Muere en un avión el niño al que el doctor Cavadas extirpó un tumor más grande que su cabeza

Fotografía de una de las dos operaciones.
Fotografía de una de las dos operaciones.
EFE
El cirujano Pedro Cavadas ha extirpado a un niño congoleño de 10 años un tumor craneofacial no maligno que formaba una masa más grande que su cabeza y que, de no ser intervenido, le habría causado "una muerte en muy malas condiciones y relativamente pronto".

Emmanuel, el niño congoleño de 10 años al que el cirujano Pedro Cavadas le extirpó un tumor más grande que su cabeza, ha fallecido en pleno vuelo cuando viajaba de Madrid a Casablanca (Marruecos).

Según han informado fuentes del entorno de Cavadas, al parecer el menor sesintió indispuesto durante el vuelo este viernes y el avión tuvo que hacer un aterrizaje de urgencia en Málaga.

Las mismas fuentes aseguran estar "consternados" y "desolados" por los hechos, ya que el menor pasó una última revisión el pasado jueves y se encontraba en perfecto estado para regresar a su país.

El equipo de Pedro Cavadas espera el resultado de la autopsia que esclarezca las causas de la muerte del niño y ofrecerá una nota oficial este lunes. 

La operación de su tumor fue una de las "más grandes" realizadas por el doctor Cavadas, tal y como indicó el cirujano tras la intervención, el pasado lunes 27 de enero. Asimismo, Cavadas destacó que el niño había llegado a Valencia "malnutrido, muy débil y con un problema de coagulación no diagnosticado de origen que le hacía sangrar en cada cura".

Una operación compleja

Emmanuel padecía un fibroma osificante gigante de base de cráneo que no paraba de crecer y le impedía ver y hablar. Su caso llegó a la Fundación Cavadas a través de una entidad que tiene una clínica en el Congo y que no podía abordar una intervención tan compleja.

El pequeño viajó a España para la operación junto a su padre, Jules Mbulá, quien explicó que el niño llevaba cinco años con el tumor y había pasado por muchos hospitales sin encontrar una solución.

Tras estudiar durante cerca de dos semanas este "caso raro e infrecuente", ya que "no hay muchos tumores que lleguen a este tamaño", se planeó la cirugía y fue intervenido en dos ocasiones con una diferencia entre ambas de ocho días, la última hace poco más de una semana.

Durante la primera intervención, que duró cerca de diez horas, se le quitó todo el maxilar, la zona entre las órbitas oculares, el paladar y una parte del interior de la boca, que fue reconstruido tras extirpar el tumor.

La segunda cirugía, de similar duración, se centró en la parte intracraneal, para quitar la base anterior y media del cráneo y reconstruirlo con sus propias costillas.

TAC con distintas imágenes del tumor.
TAC con distintas imágenes del tumor.
EFE
Mostrar comentarios

Códigos Descuento