El Gobierno incrementa un 50% el gasto público en 2021, hasta los 196.097 millones, y eleva la caída del PIB al 11,2%

La ministra Portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero (i) y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (d)
La ministra Portavoz y de Hacienda, María Jesús Montero (i) y la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño (d)
Eduardo Parra - Europa Press - Archivo

El gasto público en España experimentará en 2021 un crecimiento inédito debido a la pandemia. El Consejo de Ministros ha aprobado este miercoles un techo de gasto de 196.097 millones de euros, un incremento del 53% con respecto a 2018 y que contempla ya más de 27.400 millones que el Gobierno espera incorporar ya de un primer tramo del Fondo de Recuperación de la UE. Con este techo de gasto disparado, el Gobierno tratará de capear vía gasto público una situación económica llena de "incertidumbre" debido a la Covid y que se reflejará en 2020 en una caída del PIB mayor de la prevista en abril, del 11,2%. El año que viene, sin embargo, el Gobierno se muestra optimista, a la espera de una vacuna contra la Covid y de que los fondos de la UE impulsen la economía. La previsión es que entonces la economía crezca más de un 7%.

El techo de gasto es el primer paso para la elaboración de los Presupuestos de 2021, que el Gobierno quiere poder llevar al Congreso a mitad de este mes. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha asegurado que se serán unas cuentas "extraordinarias", "inéditas", para las que, una vez más, ha pedido el apoyo de los grupos parlamentarios.

Junto a él, el Consejo de Ministros ha dado luz verde al cuadro macroeconómico para 2020 y 2021 que prevé que este año cierre con una caída del PIB 11,2% y una tasa de desempleo del 17,1% y la "recuperación" que espera el Gobierno para el que viene que no estará acompasado por la parte del paro, que en 2021 seguirán en el 16,9%. Estas cifras contrastan con las tasas del 13,6% y 13% para 2020 y 2021 que el Gobierno pronosticó en abril, cuando revisó por primera vez sus previsiones a la baja debido a la pandemia. 

Aún así, el Gobierno mostró ayer optimismo. En 2021 se espera un crecimiento del PIB del 7,2% y lejos de rampar a cifras aún mayores, el paro seguirá en el  16,9%, una cifra que la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económico, Nadia Calviño, que ha atribuido este optimismo al comportamiento de los ERTE y la salida de los trabajadores de los mismos o al funcionamiento de créditos ICO.

Sin embargo, estos datos son en un escenario de "inercia" que mejora cuando el Gobierno incluye el papel que pueden tener los fondos de la UE adecuadamente utilizados. Montero ha incluido en su cálculo de la tasa de referencia del déficit para 2021 27.400 millones de la UE y Calviño cuenta con que sirvan para incrementar el crecimiento del PIB en dos o tres puntos.

"Estimamos que el Plan de Recuperación tendrá un impacto muy importante en la inversión y el consumo", ha dicho Calviño. En este caso, el crecimiento de la economía podría escalar el año que viene hasta el 9,8% del PIB.

Incertidumbre económica

Estos datos económicos forman parte de unas previsiones del Gobierno que se producen en un momento excepcional debido a la pandemia, que ha trastocado hasta la manera de trabajar de los ministerios de Asuntos Económicos y de Hacienda. También ha llenado el escenario económico de incertidumbre. Aunque las previsiones de crecimiento son ahora más optimistas de la que hizo el Gobierno en plena primera ola y la tasa espera de desempleo se mantendrá prácticamente igual, Calviño ha insistido en la "vulnerabilidad" de la situación económica.

"Es una previsión económica especialmente complicada, en un entorno como el actual marcado por la alta incertidumbre", ha indicado.

Por primera vez, el Consejo de Ministros no ha aprobado una senda de déficit que después debería recibir el visto bueno del Congreso debido a la suspensión de las reglas fiscales, que "derogan" el acuerdo de principios de este año, cuando el Gobierno se comprometió a cerrar 2020 con un déficit del 1,5% del PIB y 2021, con el 1,2%. También de manera excepcional, sus previsiones macroeconómicas no llegan más que al año que viene.

Déficit de 11,3% en 2020 y 7,7% en 2021

En su lugar, ha dado el visto bueno a una tasa de referencia del déficit que lo sitúa en 2020 en el 11,3% del PIB, superando la previsión de abril del Gobierno, del 10,3%. Para 2021, Montero ha previsto un déficit del 7,7% y ha resaltado que supone un recorte de 3,6% puntos, "una de los mayores jamás registrados" con los que intentará empezar ya la consolidación fiscal, aunque ha asegurado que será sin "recortes" y sin políticas que "generen más desigualdad".

Según ha explicado, el déficit del 7,7% en PIB se desglosaría en un primer lugar entre el 2,4% que asumiría la Administración General del Estado, el 2,2% del PIB que este lunes comunicó a las comunidades autónomas , un 0,1% para los ayuntamientos y un 3% de déficit de la Seguridad Social.

Sin embargo, el Gobierno ha hecho unos ajustes que le llevan a asumir la mayor parte del déficit, aunque lo generen otras administraciones. Es el resultado de dos transferencias "sin precedentes". Una ja las comunidades autónomas en lo que se ha denominado un nuevo fondo Covid de 13.486 millones y otra a la Seguridad Social, de 18.396 millones.

Así, el déficit de la Administración General quedará en el 5,2%, el de las comunidades en el 1,1%, el de los ayuntamientos se mantiene en el 0,1% y el de la Seguridad Social, en 1,3%.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento