La Puerta al Inframundo de Siberia se agranda aún más por el calor y los incendios

Imagen vía satélite del cráter de Batagaika.
Imagen vía satélite del cráter de Batagaika.
NASA

En los años 60, la Puerta al Inframundo tan solo era una grieta. En la actualidad, no deja de crecer desvelando numerosos secretos del pasado.

Se trata de una sima por deshielo, un corrimiento de tierras de carácter especial que afecta a regiones árticas y subárticas en zonas con desniveles. Al aumentar las temperaturas, el permafrost se funde y el agua se filtra, provocando un colapso de parte del suelo.

El aumento de las temperaturas en Siberia, llegando a tener 10 grados más que la media en verano, está provocando que el suelo se desplome de manera más rápida. La ciudad de Verkhoyansk, situada en el norte de Siberia, alcanzó los 38 grados. 

Además, los incendios están haciendo que la situación empeore y se pierda el permafrost. En 2020 se han perdido 19 millones de hectáreas de bosque en esta zona, según Greenpeace.

La Puerta al Inframundo se está abriendo en la actualidad entre dos y cuatro metros más de lo que solía hacerlo anualmente, alcanzando a desplazarse entre 12 y 14 metros, según Gizmodo. Los expertos consideran que no cesará de crecer hasta que consuma toda la ladera de la zona en la que surgió.

Ya ha llegado a tragarse varios asentamientos considerados sagrados para los antiguos pobladores siberianos y mostrando escenas de cómo era la Tierra hace 200.000 años.

En la sima se han encontrado restos de pumas, lobos, caballos o bisontes del pleistoceno, dejando al descubierto un mundo que fue enterrado hace miles de años.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento