Torrent y Maragall comparan el caso de espionaje que les afecta con el Watergate y dicen que es más grave

Torrent y Maragall en el Parlament, este miércoles.
Torrent y Maragall en el Parlament, este miércoles.
ERC

El presidente del Parlament, Roger Torrent, y el exconseller de Exteriores de la Generalitat y actual líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, han comparado este miércoles el caso de espionaje a través del teléfono móvil que les afecta con el caso Watergate.

En una reunión extraordinaria del grupo de ERC en el Parlament, Maragall ha apuntado: "Todos recordamos las consecuencias de un asunto llamado Watergate. Era un caso similar". Y ha seguido: "Este es mucho más grave porque aquello era una anécdota de una batalla política en un proceso electoral y esto es un ataque sistemático contra unas instituciones, un país, una ciudadanía y un proyecto político". "Es un Catalangate", ha concluido.

Por su parte, Torrent ha afirmado que en ese caso "dimitió un presidente, el único que ha dimitido a lo largo de la historia de los Estados Unidos en el ejercicio de su cargo". Acto seguido se ha preguntado: "¿Qué pasará a partir de ahora? ¿Cómo responderá la democracia española?"

"Que determinados aparatos del Estado aprovechen los instrumentos que tiene el propio Estado para hacer ilegalidades no es nuevo ni es exclusivo del Estado español. Lo que diferencia una democracia de la otra es como se reacciona ante todo esto", ha añadido el presidente del Parlament.

Asimismo, ha apostado por "una solución democrática al conflicto que acabe con esta guerra sucia y que ponga fin a prácticas ilegales para escuchar a gente que puede ser considerada disidencia política".

"A mí lo que me pediría el cuerpo es decir que no podemos hablar ni reunirnos con un Gobierno español bajo el cual se ha producido este hecho, pero esto sería un error político", y ha insistido en el "radicalismo democrático" como solución. 

"Es la vía que nos hace ser fuertes y que nos permitirá superar el régimen del 78", ha dicho. 

Para Torrent, este caso de espionaje refleja que existe "una persecución política" y una "guerra sucia" contra "una idea política legítima, pacífica y democrática". "Ya lo intuíamos y ahora tenemos pruebas evidentes", ha afirmado, y se ha mostrado dispuesto a "ir hasta el fondo para investigar y depurar responsabilidades".

"Que te espían es muy grave, pero es mucho más grave y más bestia tener a gente en la prisión y en el exilio", ha añadido el presidente del Parlament.

Maragall, por otro lado, ha afirmado que este caso evidencia que "estamos ante una operación dirigida y coordinada contra el movimiento independentista".

También ha señalado que "estamos ante una vulneración de derechos flagrante y sistemática". 

Por ello, ha considerado que "estamos obligados a denunciar, a lamentar, a criticar y a una acción política decidida en defensa de los derechos".

Torrent apunta al CNI

En declaraciones a RACC 1 antes de la reunión en el Parlament, Torrent ha apuntado este miércoles al CNI como el posible autor del espionaje que sufrió a través de su teléfono móvil entre abril y mayo de 2019, y ha dicho tener constancia de que el Estado español es cliente del software de espionaje Pegasus desde el año 2015.

Ha dicho que piensa emprender acciones judiciales y políticas tras tener constancia de que fue atacado con Pegasus, un programa espía desarrollado por la compañía israelí NSO que sólo pueden adquirir Gobiernos y fuerzas de seguridad.

Según Torrent, hay constancia, por ejemplo, de que el gobierno de Arabia Saudí compró este mismo software de espionaje por 55 millones de dólares, y ha asegurado que la Generalitat no dispone de Pegasus, como insinuó ayer un partido de la oposición en el Parlament, y que no es cliente de NSO.

El presidente del Parlament también ha precisado que, en el período en que él fue espiado aprovechando una vulnerabilidad de la aplicación WhatsApp que ya fue corregida, en total fueron espiados con Pegasus 1.400 teléfonos móviles de todo el mundo, de los cuales entre 130 y 140 corresponden "a personalidades políticas que fueron sometidas a espionaje ilegal".

Ha anunciado, en este sentido, que está sopesando qué tipo de acciones judiciales y políticas emprenderá para denunciar el espionaje al que fue sometido, y que no descarta una querella, aunque también contempla otras posibilidades.

Según Torrent, antes de actuar tratará de coordinarse con otras víctimas del espionaje, como son la exdiputada de la CUP Anna Gabriel, el líder de ERC en el Ayuntamiento de Barcelona, Ernest Maragall, o el conseller de Políticas Digitales y Administración Pública, Jordi Puigneró.

En el ámbito político, ha anunciado que ERC no sólo pedirá explicaciones al Ministerio del Interior, sino también al de Defensa, puesto que el CNI depende de este último y lo que hará él es enviarle una carta a la ministra Margarita Robles para pedirle que "llegue hasta el final en la investigación" del espionaje.

"Pediremos explicaciones en el Congreso, pero también en el Parlamento Europeo y en otros organismos internacionales", ha precisado antes de recalcar que "normalmente quien utiliza Pegasus son "los servicios de inteligencia de un Estado, por lo que en el caso español es el CNI".

También ha dicho que intentará hablar con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y probablemente también con el vicepresidente, Pablo Iglesias. 

Campo apuesta por investigar

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha asegurado este miércoles que si ha habido algún "transgresor" de la ley en el caso del espionaje al presidente del Parlamento se tendrá que investigar porque se trata de un hecho "grave". 

En una entrevista en Televisión Española, el ministro ha argumentado que tiene "plena confianza" en el estado de derecho y ha apuntado que todas las actuaciones de los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado se enmarcan en el "rigor con el cumplimiento de la ley". 

El ministro ha destacado que el Estado protege el secreto de las comunicaciones y que el código penal castiga a quienes no lo respeten. 

Ha añadido que habrá que esperar a saber como avanzan las investigaciones y a si aparecen nuevas informaciones.

Rifirrafe entre Torra y Roldán

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y la líder de Ciudadanos en Cataluña, Lorena Roldán, han protagonizado un rifirrafe en Twitter por una insinuación de la dirigente de la formación naranja sobre el caso.

Roldán reprochó anoche a Torrent que acusara al Estado español de estar detrás del hecho de que, según El País y The Guardian, el móvil del presidente del Parlament fuera atacado en 2019 con Pegasus, programa espía impulsado por la compañía israelí NSO que solo pueden comprar gobiernos y fuerzas y cuerpos de seguridad para combatir el crimen.

La portavoz de Cs en el Parlament instó a Torrent a "preguntar" a sus socios de Govern, JxCat, sobre el caso que le afecta.

Desde Twitter, Torra le replicó: "Diputada Roldán, esta insinuación de que el presidente Torrent pregunte sobre su caso de espionaje 'entre la bancada del Govern' es repugnante. Vivimos en un Estado represor y donde las cloacas se han desbordado. Todo el apoyo a los represaliados y espiados. ¡Cómo hace falta la independencia!".

Roldán, a su vez, ha respondido este miércoles con otro tuit: "Sr. Torra, no se ponga tan nervioso. ¿Acaso tienen algo que ocultar? Solo he pedido que lo denuncien si tienen pruebas. Fíjese si le importa a usted el presunto espionaje a Torrent, que lo usa para pedir la independencia. Cualquiera diría que les ha venido hasta bien".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento