Alemania y Holanda también fallan a la hora de comprar material sanitario contra el coronavirus

La prueba es capaz de evaluar hasta a 4.128 pacientes por día.
La prueba es capaz de evaluar hasta a 4.128 pacientes por día.
Freepik

Los problemas que ha tenido España con la compra de material sanitario desde China para luchar contra el coronavirus no son los únicos que un país europeo ha tenido con este asunto. Estados como Alemania o Países Bajos, entre otros, han sufrido la llegada de material defectuoso o la pérdida de los cargamentos en su viaje de Oriente a Occidente.

Por ejemplo, esta semana se denunciaba desde Alemania la pérdida de un cargamento de seis millones de mascarillas tipo FFP2 en un aeropuerto de Kenia. Aunque el Gobierno alemán no confirma nada, se cree que o bien el proveedor las revendió a última hora y a un mayor precio a otro comprador o la delincuencia organizada se hizo con ellas.

El pasado 21 de marzo, el Gobierno de Países Bajos recibió un pedido de mascarillas procedentes de China, informa Business Standard. Tras repartir las primeras unidades a personal sanitario, se comprobó que no cumplían con los estándares de calidad requeridos y se interrumpió su reparto. El gobierno neerlandés decidió devolver el pedido, que se cuantifica en unas 600.000 unidades.

No son los únicos casos. El 80% de los test rápidos que la República Checa ha comprado a China son defectuosos. Lo mismo le ha ocurrido a Turquía y a Ucrania. 

La dificultad de adaptar la producción a la demanda global de estos materiales, a lo que se suma el encarecimiento de su precio, pueden ser factores que estén provocando estos problemas entre los proveedores chinos y sus clientes.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento