¿Cómo es el Palacio de Hielo, la morgue madrileña para la crisis del coronavirus?

Palacio de Hielo
Palacio de Hielo
Henar de Pedro

El Palacio de Hielo es "un centro para practicar deporte, un lugar de ocio, cultural y comercial con vocación familiar" inaugurado en noviembre de 2003 en Madrid.

Desde el lunes, alberga en su pista de hielo de 1.800 metros cuadrados —“habitualmente utilizada como recinto de ocio y campeonatos”— la morgue principal del coronavirus madrileña, ante las listas de espera en los crematorios.

La pista de hielo está ubicada dentro de un Centro Comercial en el distrito de Hortaleza (calle Silvano, 77) cerca de Ifema, donde se ha desplegado el hospital de campaña más grande de España. 

Palacio de Hielo
Palacio de Hielo
Henar de Pedro

La Unidad Militar de Emergencias y la Comunidad de Madrid administran este depósito provisional que se organizará por sectores y en el que "la entrada y salida de féretros se realizará por un único acceso”, el que da a la calle Alcorisa.

Fuentes de la Comunidad explican que se solicitó autorización al Ayuntamiento de Madrid y que Sanidad regional dio el visto bueno a las instalaciones el viernes. A partir de ahora serán los servicios funerarios, coordinados por la UME de Defensa, los que lleven los cadáveres a la pista de hielo desde los hospitales.

El Palacio de Hielo de Madrid recibe desde este martes los primeros cuerpos de personas fallecidas por el coronavirus, tras ceder la empresa concesionaria sus instalaciones a la espera de que las funerarias puedan hacerse cargo de ellos.

El centro comercial en el que está integrada la pista de hielo cuenta con una treintena de locales de tiendas y restaurantes, clausurados desde la entrada en vigor del decreto de alarma. También permanecen cerrados la bolera, el minigolf, los cines y el gimnasio. Solo abren al público un supermercado y una farmacia, y porque sus accesos se realizan por una calle distinta a la morgue, por Silvano, 77.

El Palacio de Hielo se ha elegido por ser una pista de hielo artificial que puede llegar a unos -8 a -10 °C y servir de cámara frigorífica para conservar cuerpos.

272 muertos en 24 horas

Madrid afronta una avalancha inédita de muertes por coronavirus, al ser la Comunidad Autónoma con más contagios (12.352) y decesos (1.535). Solo el lunes fallecieron 272 personas. En sus certificados médicos de defunción se lee como causa de la muerte "parada cardiorrespiratoria" por neumonía bilateral, posible Covid19 o insuficiencia respiratoria por infección de coronavirus.

La ley que regula los servicios funerariso especifica que los cuerpos de los fallecidos no se deben inhumar o incinerar dentro de las primeras 24 horas del deceso, ni 48 horas después. Salvo en "circunstancias especiales", como es el caso de la pandemia del coronavirus.

El Ayuntamiento de Madrid ha anunciado que va a limitar de forma gradual la incineración de difuntos en sus dos crematorios -el del cementerio de la Almudena y el crematorio Sur- debido a la saturación de las instalaciones, que pese a estar activas las 24 horas no dan abasto, lo que ha provocado que la incineración se retrase entre dos y tres días.

Los crematorios municipales pueden incinerar también los cuerpos de las funerarias privadas, si las familias lo solicitan, pero la mayoría tienen sus propias instalaciones para realizar incineraciones. Allí también se acumulan los fallecidos por coronavirus, que tardan de 3 a 4 días en ser incinerados.

¿En qué consiste la incineración?

La incineración o cremación es un proceso de aproximadamente tres horas mediante el cual el cuerpo es reducido a cenizas por medio del calor. Las cenizas resultantes son colocadas en una urna y se entregan a los familiares.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento