A Esteve Ripoll y a su pareja les correspondió un piso de precio concertado en un sorteo organizado por el Ayuntamiento de Barcelona el pasado mes de febrero. La pareja, que cuenta con sendos contratos indefinidos, acudió a quince bancos y ninguno de ellos les quiso conceder la hipoteca necesaria.

La negativa de las entidades bancarias ha supuesto que hayan perdido el piso, pese a contar con todos los requisitos exigidos por la Administración para acceder a la vivienda -incluidos unos ingresos que se consideran mínimos para hacer frente a los pagos-, según publica el diario La Vanguardia.

Es como si te dan un caramelo y luego te lo quitan

La vivienda tenía un coste total de 270.000 euros -249.000 euros más el 7% de IVA, y otros gastos- y esta pareja barcelonesa tendría que haber hecho frente a una letra de 1.200 euros mensuales, algo que consideraron viable ya que sus ingresos mensuales ascienden a unos 3.000 euros.

El piso forma parte de una promoción de viviendas situada en el número 360 de la calle Pallars, cerca de Diagonal Mar, una zona privilegiada por su proximidad al mar y por encontrarse próxima a la Diagonal que cruza Barcelona. Además, contaba con casi ochenta metros cuadrados, balcón, trastero y garaje. "Es como si te dan un caramelo y luego te lo quitan", afirma Esteve.

En España se han concedido en el último año un 40% menos de hipotecas que el año anterior. A raíz de las crisis económica las entidades bancarias han endurecido sus condiciones crediticias y han reducido el número de préstamos. "Nos reconocieron que hace un año sí nos la habrían dado" , asegura Esteve, quien de momento deberá seguir en alquiler.

Exigencias bancarias

20Minutos.es ha contrastado el caso de Esteve con dos directores de sucursales bancarias y ambos coinciden al señalar que "los requisitos impuestos por los bancos han de cumplirse en su totalidad" puesto que el incumplimiento de una de las imposiciones podría suponer la negativa del crédito.

Los requisitos impuestos por los bancos han de cumplirse en su totalidad

Las entidades bancarias contemplan la capacidad de pago del solicitante del crédito, su situación laboral y si éste tiene ingresos consolidados. Además, es importante conocer si el solicitante tiene otros endeudamientos ya que, por lo general, el conjunto de las cuotas no podría superar el 40% de los ingresos totales.

Además, en la mayoría de los casos, el banco otorga en el caso de los créditos hipotecarios hasta el 80% del coste total de la vivienda. "Ningún banco te va a dar más dinero de lo que cuesta tu vivienda, además si te compras un piso de VPO o libre, la entidad te financia lo que cuesta dicha vivienda no el IVA ni gastos varios", asegura uno de los directores.

Viviendas protegidas

Otro punto a tener en cuenta es la diferencia existente entre los tipos de vivienda protegida -establecidas en base al precio máximo de venta-, ya que a la hora de pedir una hipoteca la diferencia puede ser considerable.

En el caso de las VPO -Viviendas de Protección Oficial- el precio del metro cuadrado suele ser bastante inferior al precio del mercado libre. Sin embargo, en el caso de las Viviendas de Precio Concertado, el metro cuadrado es superior al de las VPO, pero también inferior al del mercado libre.