Desestimada la denuncia de Colate por "desequilibrios mentales" contra Paulina Rubio por la custodia de su hijo

Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera, Colate, en 2010.
Paulina Rubio y Nicolás Vallejo-Nágera, Colate, en 2010.
Alberto E. Tamargo / GTRES

Han declarado por videoconferencia, como era lógico debido a la distancia y al confinamiento por la crisis mundial del coronavirus, y el juez de Miami que lleva el caso finalmente le ha dado la razón a Paulina Rubio, así que el chasco para Nicolás Vallejo-Nágera ha sido bastante grande, puesto que el tiro le ha salido por la culata.

La batalla judicial por la custodia de su hijo recomenzó hace unas semanas, tal y como afirma la revista Semana, que ha tenido acceso a la demanda que presentó el empresario en el juzgado número 11 de la ciudad del estado de Florida.

"Dado el comportamiento inestable y errático exhibido por la madre de nuestro hijo menor, hoy me presento ante usted para solicitar la eliminación inmediata y urgente de sus derechos parentales en lo que respecta a las visitas del niño con ella. La madre está teniendo episodios severos de desequilibrios mentales que le hacen llamar a la policía para que se presente en mi casa", afirma en el escrito Colate.

De esos episodios habló recientemente con el citado medio asegurando que le daban "pena", sobre todo a raíz del vídeo viral fruto de un directo de Instagram en el que la cantante se agacha sobre la mesa y luego se toca la nariz y que hicieron que multitud de internautas dieran por hecho que se acababa de drogar, probablemente con cocaína.

Sin embargo, y aunque en aquella entrevista alegaba no querer desenterrar el hacha de guerra, ya se había puesto en contacto con sus abogados y, en el escrito presentado, no solo arremete contra la madre de su hijo, sino también contra el hermano de esta, arguyendo que ninguno ha mantenido un comportamiento adecuado con el menor.

Según el exconcursante de Supervivientes, programa al que criticó fuertemente en dicha entrevista, de criarse el pequeño con su madre estaría expuesto a un "ambiente tóxico y violento", y, tras hacer referencia al vídeo que sigue circulando por las redes sociales, solicitaba que se le realizara "una evaluación mental y física" a su expareja.

Ejerciendo su derecho de réplica y mediante una contrademanda, Paulina Rubio envió el pasado 5 de mayo un escrito en el que aseguraba que "es evidente" que Colate había presentado su demanda "para obtener publicidad y beneficio". 

"Paulina no ha visto al menor hace tres semanas debido a la mala fe de su exmarido. Paulina llamó a la policía el 30 de abril porque le tocaba a ella estar con el menor. Si alguien ha mostrado casos de desequilibrios ha sido el padre y no la madre. En ningún momento la madre ha estado bajo la influencia de drogas", afirman los abogados de la mexicana.

Junto a este escrito, la autora de éxitos como Ni una sola palabra o Baila Casanova presenta como prueba un vídeo del interior de la casa mientras se grababa el tan célebre clip en el que se demuestra que se agachó a recoger unos papeles que se había volado (aunque ella llegó a reírse de sí misma en un vídeo posterior).

"El Tribunal no encuentra motivos para suspender los derechos de la demandada. Tampoco considera que el niño tenga un daño eminente. Por lo tanto se deniega la petición del padre", ha sido la sentencia del juez Spencer Multack, que dictó en la mañana de este jueves día 7 y a la que ha tenido acceso la revista Semana.

De hecho, aclara el escrito del magistrado que el niño deberá pasar con su madre desde este mismo viernes y hasta el próximo día 18 y posteriormente volver al régimen usual. Durante el día a día, el progenitor que no esté con el menor se puede comunicar con su hijo a las 19.00 horas, sin que pueda intervenir o interceder la persona que esté con él.

Por si fuera poco, Gerardo Bazúa, el padre del segundo hijo de la cantante, también ha demandado a Paulina Rubio para obtener la custodia de su hijo, negándose a un acuerdo y aliándose con Colate.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento