Trump homenajea a Guaidó, tiende la mano a Irán e insiste en el muro, en su discurso sobre el Estado de la Unión

El presidente de Estados Unidos, durante su discurso sobre el estado de la Unión, en el Capitolio, en Washington.
El presidente de Estados Unidos, durante su discurso sobre el Estado de la Unión.
EFE
El presidente de Estados Unidos, durante su discurso sobre el Estado de la Unión.
EFE

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, presumió este martes durante su discurso sobre el Estado de la Unión (el tercero de su mandato) de los logros económicos conseguidos bajo su Administración, al tiempo que atacó a todas aquellas personas que cruzan la frontera con México de manera ilegal, prometiendo además una legislación con la que poner fin a la atención sanitaria que, según dijo, se le brinda de manera "gratuita" a los "extranjeros ilegales".

"Si vienes ilegalmente, ahora serás expulsado de nuestro país", dijo Trump entre la algarabía y los vítores de los republicanos, para a continuación justificar sus ataques enumerando casos puntuales en los que algunos migrantes indocumentados cometieron crímenes "a sangre fría".

El presidente aseguró asimismo que para principios del próximo año el muro fronterizo con México tendrá más de 800 kilómetros construidos. "Ya hemos completado más de 100 millas (165 kilómetros) y habrá más de 500 millas (805 kilómetros) a principios del próximo año", sentenció el mandatario sobre su proyecto bandera para combatir la entrada de inmigrantes indocumentados por la frontera sur de su país. 

Trump también presumió de la reducción del flujo de inmigrantes desde México, que aseguró que ha disminuido un 75% desde mayo pasado, como resultado de "los esfuerzos sin precedentes" de su Administración. "A medida que el muro sube, las incautaciones de drogas aumentan y los pasos fronterizos disminuyen", destacó. 

El diario The Washington Post reveló el pasado 13 de enero que Trump planea desviar otros 7.200 millones de dólares del presupuesto del Pentágono para la construcción del muro con México.

Ambiente tenso

El discurso del presidente estuvo marcado por la hostilidad entre republicanos y demócratas durante casi toda su intervención, que empezó con el magnate dando la espalda a la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, cuando ella le ha ofrecido la mano.

En respuesta, Pelosi, quien lidera la Cámara de Representantes, el órgano que ha sacado adelante el juicio político (impeachment) contra el presidente -al cual no se refirió el mandatario durante su comparecencia-, rompió el discurso de Trump una vez que este hubo finalizado.

La presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU, la demócrata Nancy Pelosi, rompe una copia del discurso del Estado de la Unión de Donald Trump, nada más acabar de pronunciarlo el presidente ante el Congreso.
La presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU, la demócrata Nancy Pelosi, rompe una copia del discurso del Estado de la Unión de Donald Trump, nada más acabar de pronunciarlo el presidente ante el Congreso.
MICHAEL REYNOLDS / EFE

"Aplastar la tiranía chavista"

En el apartado internacional, Trump brindó todo un homenaje al líder opositor venezolano Juan Guaidó, presente en el Capitolio y al que reconoce como mandatario interino de Venezuela, y prometió "aplastar la tiranía" chavista. "Con nosotros en la galería está el presidente legítimo de Venezuela, Juan Guaidó", afirmó.

"Señor presidente, por favor, llévese consigo este mensaje a su tierra: Todos los estadounidenses están unidos con el pueblo venezolano en su lucha justa por la libertad", añadió Trump.

Guaidó, que se encontraba en el palco de invitados de la Casa Blanca encabezado por la primera dama, Melania Trump, se puso de pie al escuchar la mención de Trump y saludó al presidente y a los 535 miembros de ambas cámaras del Congreso.

El homenaje de Trump a Guaidó fue recibido con una multitudinaria ovación en el pleno de la Cámara de Representantes, que acogía tanto a senadores como a congresistas, y con los aplausos, de pie y sonriendo, de la presidenta de ese hemiciclo, la demócrata Nancy Pelosi.

El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y líder opositor, Juan Guaidó, recibe una ovación en el Capitolio de EE UU, en Washington DC, durante el discurso sobre el Estado de la Nación del presidente estadounidense, Donald Trump.
El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela y líder opositor, Juan Guaidó, recibe una ovación en el Capitolio de EE UU, en Washington DC, durante el discurso sobre el Estado de la Unión del presidente estadounidense, Donald Trump.
SHAWN THEW / EFE

"Estados Unidos está liderando una coalición diplomática de 59 países contra el dictador socialista de Venezuela, Nicolás Maduro", subrayó Trump. "Maduro es un dirigente ilegítimo, un tirano que trata con brutalidad a su pueblo. Pero su mandato de tiranía quedará aplastado y roto", garantizó.

Trump definió a Guaidó como "un hombre que lleva con él las esperanzas, los sueños y las aspiraciones de todos los venezolanos". "El socialismo destruye a las naciones. Pero recuerden: siempre, la libertad une las almas", señaló.

"Terminar con las guerras en Oriente Medio"

Trump tendió además la mano a Irán, asegurando que la relación entre los dos países tan solo depende de Teherán. "Por nuestras poderosas sanciones, a la economía iraní le está yendo muy mal. Podemos ayudarles a que les vaya muy bien en un periodo corto de tiempo, pero quizás son demasiado orgullosos o demasiado tontos para pedir ayuda. Aquí estamos. Veamos que camino eligen. Solo depende de ellos", dijo el mandatario estadounidense.

Para que eso suceda, Trump dijo que Irán "debe abandonar su búsqueda de armas nucleares, dejar de expandir el terror, la muerte y la destrucción, y comenzar a trabajar por el bien de su propio pueblo".

Trump no perdió la ocasión para presumir de haber bombardeado y dado muerte al general iraní Qasem Soleimani, a quien definió como "el mayor terrorista del mundo", "un carnicero despiadado" y "un monstruo que asesinó o hirió a miles de soldados estadounidenses en Irak".

Además de Soleimani, el mandatario estadounidense también sacó pecho por la muerte de Abu Bakr al Bagdadi, el líder del grupo terrorista Estado Islámico. "Hoy, el califato territorial del Estado Islámico ha sido 100 % destruido, y su fundador y líder, el sanguinario asesino Al Bagdadi, ¡Está muerto!", afirmó.

El presidente, no obstante, dijo que su Gobierno "está trabajando para terminar con las guerras en Oriente Medio", entre las que incluyó la de Afganistán. "No busco matar a cientos de miles de afganos, muchos de ellos inocentes. Tampoco es nuestra función servir a otras naciones como agencia de seguridad, Estamos trabajando para poner fin de una vez por todas a la guerra más larga de EE UU y devolver a casa a nuestras tropas", apuntó.

Legisladoras demócratas vestidas de blanco para conmemorar el centenario de la ratificación de la decimonovena enmienda de la Constitución de EE UU, que concedió a las mujeres el derecho a voto, durante el discurso sobre el Estado de la Nación del presidente, Donald Trump, en el Capitolo.
Legisladoras demócratas vestidas de blanco para conmemorar el centenario de la ratificación de la decimonovena enmienda de la Constitución de EE UU, que concedió a las mujeres el derecho a voto, durante el discurso sobre el Estado de la Unión del presidente, Donald Trump, en el Capitolo.
JUSTIN LANE / EFE

La economía, "mejor que nunca"

Trump aprovechó su discurso para sacar pecho de sus políticas económicas, como demuestra, dijo, que con él al frente de la Casa Blanca la "economía está mejor que nunca".

"Desde las elecciones, hemos creado 2,4 millones de nuevos empleos. Las solicitudes de desempleo han alcanzado su nivel mínimo en 45 años. El desempleo de los afroestadounidenses se encuentra en la tasa más baja jamás registrada y el desempleo de los hispanoamericanos también ha alcanzado los niveles más bajos de la historia", recalcó.

Trump también recordó que, tal y como prometió hace 11 meses, el Gobierno ha llevado a cabo "la mayor reforma de impuestos y el mayor recorte tributario en la historia de Estados Unidos", los cuales, ha dicho, "brindan un tremendo alivio a la clase media y las pequeñas empresas".

"Las empresas no se marchan, ahora todos tienen una segunda oportunidad", destacó el presidente estadounidense, quien durante los últimos tres años, aseguró, "ha destrozado la mentalidad derrotista" en Estados Unidos.

Sanidad y "socialismo"

Trump afirmó que "el socialismo no acabará con el sistema de salud de Estados Unidos" y añadió, entre risas de la bancada demócrata, que él se está enfrentando a las grandes compañías farmacéuticas.

"Una de mis mayores prioridades es reducir el precio de los medicamentos por receta. En muchos otros países estos cuestan mucho menos de lo que pagamos en Estados Unidos. Es por eso que le he ordenado a mi Administración que haga de esto una de nuestras principales prioridades. Los precios bajarán", prometió.

El presidente también dijo que quiere dar a los enfermos terminales la "oportunidad" de curarse en el país, por lo que promoverá el acceso a tratamientos experimentales para que no tengan que "ir de país en país buscando una cura".

Además, Trump pidió al Congreso que apruebe una ley para restringir los abortos tardíos, alegando "que cada vida humana es un regalo sagrado de Dios".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento