapero, en una imagen de archivo.
EFE

La Sección Primera de la Audiencia Nacional ha absuelto por mayoría de votos al exmayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluís Trapero, del delito de sedición y del agravante de desobediencia de los que había sido acusado por su papel en la celebración del referéndum ilegal del 1-0.

El tribunal lo absuelve de los delitos por los que se enfrentaba a una petición del fiscal de 10 años de cárcel por sedición, o un año y ocho meses de inhabilitación y a una multa de 60.000 euros por delito de desobediencia. La sentencia tiene el voto particular de la presidenta de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel, que se decanta por una condena por sedición.

Por estos hechos también fueron juzgados junto a Trapero otros tres acusados que también han sido absueltos: el exdirector de los Mossos Pere Soler, el ex secretario general de Interior César Puig –segundo del exconseller Joaquim Forn, condenado a 10 años y medio por sedición– y la intendente de los Mossos Teresa Laplana.

Pese a conocerse la absolución, la Sección Primera de lo Penal de la Audiencia Nacional, que ha juzgado estos hechos, ha convocado a los procuradores este miércoles a partir de las 9.30 horas para notificarles la sentencia filtrada el martes.

Peticiones de pena a la baja del ministerio público

La Fiscalía sostuvo durante todo el proceso judicial que los Mossos, comandados por Trapero, facilitaron la celebración del referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017, paso necesario para ejecutar la declaración unilateral de independencia de Catalunya del 27 de octubre de 2017.

El Ministerio Público también acusaba a Trapero de no parar las concentraciones del 20 de septiembre de aquel año ante la Conselleria d’Economia, donde la Guardia Civil llevaba a cabo un registro para frenar la organización del 1-O. Por estos mismos hechos, el Tribunal Supremo condenó a penas de 9 años de prisión por sedición a los líderes independentistas Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, que actualmente cumplen sendas condenas.

Testigos aportados por la Guardia Civil y la Policía Nacional detallaron diversas pruebas de colaboración entre los Mossos y los organizadores de las votaciones en los colegios aquel 1-O.

No obstante, la petición inicial de rebelión la Fiscalía la rebajó finalmente a sedición, e incluso planteó poderla sustituir por desobediencia. Por otra parte, los mandos de los Mossos aportados como testigos por la defensa alegaron ante el tribunal que cuando la Guardia Civil comunicó los registros en Economía a los Mossos, ya era demasiado tarde para montar un perímetro de seguridad, y que una actuación contundente de los antidisturbios hubiese sido totalmente contraproducente.

El juicio se celebró en Madrid entre los pasados meses de enero y marzo y tuvo que interrumpirse ante la irrupción de la pandemia. La vista oral finalizó en junio y el 17 de ese mes quedó visto para sentencia. Esta se ha retrasado finalmente hasta hoy por las diferencias de criterio expresadas por los tres magistrados.

Al final, el tribunal que le ha juzgado da por buena la versión dada por Trapero: que él no puso a los agentes a sus órdenes al servicio de la causa independentista en aquellas jornadas y que tampoco ordenó desobedecer y no impedir el referéndum del 1-O.

No volverá a los Mossos

El actual conseller de Interior, Miquel Sàmper, declaró hace días que en caso de absolución del mayor Trapero le ofrecería regresar al cuerpo de Mossos. Esta oferta se la hizo y Trapero le respondió que no tenía "ninguna intención de volver" a la policía catalana.

Declaraciones clave en su absolución

Parte de los argumentos esgrimidos por Trapero en sus declaraciones en sede judicial han resultado providenciales para su absolución. Entre ellos, desvelar que tenía preparado un plan para detener él mismo al president de la Generalitat en aquellas jornadas, Carles Puigdemont, actualmente huido en Bélgica.

O que envió notificaciones tanto al jefe de la Fiscalía catalana como al presidente del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC)para ponerse a sus órdenes. También declaró que era conocedor de las decisiones que iba adoptando el Govern por televisión, al igual que su equipo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento