El gobernador de Florida, increpado por su gestión de la pandemia: "Eres una vergüenza, no estás haciendo nada"

El gobernador de Florida (EE UU), Ron DeSantis, durante una rueda de prensa para informar sobre la evolución de la pandemia de COVID-19 en el estado.
El gobernador de Florida (EE UU), Ron DeSantis, durante una rueda de prensa este lunes para informar sobre la evolución de la pandemia de COVID-19 en el estado.
CRISTÓBAL HERRERA-ULASHKEVICH / EFE

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, fue increpado este lunes por un hombre que le acusó de no hacer nada para frenar la pandemia de COVID-19 durante una rueda de prensa en la que el dirigente político anunció el envío de 3.000 sanitarios adicionales a centros médicos del sur del estado.

"Eres una vergüenza. Estamos teniendo récord de casos todos los días y no estás haciendo nada. Estás falsificando la información y confundiendo al público. Más de 4.000 personas han muerto y están culpando a los manifestantes. No tienen ningún plan y no están haciendo nada", le increpó Thomas Kennedy, quien poco después publicó un vídeo del momento en Twitter.

Según su cuenta en esta red social, Kennedy es organizador en Florida de United We Dream, "la mayor red de inmigrantes dirigida por jóvenes en el país", con más de 400.000 miembros, según su web.

DeSantis comenzó su conferencia de prensa un día después de que Florida batiera con 15.300 su propio récord de casos nuevos de la COVID-19 y el de todo Estados Unidos.

En la rueda de prensa, que tuvo lugar en el hospital Jackson Memorial, de Miami, el gobernador anunció el envío de 3.000 sanitarios adicionales para centros hospitalarios y de cuidados de la tercera edad.

También, anunció la puesta en marcha de 14 centros de aislamiento para contagiados, específicamente para personas que necesitan estar aisladas y no pueden hacerlo por sus condiciones de vivienda.

Retraso en los test

DeSantis reconoció que los floridanos no están obteniendo los resultados de los test lo suficientemente rápido.

"Las pruebas de coronavirus están tardando siete días en dar los resultados y mientras tanto las personas asintomáticas que se hicieron la prueba no se aíslan, y esto produce contagios. Nuestro reto es controlar a los asintomáticos", dijo el gobernador.

Ante la crisis que está viviendo Florida, con hospitales desbordados y falta de personal médico, la máxima autoridad del estado no anunció sin embargo que piense ordenar nuevamente la orden de permanecer en casa, como sucedió en marzo.

"Trabajamos con la Casa Blanca para obtener más recursos para hospitales del sur de la Florida", afirmó el gobernador.

"Este es el principio de la ayuda; hay que tener en cuenta que en el sur de la Florida se están haciendo muchísimos más test. Nosotros hacemos más test en un solo día que en ningún otro lugar", matizó.

Junto a DeSantis estaban el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, y Carlos Migoya, presidente del Sistema público de Salud Jackson, que cuenta con varios hospitales en Miami.

Migoya señaló que la propagación fue originalmente impulsada por jóvenes, pero ahora el brote está llegando a los residentes mayores más vulnerables. "Las personas más jóvenes han estado contaminando a las personas mayores", dijo Migoya.

Escasez de camas

DeSantis se refirió a las camas disponibles a nivel estatal, entre 15.000 y 14.000, según dijo, pero no a las del sur del estado.

Este lunes, Miami-Dade, epicentro de la pandemia, tenía disponible 1.703 camas de hospital para cuidados generales, del total de 8.369, un 20,32%, según la web oficial de la Agencia para la Administración del Cuidado de la Salud (AHCA). De cuidados intensivos, el condado dispone este lunes del 16,20% para adultos y de un 18,29 % para menores.

DeSantis también se refirió a los tratamientos con el fármaco antiviral Remdesivir.

"El sábado pudimos recibir el Remdesivir. Los médicos lo están utilizando, pudimos hacer esto posible y estamos tratando de abastecer particularmente el sur de la Florida", avanzó.

Reapertura de las escuelas

Sobre la reapertura de las escuelas que su gobierno anunció para finales de agosto por orden ejecutiva, DeSantis admitió que el sur de Florida, contando los condados de Broward y Palm Beach, viven una realidad "diferente".

"En el resto del estado no están tan mal. Aquí es una situación diferente, el sur de la Florida tendrá un comportamiento diferente para abrir las escuelas y eso es comprensible", matizó.

El gobernador, que instó a la población a "no dejarnos llevar por el miedo", comparó los números actuales con los del principio de la pandemia y se mostró esperanzado en que la situación se pueda estabilizar.

En marzo y abril el porcentaje de positivos se había estabilizado y "quisiéramos regresar al 95% de negativos de marzo", expresó.

"Lo que vimos en Wuhan lo estamos viendo ahora aquí"

Florida experimentó este lunes 12.624 nuevos casos de COVID-19 tras registrar el domingo un récord nacional con 15.300.

Desde el 1 de marzo ha habido 282.435 casos y 4.277 muertes en Florida, incluyendo solo a los residentes en este estado, según los datos de su Departamento de Salud.

"Miami es ahora el epicentro del virus. Lo que vimos en Wuhan lo estamos viendo ahora aquí", dijo este lunes la especialista en enfermedades contagiosas Lilian M. Abbo, del Sistema de Salud de la Universidad de Miami, que compareció en una videoconferencia junto al alcalde Giménez. 

Mostrar comentarios

Códigos Descuento