Sevilla capital solo tiene un pipican para cada 4.700 perros

Un perro junto al túnel de agility en el área de esparcimiento del paseo Rey Juan Carlo I
Perro junto al túnel del área de esparcimiento del paseo Rey Juan Carlos I
Beatriz M.A.

Querer que tu perro disfrute jugando y corriendo sin correa no es tarea fácil en Sevilla capital, donde hay menos de treinta zonas habilitadas para estos animales, mientras que la cifra de perros registrados supera los 132.000. Esta situación ha generado las quejas de numerosos propietarios, que aseguran que estos espacios son insuficientes y están mal conservados. Una versión que avalan los veterinarios, que destacan la importancia de estas instalaciones para la salud de los perros.

Actualmente, en la capital hay registrados de manera oficial un total de 132.734 canes, según los datos facilitados a 20minutos por el Colegio Oficial de Veterinarios de Sevilla. Sin embargo, la ciudad solo cuenta con 28 espacios destinados específicamente a estos animales, tal y como reflejan los datos publicados por el propio Ayuntamiento de Sevilla en su página web, lo que supone una zona para cada 4.770 perros.

Los 28 espacios mencionados incluyen tanto las zonas de esparcimiento canino como los pipicanes. Las primeras están enfocadas al juego y al ejercicio de los perros bajo la supervisión de los dueños, mientras que las segundas están destinadas a las necesidades biológicas. Muchas de las zonas de esparcimiento cuentan con elementos de agility, modalidad que sirve para que los perros realicen ejercicios guiados por los dueños en un circuito con obstáculos, como balancines, ruedas o túneles.

Las zonas de esparcimiento canino se encuentran repartidas por casi toda la ciudad: ocho en el Distrito Este; cuatro en Nervión; en Norte, San Pablo-Santa Justa y Bellavista-La Palmera, tres en cada uno; en Cerro-Amate, Sur y Los Remedios, dos; y uno en Casco Antiguo. La peor parte se la llevan Triana y Macarena, donde no existen, según la información municipal, ningún área de esparcimiento.

Ante esta situación, vecinos de Sevilla se han unido en diferentes plataformas para pedir más zonas de este tipo. Una de ellas es la Plataforma para el Esparcimiento Canino en Sevilla, que pide una zona en el Parque de los Perdigones para cubrir el barrio de la Macarena y el norte del centro. Este grupo ciudadano ha recogido más de 1.400 firmas para hacer posible su petición y esperan poder reunirse con el Consistorio, encuentro que esperan "desde septiembre", señala a este medio Virginia Griñolo, presidenta de la plataforma.

Virginia Griñolo y Johana Guitiérrez de la Plataforma de Esparcimiento Canino en Sevilla en la zona de esparcimiento del paseo Rey Juan Carlos I
Virginia Griñolo y Johana Guitiérrez de la Plataforma de Esparcimiento Canino en Sevilla en la zona de esparcimiento del paseo Rey Juan Carlos I
Beatriz M.A.

La organización denuncia el mal estado de estas instalaciones, ya que "los requisitos que el Ayuntamiento tiene en su web no se cumplen al 100% ni para el perro ni para el humano". Muchos de los miembros de la plataforma viven en la Macarena o en sus inmediaciones y les corresponde por cercanía el área del paseo Rey Juan Carlos I, que carece de muchos elementos y los que hay están en malas condiciones. "El vallado es deficiente porque los perros pequeños caben entre los barrotes. No hay zona techada, por lo que en verano hace muchísimo calor, y en invierno se encharca. Tampoco hay fuente de agua ni zona diferenciada para perros grandes y pequeños", comenta la organización. Johana Gutiérrez, miembro de la plataforma, denuncia también la inseguridad: "No hay luz en el interior y cuando cae el sol, esto es la boca del lobo". Recuerda, además, que al ser una zona abierta las 24 horas del día, "entran personas sin techo para dormir, hacer sus necesidades e, incluso, mantener relaciones sexuales".

"Soy usuario de la ciudad", continúa Raúl Laguna, integrante de la plataforma, que "solo" pide "un servicio como ciudadano", asegurando además que la solución más económica para habilitar más zonas pasa por un "simple vallado".

Laura Benavente vive por la avenida de la Cruz Roja y es propietaria de cinco perros. "Aquí no hay zona de esparcimiento y la más cercana tiene la valla de muy baja y siempre está rota y mis perros pueden saltarla perfectamente", comenta. Insiste en que le gustaría tener una zona en su barrio pero que sea "decente" . "Solo quiero soltar a mis perros de manera segura y poder disfrutar de ellos sin estar preocupada", concluye.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento