La gestión de la crisis pasa factura al PSOE, apenas desgasta a Unidas Podemos y sube al PP

Intención de voto.
Intención de voto.
Henar de Pedro

La gestión que está haciendo el Gobierno de la crisis del coronavirus pasa factura, y especialmente al partido que lidera la coalición. El PSOE bajaría casi tres puntos si ahora se celebraran elecciones. Según el segundo barómetro de DYM para 20minutos, el PSOE tendría el 25,1% de los apoyos si ahora se celebrasen las elecciones. Son 2,9 puntos menos que en noviembre. Además, el dato es peor que en la encuesta del mes de abril, lo que reflejaría un mayor hastía de la ciudadanía hacia su gestión de la crisis.

En este escenario, el partido de Pedro Sánchez podría perder hasta doce escaños y quedarse en los 108 diputados frente a los 120 que tiene actualmente en el Congreso.

Intención de voto.
Intención de voto.

La tendencia del PP, en cambio, es la contraria. Los de Pablo Casado registrarían un 22,4% de los votos, 1,6 puntos más que en las elecciones generales y 7 décimas menos que en la encuesta anterior. De esta forma, los populares podrían alcanzar los 103 diputados (ahora tienen 89). Es la formación que más crece, y reduciría la diferencia con el PSOE a menos de tres puntos.

Vox seguiría siendo tercera fuerza, y apenas cambiaría su presencia en el Congreso. El partido que lidera Santiago Abascal podría ganar un diputado (hasta los 53). Según la encuesta, mejoraría solo 0,2 puntos su resultado electoral de noviembre, pero mejora nueve décimas respecto a marzo.

Algo similar pasaría con Unidas Podemos. El socio menor del Gobierno se desgastaría poco: tendría un 12,1% de los votos, frente al 12,8% del 10-N. Ese resultado se traduciría en una pérdida de tres diputados en el caso más pesimista (pasaría de 35 a 32). Sube tres décimas respecto a marzo.

Ciudadanos recuperaría cierto terreno. La formación naranja saldría reforzada de la crisis y lograría el 7,8% de los votos (el 10-N se quedó en un 6,8%). Esa subida implicaría hasta cuatro diputados más, pasando de 10 a 14. Mejora en seis décimas respecto a la encuesta de marzo. Con todo, la Cámara seguiría muy fraccionada, pues los partidos minoritarios mejorarían sus resultados: pasarían de un 13,2% a un 15%. En total sumarían hasta 44 escaños en las estimaciones más optimistas para ellos. Más País, por ejemplo, marcaría el mismo resultado de los últimos comicios.

En ese contexto, entra en juego la fidelidad del voto. El PSOE mantiene un 69% de los electores. Es , con Ciudadanos, el partido que menos retiene.

Mejores datos registran en este sentido los partidos de la derecha. El PP retiene el 77,3% del voto y Vox mantiene el 79,7%. Por su parte, Unidas Podemos cuenta con una fidelidad de un 76,2%. Hay también una parte del electorado que no votará en caso de que se repitan ahora las elecciones. Por partidos, Ciudadanos es el que representa peor dato en este sentido: un 7,4% de quienes eligieron la papeleta de la formación naranja en noviembre, ahora no iría a votar. El PSOE es la segunda formación con mayor desapego, pues un 4,6% de sus electores ahora no votaría. En el caso de Vox, el porcentaje se quedaría en el 4,5%. PSOE y Cs tienen, además, el mayor nivel de indecisos. Por otro lado, la mayor transferencia de voto se daría de Ciudadanos hacia el PP (15,4%) y de los populareshacia Vox (6,4%). No hay un gran trasvase entre PSOE y Podemos.

Arrimadas, la líder mejor valorada

En cuanto a la valoraciónd e líderes, ninguno aprueba, pero Pablo Casado (que sube respecto a marzo) ya empata con Pedro Sánchez (que baja). Ambos obtienen un 3,7 de puntuación sobre diez.

La mejor valorada sigue siendo la lídere de Ciudadanos, Inés Arrimadas. La presidenta de Cs mejora su valoración de marzo y pasa de un 3,7 a un 3,9. Pablo Iglesias y Santiago Abascal se quedan en un 3 y en un 2,7.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento