Los floristas discrepan del gremio de libreros catalanes: "La Diada de Sant Jordi no es anulable"

  • La consellera de Cultura baraja un Dia del Llibre "de cara al verano" y "algo especial" para el 23 de abril.
Las Ramblas de Barcelona se llenan de personas para disfrutar del día de Sant Jordi (archivo)
Las Ramblas de Barcelona se llenan de personas para disfrutar del día de Sant Jordi (archivo)
David Zorrakino - Europa Press - Archivo

La tradición de Sant Jordi no es cuestionable para dos de los sectores que son el motor de esta celebración de la rosa y el libro: los floristas y los distribuidores editoriales. 

Ante el anuncio hecho el pasado martes por el Cambra del Llibre en el que adelantaba el aplazamiento de las firmas de libros y de las paradas en las calles tal y como las conocemos hasta ahora ese día, el Gremi de Floristes ha querido matizar este miércoles con otro escrito que la fiesta no se cancela y que se seguirán vendiendo rosas y plantas el próximo 23 de abril aunque sea de forma diferente a la que estamos acostumbrados. 

Obviamente, si el 23 de abril se mantiene el confinamiento de los ciudadanos no se celebrará, y en caso de posponerse a otra fecha los dos colectivos irán "a una".

El presidente del gremio, Joan Guillén, ha declarado a 20minutos.es que hay que separar el Día del Llibre (las presentaciones editoriales y firmas de autores) de la Diada de Sant Jordi, es decir, la tradición de regalar flores y libros. 

El hecho de que el Día del Llibre no se celebre este año, en esencia, lo que quiso dar a entender el pasado martes el Consell de Gremis, no significa que se cancele la Diada: "Sant Jordi no es anulable", confirma Guillén a este diario. Eso sí, el formato de la fiesta sobre todo en el centro de la ciudad de Barcelona no será "tan multitudinario", vaticina con todas las cautelas a cinco semanas de la celebración. En el comunicado, el gremio afirma que "ni nadie ni ninguna entidad puede posponer la Diada entendida como la manifestación de la rosa y el libro".

Guillén indica que su gremio está en conversaciones diarias con la Generalitat, el Ajuntament de Barcelona y las autoridades sanitarias y asegura (sobre todo quiere lanzar este mensaje de responsabilidad a la ciudadanía, no solo a sus agremiados) que se hará "lo que sea correcto". "Lo que seguro que no haremos es una fiesta con un millón de personas en la calle", reconoce, "será una festividad más interior". 

Preocupación por la caducidad de las flores y por el desabastecimiento

El responsable gremial sí que muestra su preocupación por el estado de las flores y plantas de cara al 23 de abril. Por eso, dirigirán una carta al Ministerio de Comercio para dar a conocer la situación en la que se encuentra el sector de la flor y la planta y para plantearle medidas de alivio empresarial, entre posibles indemnizaciones o moratorias. 

Sant Jordi supone "entre el 5% y el 15% del total de ventas anuales" para el Gremi de Floristes

Posible aumento de la venta 'online' de rosas

Sant Jordi supone para el sector de la planta "entre el 5% y el 15% del total de ventas anuales", asegura Guillén. Toda esta mala coyuntura producida por el decreto de confinamiento podría provocar un escenario de cierre de comercios de floristería e incluso posibles problemas de abastecimiento el mismo día de Sant Jordi, indica. 

Tampoco se descarta un aumento de la venta online esa jornada, una modalidad que cada vez tiene más importancia para las floristerías y que está experimentando aumentos de venta del orden de un 10% anual, dice Guillén. Lo que le resulta evidente al gremio es que el próximo 23 de abril "no se venderán los seis millones de rosas" de cada año. Las paradas de rosas, en caso de poder desplegarse a pie de calle, también incorporarán todas las medidas sanitarias de venta al público que indiquen las autoridades pertinentes. 

Desde el Mercat de la Flor i la Planta Ornamental de Vilassar de Mar, uno de los principales centros de distribución junto a Mercabarna, algunos comerciantes al por mayor vaticinan una caída de hasta el 50% de los ingresos de todo el año entre las afectaciones por el Día del Padre, la Semana Santa y Sant Jordi. 

"Vender una rosa es mucho más fácil que tener a escritores físicamente en las paradas de libros" (Maria Carme Ferrer, presidenta del Gremi de Llibreters)

Sin embargo, el Gremi de Llibreters se muestra menos optimista de cara a la Diada. Su presidenta, Maria Carme Ferrer, ha declarado este miércoles que "vender una rosa es mucho más fácil que tener a escritores físicamente en las paradas de libros", por las largas colas que se registran, por lo que descarta que el 23 de abril puedan salir a las calles. 

"Ahora mismo está clarísimo que las paradas no podrán salir a la calle", ha insistido Ferrer. Y que, por ello, hablarán con el Gremi de Floristes y con la Cambra del Llibre para "consensuar" una nueva fecha de celebración. En un escenario de apertura de librerías el día de Sant Jordi, los libreros catalanes dan por hecho que habrán "restricciones de aforo". 

"Sant Jordi se celebrará, lo que aún no sabemos es cómo" (David Beneito, distribuidor de libros)

Esta es la opinión gremial del sector del libro en Cataluña pero, individualmente, hay diferentes voces dentro del colectivo. Este diario ha hablado con David Beneito, responsable de la distribuidora de libros Benvil, que suele gestionar paradas de libros en la calle por Sant Jordi. Beneito ve claro que lo que quiso explicar la Cambra del Llibre el pasado martes era que "se pospone la celebración masiva en la calle" de este Sant Jordi, lo que no quiere decir que "se pueda sacar esta Diada del calendario". 

"Sant Jordi se celebrará, lo que aún no sabemos es cómo", explica. En su caso particular, tiene previsto realizar encargos de refuerzo para los establecimientos de venta de libros que puedan tener una parada delante de la tienda y otros encargos de refuerzo para dentro de los comercios. Reconoce que "con vender un 50% de un Sant Jordi habitual ya firmo".

La Generalitat confirma un Dia del Llibre a finales de junio o inicios de julio

La consellera de Cultura, Mariàngels Vilallonga, ya baraja este miércoles un Dia del Llibre a finales de junio o principios de julio "tan espectacular" como el 23 de abril. "Será la muestra de que nos hemos recuperado de lo que nos está sucediendo ahora y de que podemos seguir avanzando como país", ha declarado. 

"Sant Jordi se celebrará, aunque se posponga, y será espectacular" 
(Ada Colau, alcaldesa de Barcelona)

No ha descartado que se celebre algo especial el mismo 23 de abril si entonces han acabado las restricciones y el confinamiento por el coronavirus, pero ha reafirmado que la jornada se trasladará al verano. Y que su departamento ya está trabajando en ayudas económicas de apoyo a estos eventos. 

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, también ha declarado este miércoles que Sant Jordi "se celebrará, aunque se posponga, y será espectacular".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento