Más duraderas y fiables: estas son las mejores marcas para renovar los electrodomésticos

  • Una encuesta de la OCU a más de 90.000 personas arroja que Miele es la marca más duradera y una de las más fiables. 
Electrodomésticos, lavadoras
Miele es la marca más duradera para cualquier electrodoméstico.
EUROPA PRESS - Archivo

Lavavajillas, frigoríficos, lavadoras... La avería de cualquiera de estos electrodomésticos supone un auténtico quebradero de cabeza para un hogar. ¿Qué es preferible: arreglarlo o comprar otro? Para ayudar a responder esta pregunta, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha publicado este miércoles los resultados de una encuesta sobre las marcas más duraderas y más fiables para hacerse con uno de estos aparatos.

La mejor: Miele. "Atendiendo a los resultados, prácticamente en todas las categorías se encuentra por encima. Es la que más dura y está en el top de las más fiables", explica a 20minutos el portavoz de OCU, Enrique García, que desgrana el resultado de una encuesta realizada por la organización que ha valorado la experiencia de 90.000 consumidores de Bélgica, Francia, Italia, Portugal y España (15.216).

Miele, la más duradera y de las más fiables

En cuanto a la duración del electrodoméstico, Miele es sin ningún género de duda la marca que sobresale en todas las categorías. En lavadoras, secadoras y lavavajillas lo hace con mucha diferencia sobre el resto e incluso llega a doblar la vida de los productos de otras marcas, como Daewoo, Samsung o Hotpoint. 

A la zaga de la compañía alemana, se sitúan otras como Siemens y AEG en lavadoras y secadoras, y Zanussi, Siemens y Neff en lavavajillas. En frigoríficos, además de Miele, destacan por su duración Edesa, Ignis, Zanussi, Bosch y Electrolux. En el extremo opuesto se encuentran Hotpoint, Daewoo y Samsung, como los fabricantes cuyos electrodomésticos antes hay que sustituir.

Para calcular la fiabilidad, la encuesta ha tenido en cuenta el nivel de satisfacción de los consumidores, el número de averías y la importancia de estas, entre otros factores. El resultado: en general, las marcas más duraderas son también las más fiables. De nuevo, Miele se sitúa en el top de lavadoras, secadoras y lavavajillas, y la acompañan fabricantes como Siemens, Beko y Neff. Esta última también está a la cabeza, junto con Sharp, entre los frigoríficos.

Entre las marcas que ofrecen menos fiabilidad se encuentran Hisense y Becken (Worten) en frigoríficos; Newpol, Candy y Saivod en lavadoras; Ikea, Zanussi, Whirpool y Edesa en lavavajillas; y Balay, Candy, Becken y Hotpoint en secadoras.

¿Compensa gastar más?

"El objetivo de este instrumento es poner a disposición de los consumidores una información adicional de los análisis habituales de la OCU sobre la calidad y el precio de los electrodomésticos. La elección calidad-precio es más complicada, depende de las circunstancias, de modelos concretos...", apunta García, sobre las dificultades que entraña la pregunta de si compensa gastar más.

Se trata, matiza el portavoz de la OCU, de una decisión personal para la que ellos ponen a disposición del consumidor la información para "que cada uno valore". Advierte, eso sí, de que "no hay una correlación tan clara entre la fiabilidad y las marcas más o menos conocidas", que representan una mayor cuota de mercado.

Estrechamente ligado a la fiabilidad, la encuesta arroja que la renovación de los electrodomésticos en muchas ocasiones se debe al elevado coste de la reparación tras una avería. En el caso de las lavadoras, este es el motivo del cambio un 38% de las veces, mientras que en los lavavajillas este porcentaje baja al 33%. En las secadoras y los frigoríficos la principal causa fue que el aparato no funcionaba bien.

Luchar contra la obsolescencia prematura

El elevado coste de la reparación y la ausencia de piezas constituyen una de las causas principales de la obsolescencia prematura. Por eso, la OCU lanzó hace unos años la campaña #largavidaaloquecompro, en la que pide la colaboración de los ciudadanos para exigir una legislación específica en este sentido que ayude a acabar con estos problemas de duración.

Entre las medidas que debería contemplar esta legislación, según García, se encuentra la mejora del diseño, de modo que no haya piezas de calidad deficiente que se deterioren prematuramente, que resulten demasiado frágiles o cuyo ensamblado impida la apertura para la reparación. Asimismo, en la OCU consideran que el coste de los arreglos debería ser notablemente inferior al de comprar un producto nuevo.

Además, estiman que la garantía del producto (incluido el software y su actualización) debería ser superior a los dos años obligatorios en la actualidad y que los fabricantes tendrían que informar obligatoriamente de la vida media prevista del producto y las posibilidades de reparación.

"Esto contribuiría a hacer productos que fueran más durables, que es algo necesario en una estrategia de economía circular, en la que aprovechar con más eficiencia los recursos. El hecho de que haya electrodomésticos con una vida útil muy corta obliga a comprar nuevos y genera residuos", afirma García.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento