El Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba ha elaborado un protocolo para que todos los pacientes diabéticos que se encuentran hospitalizados, independientemente del servicio o unidad a la que se encuentren adscritos, reciban una administración de insulina ajustada a sus necesidades individuales.

El documento lo aplican los facultativos y el personal de enfermería de los distintos servicios hospitalarios y permite ofrecer una asistencia sanitaria protocolizada y adaptada a la patología que motiva el ingreso de las personas con hiperglucemia.

Esta herramienta es de gran utilidad para el manejo de los enfermos
Entre las especialidades en las que con más frecuencia ingresan los enfermos diabéticos figuran
Cardiología, Neurología, Cirugía Cardiovascular, Nefrología, Endocrinología y Medicina Interna, fundamentalmente.

Cuando las personas con diabetes hospitalizadas se encuentran a cargo de estos servicios, los médicos y el personal de enfermería siguen las indicaciones recogidas en el protocolo para ajustar los fármacos y las dosis de insulina de forma individual.

Según la Junta de Andalucía esta herramienta "es de gran utilidad" para el manejo de los enfermos ya que, en el caso del Reina Sofía , alrededor del 38% de los pacientes hospitalizados presenta diabetes o hiperglucemia, y de éstos, en torno al 12 por ciento desconoce que tiene esta patología antes de su ingreso.

El protocolo

Para conseguir los niveles de glucosa deseados, el protocolo aconseja que la insulina se aplique siguiendo el régimen llamado "basal-bolus", que consiste en administrar insulina de acción rápida antes de cada comida y otra dosis que se pincha una o dos veces al día para mantener estable al paciente las 24 horas.

Además, los profesionales del hospital han recibido cursos formativos dedicados al manejo de la diabetes en el paciente hospitalizado. La incidencia de diabetes tipo 1 es de 16 casos por 100.000 personas y año, y la incidencia de la tipo 2 de 60-150 casos por 100.000 personas y año.

En los próximos años se prevé un incremento significativo en los próximos años, como consecuencia del aumento de la esperanza de vida de la población, de los hábitos de vida poco saludables y del aumento de las tasas de obesidad.

CONSULTA MÁS NOTICIAS DE CÓRDOBA