A la Reserva Federal estadounidense (Fed) le llueven las críticas después de que anunciara la contratación de Michael Alix, uno de los ejecutivos del banco Bear Stearns, que fue rescatado por EE UU por la crisis.

Es como poner al zorro a cargo del gallinero

Alix ha sido contratado como máximo asesor de regulación bancaria, lo que ha desatado la ira entre los inversores y entre los analistas, quienes consideran que el Gobierno está recompensando a un individuo fuertemente involucrado en fomentar la peor crisis crediticia en generaciones, con un salario pagado por los contribuyentes.

En Bear Stearns, el banco de inversiones que fue comprado por JP Morgan en marzo y que se ha convertido en un sello de la crisis de crédito mundial, Alix fue el encargado de las operaciones de riesgo del año 2006 al 2008 y jefe global de la administración de los créditos de riesgo de 1996 al 2006.

Conflictos de intereses

"Es como poner al zorro a cargo del gallinero", dijo Malcolm Polley, jefe de inversiones de Stewart Capital Advisors en Indiana, Pensilvania.

Los analistas subrayan que esto hace que los esfuerzos por resolver los problemas estén expuestos a conflictos de intereses. Este parece ser el caso en la nueva contratación de la Fed de Nueva York.