El Guardia Civil que investigó el 1-O: "El liderazgo de Trapero era fundamental para el buen fin del referéndum ilegal"

Baena, en el juicio, en una imagen de señal institucional.
Baena, en el juicio, en una imagen de señal institucional.
ACN

El teniente coronel de la Guardia Civil Daniel Baena, instructor policial del 1-O, ha asegurado que el liderazgo del mayor Josep Lluis Trapero al frente de los Mossos d'Esquadra "era fundamental para el buen fin" del referéndum ilegal, en consonancia con lo establecido en la hoja de ruta a la independencia plasmada en el documento Enfocats.

En su declaración como testigo, el tercero que comparece en el juicio a la excúpula de los Mossos con Trapero como principal acusado, Baena ha explicado el resultado del análisis que realizó sobre Enfocats en relación a la agenda Moleskine que, en ambos casos fueron intervenidos el 20 de septiembre a Josep María Jové, segundo del exvicepresidente catalán Oriol Junqueras.

Según ha relatado, la agenda desarrollaba la forma de llevar al terreno la estrategia de Enfocats, que consideraba a los Mossos como una estructura de estado ya creada y necesaria para el proceso a un país independiente.

Una estructura, ha dicho, que había que adaptar, redimensionar y orientar hacia la independencia y para ello había que dotar al mando de los Mossos "de una consistencia" que cohesionara el cuerpo "de la mejor manera".

"Necesitaban un mando fuerte", ha insistido Baena, que en ese contexto y según su punto de vista, es en el que "se consolida" el ascenso a mayor de Trapero, y de esta manera se conseguía "adaptar la institución" como planteaba Enfocats.

Para el teniente coronel el liderazgo de Trapero era "fundamental para el buen fin del 1-O" y ha recordado que en un correo, un diputado de ERC reconocía ese liderazgo y decía que esperaba que se consolidara para proteger las urnas y defender la libertad de voto en el referéndum.

Se trataba, ha proseguido, de dotar de fuerza a la cúpula de lo Mossos "para hacerla girar" hacia los intereses del Govern.

En este sentido ha destacado que tras 10 años sin que se cubriese el cargo de mayor de los Mossos, Trapero es nombrado "sorpresivamente cuando el gobierno estaba volcado en la organización del referéndum".

"Es ahí cuando se produce el ascenso, lo que sorprende también a algunos sindicatos de Mossos", ha subrayado.

Con ese nombramiento, según su versión, toda la actuación judicial quedaba bajo el control de la Generalitat, "que era la que lideraba el proceso", y ha denunciado que a partir de ese momento "la información a la que se tiene acceso como policía judicial llega a manos" de sus responsables políticos en los Mossos y en la Cosellería de Interior, "personas que no son policía judicial"

Ha recordado además que por parte de los Mossos no se inició ninguna investigación propia relativa al "procés" por los Mossos, que se centraron en tratar de aparentar que se cumplía de forma general los mandatos de jueces y fiscales, pero luego ellos hacían lo que querían.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento