El colectivo de gays y lesbianas de se ha mostrado "cuanto menos atónito" ante las críticas de la Reina Doña Sofía a que sus uniones legales reciban el nombre de matrimonio y ha pedido a la Casa Real que emita una rectificación.

Es la primera vez que la Reina Doña Sofía comenta temas de actualidad, lo ha hecho a Pilar Urbano en un libro con motivo de su 70 aniversario, pero no ha tardado en avivar la polémica.

Doña Sofía dice "comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual", no entiende que marchen en manifestación por el Orgullo Gay y dice que "si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país: pero que a eso no lo llamen matrimonio, porque no lo es."

La Reina admite que sus hijos se casen con divorciadas pero no nos deja casarnos a nosotros

Desde el colectivo Cogam, su presidente Miguel Ángel González ha pedido a la Casa Real "una rectificación inmediata de estas palabras. Con notable malestar, González critica que la Reina "se pronuncie por primera vez sobre una ley de derechos adquiridos por una minoría y, encima, lo haga en su contra".

González recuerda que con sus palabras, la Reina se ha metido con un millón de personas que participaron en la última marcha del Orgullo Gay. Aseguran que están "muy enfadados" porque se daña a un colectivo "que siempre ha luchado por esta democracia y que por el simple hecho de ser lesbiana, gay, transexual o bisexual ha dado hasta con sus huesos en la cárcel".

Además, el portavoz del colectivo gay se pregunta cómo es posible "que la Reina admita que sus hijos se casen con divorciadas o se divorcien y no entienda que nuestras madres quieran vernos casado".

Llamazares: "Debe guardarse sus opiniones" 

Por su parte, el portavoz de Izquierda Unida en el Congreso, Gaspar Llamazares, ha afirmado que la Reina se sitúa en un "espacio conservador" que perjudica a la Casa Real.

"Eso no es bueno para la Corona", dijo y añadió que el es republicano y no le extraña la posición conservadora de Doña Sofía. "Por el bien de la institución, debería guardarse sus opiniones, sobre todo opiniones que son polémicas".