Alemania impone pena simbólica a un exguarda de un campo de exterminio nazi por la muerte de 5.200 personas

Bruno Dey, en su juicio con la cara tapada.
Bruno Dey, en su juicio con la cara tapada.
EFE

La justicia alemana cerró con una pena simbólica su proceso tardío contra el exguarda de un campo de exterminio nazi, declarado culpable de complicidad en los 5.232 asesinatos cometidos en el tiempo en que estuvo ahí de servicio, cuando tenía 17 años.

Dos años en régimen de libertad vigilada es la pena impuesta por la Audiencia de Hamburgo a Bruno Dey, de 93 años. Una condena que se rige por el código penal aplicable a menores, dada su edad entonces.

Se cerró así el que tal vez será el último proceso por crímenes del Tercer Reich, dada la complejidad que entraña llevar adelante unos juicios dificultados por la avanzada edad de los encausados y de los testigos directos de los cargos que se les imputan.

Para la justicia alemana, rige el principio de que el asesinato no prescribe. 75 años después de la derrota del Tercer Reich, ese principio posibilita sentar ante tribunales a quienes fueron "piezas en el engranaje mortal del aparato nazi", como apunta la sentencia.

La defensa pedía su libre absolución, mientras que la fiscalía había solicitado tres años. Las muertes imputadas correspondían al periodo en que sirvió Dey en Stutthof, un campo nazi cercano a Gdanks, en la Polonia ocupada, donde según los historiadores murieron asesinados 100.000 presos, en su mayoría judíos.

"Perdón a todas aquellas personas que pasaron por ese infierno"

En la última vista antes de la sentencia, el pasado lunes, el acusado había pedido perdón "a todas aquellas personas que pasaron por ese infierno", así como a sus familiares y descendientes. Insistió, como ya había declarado su defensa en el juicio, que no prestó servicio voluntariamente, sino que fue reclutado por las SS y destinado a ese lugar con 17 años.

Sí admitió que tuvo conocimiento del plan de exterminio a los judíos. Uno de los testigos citados a declarar, Marek Dunin-Wasowicz, de la misma edad que el procesado y superviviente del campo, había detallado ante la corte las condiciones inhumanas a que se sometía a los presos, que además eran conscientes de lo que ocurría detrás de las cámaras de gas. A Dey se le procesó y escuchó sentencia no como responsable de esas muertes, sino por no haber rehuido servir al aparato nazi.

Nunca se le juzgó por no considerarle directamente implicado

Tras la derrota del nazismo, Dey pasó un periodo en un campo de prisioneros aliado. Luego llevó una existencia normal, como panadero, camionero y otros oficios ocasionales; se casó, tuvo hijos y se instaló en Hamburgo. Durante décadas la justicia no actuó contra él puesto que no se le consideraba implicado directamente en crímenes de guerra.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento