Barcelona ha perdido 28 cines en dos décadas, más de los que siguen en pie

  • Los que han desaparecido reabren con nuevos usos culturales, sociales o turísticos. 
  • En Barcelona resisten una veintena de salas. El gremio no habla de "crisis" sino de una "evolución" de modelo. 
  • De las que sobreviven, la mitad están cerradas temporalmente por la pandemia.
La fachada protegida de los cines Petit Pelayo, que albergarán un supermercado.
La fachada protegida de los cines Petit Pelayo, que albergarán un supermercado.
MIQUEL TAVERNA

La crisis del coronavirus que llegó hace un año a nuestras vidas no ha hecho más que ahondar en la herida abierta en el negocio de los cines desde hace más de dos décadas, primero con la fuga paulatina de espectadores que se han ido habituando a otros modelos de exhibición de películas, desde el añejo videoclub al DVD y, ahora, a las plataformas en 'streaming'. El proceso de trasvase de público hacia el consumo en casa se ha acelerado en el último año, favorecido por los diferentes confinamientos de la población por la Covid que han impedido acudir a los cines, y por la falta de estrenos.

A pesar del cierre de salas, en Barcelona se contabilizaron 5,8 millones de espectadores en las salas en el año 2018 y fueron el tercer espacio cultural con más visitantes de la ciudad. Eran tiempos previos a la pandemia. 

En 2019, un gran año para los exhibidores, se registraron 18,78 millones de espectadores en Cataluña y se facturaron 119,42 millones de euros. Cada catalán fue al cine 2,52 veces de media ese año. 

Para el Gremi de Cinemes de Catalunya no existía una "crisis" del modelo sino una "evolución" de una opción de ocio que sigue entre las preferidas por los catalanes. No obstante, la Covid ha golpeado fuerte al sector, que en enero de este 2021 perdía un millón de espectadores en Cataluña. Se quedaban en 350.000 del 1.350.000 de enero de 2020, aún sin pandemia.

De sala a parking, hotel, supermercado o tienda 

Sin contar la decena de cines que están cerrados temporalmente en Barcelona por la crisis Covid (como los Aribau o los Gran Sarrià) entre la veintena que siguen en pie, hasta 28 han dejado de existir en la capital catalana desde el año 2000. Son casi 50 los desaparecidos (46) si nos remontamos a los años noventa del siglo pasado. 

Algunos murieron y se reconvirtieron a otros usos en silencio. Otros hicieron más ruido. Fue el caso de la reconversión del histórico Cine Niza de Sagrada Família en un supermercado, que sublevó a los vecinos en 2018. La fachada de estilo neoclásico del edificio, en el número 12 de la plaza de la Sagrada Família, la reivindicó el vecindario para conseguir su conservación, pero acabó siendo desmantelada para albergar un súper, aparcamientos y pisos. La última película que se proyectó en la sala, inaugurada en 1945, fue Million Dollar Baby. Corría el año 2005. 

Otro supermercado opera desde noviembre de 2019 en el terreno del antiguo cine Urgell, el que fuera el más grande de Barcelona, clausurado en 2013.

La retirada del tejado de uralita con amianto despertó la indignación vecinal por las medidas de seguridad adoptadas, que no les convencieron. 

El número 74 de la calle Tallers, que albergó la sala Petit Pelayo, reabrirá como un supermercado de 1.200 metros cuadrados de superficie y tres plantas.

Al estar ubicado en un edificio protegido y con una fachada emblemática, la empresa mantiene la portada actual cumpliendo con la normativa patrimonial existente. 

Inaugurado en 1962, el Petit Pelayo funcionó hasta 1985, cuando fue absorbido por el cine Pelayo, que luego pasaría a ser Lauren Universitat hasta 2015.

En los últimos 20 años han cerrado en Barcelona 28 salas de cine

Otros han corrido diversas suertes. Una de ellas, albergar un hotel junto al Passeig de Gràcia. Es el caso de los cines Novedades, en activo desde 1910 y hasta 2006, que han dado paso a un nuevo hotel Me de siete plantas y 164 habitaciones que se ha construido derribando los edificios de los números 1 a 13 de la calle Casp. 

Los históricos cines Alexandra que, tras 64 años de activididad, cerraron en 2013 por falta de público, albergan desde 2015 una tienda de la firma de moda Mango. 

Espacio vecinal o centro de danza 

De los pocos cines que ha mantenido su espíritu cultural en su nuevo uso ha sido el Renoir Les Corts, que alberga la sede del centro de creación de danza y artes escénicas La Caldera desde 2015 (el cine cerró en 2012).

Las antiguas salas son ahora espacios de danza pero los nuevos moradores han querido mantener los antiguos proyectores y una de las pantallas como testimonio de un pasado de celuloide. Otro vestigio de lo que antes fue se conserva en el supermercado del antiguo cine Urgell, que exhibe algunas butacas de la desaparecida sala. 

Cataluña (con 652), Andalucía (con 597) 
y Madrid (con 492) aglutinan el mayor número de salas de cine de España 

En el barrio del Besòs de Sant Martí se dará un caso de reconversión en un espacio para vecinos de una antigua sala de barrio, proyectado para 2024. El CAP Besòs doblará su espacio con la cesión del Ayuntamiento al CatSalut de una parte del nuevo edificio, derruyendo primero el antiguo cine Pere IV, situado al lado del actual ambulatorio. El cine abrió en 1964 y cerró en 2000. Es de propiedad municipal desde 2010. Este nuevo uso ambulatorio se pactó en diciembre de 2020 entre las dos administraciones.

Cines de barrio del futuro

El Pere IV fue uno de los 132 locales cinematográficos conocidos como cines de barrio que proliferaron en la ciudad durante las décadas de los años 60 y 70. Los Maldà o los Zumzeig, el primer cine cooperativo de Catalunya, siguen representando en la actualidad el espíritu de lo que supuso todo un fenómeno sociológico décadas atrás, cuando la tecnología aún no había irrumpido con fuerza en los hogares: ver cine sin salir del vecindario.

Los cines Rex siguen cerrados y tapiados en la Gran Via de Barcelona.
Los cines Rex siguen cerrados y tapiados en la Gran Via de Barcelona.
HUGO FERNÁNDEZ

Los promotores de este último cine tienen la "voluntad de mostrar que hay otras maneras posibles de gestionar la exhibición cinematográfica, creando un mayor grado de interacción con su público, parte activa del proyecto". 

El director de cine barcelonés Ventura Pons rescató de la quiebra a los Texas en la calle Bailén. Pero en 2020 el proyecto murió empujado por el coronavirus. 

La Phenómena es una de esas salas con un punto más familiar. Nació tras la remodelación –a partir de 2014– de los cines Nápoles. En su primer año en funcionamiento consiguieron congregar a más de 90.000 asistentes y proyectan de media unas 50 películas al mes. Con sesiones dobles de cintas de los 70 a 90.

Aunque en la Via Laietana y en la Gran Via siguen abandonadas dos de las salas con más solera de la ciudad. Por un lado, el Palau del Cinema, que tras su cierre en 2001 estuvo okupado y que protagonizó una sonada desokupación con altercados con la policía en 2011.

El Grup Balañá sigue siendo el propietario del espacio aunque sigue sin confirmar si se le dará en breve un nuevo uso, preguntados por este diario. Idéntica suerte sigue corriendo el Cine Rex del número 463 de la Gran Via, en la Esquerra del Eixample. Cerró de forma definitiva en julio de 2010 tras mantenerse en funcionamiento desde el año 1940. El Club Doré (Aribau Club) desapareció en 2018 y sigue tapiado.

Otros cines que ya son historia son el Alcázar, el Club Coliseum, el ABC, el Astoria, el Diagonal, el Publi, el Fantasio, el Savoy, el París, el Casablanca, el Lauren Horta, el Waldorf, el Lauren Sant Andreu, el Meliès, el Maremagnum, el Montecarlo o los Imax, cuyo edificio en el Port Vell será derribado. Por suerte, siguen en pie 22 cines y 56 salas: con nombres históricos como los Verdi, Bosque, Boliche o Comedia. 

652 salas sobreviven en Cataluña

En las últimas dos décadas, uno de cada cuatro cines ha cerrado sus puertas en España, pasando de los 952 locales de 1999 a 723 de 2019. 

Lo indica el último censo de salas de cine de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC). Por comunidades autónomas, Cataluña (con 652), Andalucía (con 597) y Madrid (con 492) aglutinan el mayor número de salas de cine de España. Por provincias, la primera es Madrid con 492 salas y la segunda Barcelona con 443.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento