La promotora y constructora Pedralbes, con sede en Badalona y controlada por las familias Gómez-Llera y Ruiz Mirete, presentó el pasado viernes un concurso de creditores con unas deudas de 154,6 millones de euros, y en los próximos días anunciará un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que puede afectar a 240 personas de las 273 que forman la plantilla.

El grupo Pedralbes, que en las últimas semanas ha paralizado su actividad por falta de liquidez, ha presentado la suspensión de pagos de la matriz, Constructora Pedralbes, y de sus participadas Alfaida, Comfour, Copesa Gràcia y Copesa según ha informado el diario La Vanguardia.

Con la presentación del concurso de creditores el grupo constructor pretende asegurar su continuidad, tras declarar que tiene un superavit patrimonial de 2,75 millones de euros.

El grupo Pedralbes facturó 147 millones de euros en 2007 y opera en Madrid, Andalucía, Cantabria y las islas Canarias

La firma ha intentado desde el verano negociar un plan de viabilidad con la banca, a la que debe cerca de 90 millones de euros, para afrontar los impagos de sus clientes promotores por valor de 15 millones, una acción que no ha tenido respuesta por parte de las entidades financieras.

Entre la veintena de creditores que el grupo constructor tenía en agosto figuraban Caixa Catalunya (22 millones de euros), Caixa Galícia (8 millones), La Caixa (8 millones) y Caixa Penedès (4,7 millones).

El concurso prevé iniciar también una venta ordenada de activos.