Los migrantes del Aquarius piden al Gobierno que no los "olvide" y regularice su situación: "No podemos respirar"

La Asociación Aquarius Supervivientes 2018 ha lanzado un nuevo mensaje de auxilio al Gobierno en el día que se cumplen dos años desde que la flota del Aquarius llegara al Puerto de València con 629 migrantes de 26 nacionalidades a bordo. Recibieron apoyo durante 18 meses, pero desde el pasado diciembre están "sin ninguna ayuda ni asistencia" para vivir, trabajar o estudiar. "Queremos hacer más cosas pero no tenemos oportunidades, no tenemos derechos", lamentan.
Rueda de prensa de la Asociación Aquarius Supervivientes 2018.
Rueda de prensa de la Asociación Aquarius Supervivientes 2018.
EUROPA PRESS TV

En este sentido, denuncian que el Ejecutivo de Pedro Sánchez se ha "olvidado" de ellos y se preguntan "qué necesita para que confíe" en ellos y regularice su situación "ya". En las condiciones actuales, "no podemos respirar", aseguran. "Pensamos que porque somos negros y llegamos a España no podemos tener una vida digna" y que si fueran "blancos europeos o americanos" ya tendrían papeles.

De los 629 migrantes que llegaron en la flotilla del Aquarius a València, 78 marcharon a Francia y los otros 551 se quedaron en España. De estos últimos, 374 solicitaron protección internacional pero hasta este martes, 16 de junio, únicamente se han resuelto 66: a 49 se les ha denegado, 8 aceptadas y 9 archivadas.

Además, el 65% ya no tiene la denominada 'Tarjeta Roja', documento acredita la condición de solicitante en tramitación de protección internacional que les permite trabajar legalmente. Y la mayoría de los que la tienen tampoco consigue un empleo legal porque esta tarjeta "nadie la conoce". Además al ser provisional -se tiene que renovar cada seis meses- las empresas no se arriesgan a contratar.

Así lo ha expresado el presidente de la Asociación Aquarius Supervivientes 2018, Moses Von Kallon, en rueda de prensa junto a otros 'supervivientes' como Jamiu Shaibu, Alie Bah o Emily Sini, que también han relatado su experiencia.

Moses Von Kallon ha querido dar las "gracias" al Gobierno y a todo el pueblo español por su "humanidad" al acogerles y aceptarles como su "familia propia", a sus abogados que han trabajado "muy duro" y a todas aquellas personas que les han ayudado de diferentes maneras.

Cuando llegaron a este país esperaban un "buen futuro" pero eso "no es posible" porque el Gobierno "hace muchas promesas pero no hace nada" y no regulariza su situación. Solo quieren seguir con sus vidas, de manera digna y legal, pero están preocupados por su futuro: "No podemos respirar", ha asegurado Von Kallon.

"Nuestra vida se rompió en Libia y después aquí, pensábamos que tendríamos una vida digna pero no. Pedimos al Gobierno que nos regularice ya, llevamos dos años esperando, sin apoyo, sin nada, muchos sin casas para vivir", mientras los que se fueron a Francia ya tienen su vida y sus papeles. "Nacer africano es mi problema. Ninguna persona nace migrante", ha subrayado.

"MUY VULNERABLES" ANTE LA COVID-19

Y ahora, con la pandemia de la Covid-19, se han quedado "fuera de todos los paquetes" de ayudas del Gobierno, ha asegurado el presidente de la Asociación, quien ha explicado que durante el estado de alarma han estado trabajando en el campo, en tareas de limpieza y como voluntarios de Cruz Roja.

En este sentido, Jamiu Shaibu ha señalado que han sido "muy vulnerables" durante el coronavirus. Han trabajado "duro" en la limpieza, en la construcción y en los campos. "¿Qué tenemos que hacer para que el Gobierno sepa que somos trabajadores?", se ha preguntado.

Asimismo ha lamentado que la 'tarjeta roja' no es un documento que los empresarios conozcan y en todo caso, no se plantean contratar a alguien que no saben si en un par de meses ya no la tendrá, puesto que se tiene que renovar cada medio año.

En la misma línea se ha pronunciado Alie Bah. Llegó con 17 años y le llevaron a un centro de menores de Alicante, donde según ha relatado, lo trataron "mal", hasta que lo echaron a la calle, donde estuvo viviendo una semana hasta que fue a Cruz roja y de ahí a un centro de acogida en Mislata.

Durante este tiempo han estado estudiando español, un idioma "difícil" y muy diferente al inglés o francés que muchos conocen. Algunos tienen títulos, "tenemos talentos", ha subrayado, pero no pueden homologar sus títulos en España y están "aprovechando el tiempo haciendo cursos" para cambiar sus vidas.

Sin embargo, con la 'tarjeta roja' no puede conseguir trabajo legal. En su caso, estuvo un mes de prueba en un restaurante, pero a la hora de contratarle el jefe dijo que con ese documento no lo hacía. Incluso se ha encontrado con un policía que tuvo que preguntar a un compañero por este documento que no conocía. Con esta tarjeta "lo único que podemos encontrar es en el campo", ha insistido.

También Emili Sini ha contado su historia. En su caso tiene trabajo pero en su habitación convive con varias mujeres a las que ayuda y lamenta que su sueldo es escaso y "no es suficiente para ayudar a todos". Además la tarjeta roja es un handicap a la hora de alquilar un piso, no basta con este documento.

Con la pandemia la situación se ha agravado todavía más, ha comentado, "no hay dinero para comprar comida ni alquilar" y "las mujeres están sufriendo muchas cosas aquí, es muy duro". "No podemos respirar", ha concluido.

DÍA INTERNACIONAL DEL REFUGIADO

El próximo sábado 20 de junio, coincidiendo con el Día Internacional del Refugiado, la Asociación Aquarius Supervivientes 2018 ha convocado una movilización en la plaza de Patraix, en València, a las 20.00 horas de la tarde.

RENTA VALENCIANA DE INCLUSIÓN

En cuanto las declaraciones de la vicepresidenta valenciana, Mónica Oltra, que esta semana ha defendido que la regularización de la situación de los 629 migrantes que llegaron a España en junio de 2018 a bordo del 'Aquarius' "es un imperativo legal, político y moral", por lo que ha instado al Gobierno a agilizar el proceso administrativo, el presidente de la Asociación Aquarius Supervivientes 2018 ha agradecido su trato como una "madre de mundo que no puede dormir pensando en sus hijos".

No obstante, ha señalado que es muy difícil acceder a la renta valenciana de inclusión y que no saben "cómo pedirla", a lo que Alie Bah ha añadido que es necesario tener residencia de un año y estar un año empadronado aquí.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento