Zapatero pide medidas fiscales para activar la economía y más control en los mercados

El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero (izqda), estrecha la mano de su homólogo estadounidense, George W. Bush. (EFE)
El presidente español, José Luis Rodríguez Zapatero (izqda), estrecha la mano de su homólogo estadounidense, George W. Bush. (EFE)
EFE

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, propuso este sábado un alivio fiscal y un incremento de la inversión para reactivar la economía y reclamó una nueva regulación de los sistemas financieros, con mayor control y transparencia.

Zapatero intervino en la primera sesión plenaria de la cumbre del G-20 que aborda la reforma del sistema financiero internacional que se celebra en el National Building Museum de Washington, donde abogó también por una "nueva cultura corporativa" en las empresas para evitar "salarios astronómicos" y beneficios injustificados.

La primera intervención de Zapatero en la cumbre duró poco más de diez minutos y estuvo centrada en la crisis de la "economía real" y en la necesaria regulación de los mercados, pero el presidente del Gobierno español instó a los líderes del G-20 a no olvidar su compromiso "con otra crisis mayor, más grave e intolerable que es la de la desigualdad y la pobreza" en el mundo.

"Plena determinación"

"No podemos escatimar ninguna energía en la lucha por cumplir con los objetivos del milenio", manifestó. Zapatero, acompañado de su ministro de Economía, Pedro Solbes, estimó que la crisis de los mercados financieros se ha convertido en una "crisis intensa de la económica global" que está afectando a las necesidades reales de los ciudadanos. Zapatero, en la cumbre del G-20. (AGENCIAS)

Por ello, reclamó "plena determinación" para adoptar medidas dirigidas a reactivar la economía que acaben "cuanto antes" con la crisis y defendió políticas fiscales coordinadas, como las que se están gestando en la UE y las adoptadas por China. Propuso además que las sucesivas presidencias del G-20 asuman la función de velar por la coordinación internacional.

Zapatero hizo también hincapié en la necesidad de diseñar una nueva regulación del sistema financiero y de las instituciones de supervisión para garantizar más control y transparencia. En ese sentido, instó a los mandatarios a asumir el compromiso de cerrar esa nueva regulación en el plazo de un año para dar confianza a los mercados.

El jefe del Ejecutivo español incidió también en la responsabilidad de los Estados en la reactivación de la economía y en la supervisión del sistema financiero, pero alertó contra las tentaciones de un excesivo intervencionismo.

Cuatro líneas de acción

  • El grupo de la cumbre del G-20 ha acordado las siguientes medidas al término del encuentro en Washington:
  • Más peso para economías emergentes en el FMI y el Banco Mundial.
  • Habrá planes fiscales para reactivar las economías y aliviar las economías de las familias.
  • Se evitará el proteccionismo comercial.
  • Todos los mercados financieros estarán sometidos a un estricta regulación.

Bush alerta contra las medidas proteccionistas

Por su parte George W. Bush, alertó contra la adopción de medidas proteccionistas durante la cumbre del G-20 que busca soluciones a la crisis financiera global. En unas declaraciones al comenzar la reunión de las principales economías desarrolladas y en desarrollo, Bush se declaró "complacido" con los progresos alcanzados para atajar la crisis financiera y para trazar medidas que impidan que se repita.

El presidente también expresó su satisfacción porque los líderes que participan en la cumbre han "reafirmado los principios que respaldan la apertura de mercados y el libre comercio". "Uno de los peligros en una crisis como ésta es que la gente empiece a poner en marcha políticas proteccionistas", declaró.

Brasil: "España es bienvenida en la próxima cumbre del G-20"

Brasil, que ejerce la presidencia del G-20, respaldó la participación de España en la próxima cumbre prevista para antes de finales de abril, y mencionó la posibilidad de su integración formal en este Grupo. "España es bienvenida" al siguiente encuentro, dijo este sábado a la prensa el canciller brasileño, Celso Amorim, aunque aclaró que quien hará las invitaciones será el Reino Unido, que presidirá el G-20 el próximo año.

Amorim recordó que el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, apoyó la participación de España en la cumbre que tiene lugar hoy en Washington. Lula también mencionó que sería importante incluir a otro país en desarrollo, aunque "esa segunda parte no ha ocurrido", dijo Amorim. "Puede ser que desde ahora hasta la reunión en Reino Unido, el G-20 se convierta en un G-22", añadió el canciller en alusión a la posible entrada de España.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento