Piedra, ladrillo visto, microcemento, cristal... Hay vida más allá de la pintura para recubrir y decorar las paredes

  • El microcemento puede colocarse sobre cualquier revestimiento sin necesidad de tirar materiales antiguos.
  • El papel pintado y los vinilos ofrecen infinitas posibilidades en cuestiones de diseño y estampados.
El ladrillo visto luce en la pared de este salón.
El ladrillo visto luce en la pared de este salón.
PIXABAY

Más allá de las paredes lisas y las capas de pintura existe todo un mundo de posibilidades para revestir las paredes de una casa que pueden aportar un toque diferente, elegante y que, además, permiten aproximarnos a diferentes estilos decorativos como el rústico, el vintage o el minimalista. Descubramos diferentes soluciones para conseguir estos acabados:

Ladrillos a la vista

Desnudar las paredes y liberarlas de capas de cemento para reconciliarnos con la belleza del ladrillo que se esconde debajo es una de las opciones decorativas mas en boga de los últimos años. Si no queremos hacer obra ni picar paredes también podemos optar por paneles que imitan su textura y el acabado de este material. Una opción perfecta para darle protagonismo a alguna de las paredes del baño o la cocina y, por supuesto, para aportar un toque personal al salón o al cabecero de una habitación; bien con las tonalidades rojas y naranjas típicas de este material o bien pintados de blanco.

Cálida madera

Una de las opciones más acogedoras. Recubrir una pared de madera o con paneles que imitan su textura es tendencia, sobre todo, en dormitorios. Aportan al ambiente un tono rústico, natural y clásico aunque combina con todo tipo de decoración. Conviene no abusar de ella y optar solo por utilizarla en una de las cuatro paredes de la estancia para que no crear la sensación óptica de un espacio mas reducido. Aporta también un buen aislamiento térmico y acústico. Si se juega con diferentes grosores, irregularidades de la madera y anchos se pueden conseguir combinaciones realmente atractivas.

Piedra, al más puro estilo rural

Estamos más acostumbrados a verla en exteriores pero colocadas en una pared interior aporta un aire rústico y muy natural que puede cambiar por completo el aspecto de una estancia. Además, es un material muy versátil que funciona tanto en baños y cocinas como al lado de una chimenea. Se puede optar por piedra natural o bien por utilizar baldosas o paneles que la imitan para abaratar costes.

PVC, la opción económica

Un material ligero, fácil de colocar, económico y que puede imitar materiales naturales como la madera. Puede convertirse en un buen aliado para redecorar una pared sin tirar la casa por la ventana y, además, aísla los ruidos y resiste la humedad.

Azulejos o gres, los de toda la vida

Son quizás, después de la pintura, los revestimientos más utilizados en paredes y los más socorridos a la hora de cubrir cocinas y baños. Sin embargo, el mundo del azulejo ha dado pasos de gigante en los últimos años multiplicando las opciones decorativas por tamaños, colores, formas y dibujos (sin duda las baldosas hidráulicas y sus sucedáneos son uno de los grandes booms decorativos de los últimos años). Fáciles de limpiar, resistentes a manchas y humedades, utilizadas con moderación y buen gusto en paredes de otras estancias - como por ejemplo para separar ambientes en un salón-, puede dar resultados óptimos.

Papel pintado y vinilos: la diversidad

Un clásico rejuvenecido. Nada tienen que ver, por fortuna, los papeles pintados actuales a los de hace 50 años. Fáciles de limpiar y de colocar, las posibilidades que ofrecen en cuestiones de diseño, dibujos y estampados son realmente infinitas - desde los que imitan el bambú hasta los que parecen hechos con telas-. Por su parte, las placas de vinilo, son buena opción para zonas húmedas por su impermeabilidad y permiten la impresión de fotografías o imágenes elegidas por nosotros para darle un toque personal a alguna pared de casa.

El minimalismo del cemento pulido y el microcemento

Empezó utilizándose sobre todo para suelos pero en la actualidad se aplica también en paredes por su enorme versatilidad: puede colocarse sobre cualquier revestimiento sin necesidad de tirar materiales antiguos (por lo que resulta muy socorrido en baños y cocinas), es impermeable y ofrece una enorme variedad de tonalidades. Combina bien con materiales como el hierro, el acero o la madera; y ofrece grandes posibilidades cuando se quieren crear ambientes minimalistas y de estilo industrial.

La luminosidad de los paneles de vidrio o paredes de cristal

Otra de las propuestas más utilizadas en los últimos tiempos ya sea para espacios mas pequeños como las separaciones entre los muebles inferiores y superiores de una cocina o para dividir ambientes a modo de tabiques, en este caso bien solo con cristal o combinándolo con forjado. Entre sus ventajas: es fácil de limpiar, aporta luminosidad, un toque de modernidad, cuenta con variedad en colores, se puede elegir entre opaco o transparente y permite comunicar de forma fluida varias estancias, como por ejemplo una cocina con el salón o el salón con otras habitaciones.

Paneles decorativos en 3D

Con ellos las paredes parecen cobrar vida gracias a sus efectos de volumen. Su instalación es muy sencilla ya que se fabrican en módulos que ya vienen armados y listos para colocar, lo que permite además adaptarlos a cualquier espacio. Tienen fuerza por si mismos como elemento decorativo y el material del que suelen estar hechos, el poliuretano, los convierte en buenos aislantes acústicos y de la humedad.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento