Israel ha dejado en libertad este lunes a 198 presos palestinos como "gesto de buena voluntad" hacia el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), Mahmud Abás.

La liberación tuvo lugar a primera hora de la mañana en la prisión de Ofer, situada en Cisjordania, a la que los presos fueron trasladados tras pasar un control médico y encuentros con representantes de la Cruz Roja.

La liberación de estos presos pretende afianzar el proceso negociador entre Israel y Palestina

Los presos viajaron en autobuses desde dicha prisión hasta el puesto de control de Bitunia, cerca de Ramala, informaron fuentes de la Organización para la Liberación Palestina (OLP) que pidieron no ser identificadas.

Cientos de familiares les esperaban en la Mukata, sede de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), para recibirlos junto al presidente Abás.

La mayoría, con delitos menores

El Consejo de Ministros determinó la semana pasada el número exacto de presos y autorizó la liberación de varios pertenecientes al grupo calificado como "con las manos manchadas de sangre", es decir, condenados por homicidio o heridas graves.

Si bien la mayoría de los que serán puestos en libertad han sido condenados por ofensas menores y debían terminar sus condenas en los próximos meses, al menos dos de ellos cumplen condenas por asesinato, lo que ha provocado protestas en Israel.

Una medida en pro de la paz

La lista de prisioneros está compuesta únicamente por miembros del movimiento Al Fatah, aunque hay también al parecer algunos afines a pequeños grupos de izquierda que se han apartado de la lucha armada.

La liberación de presos forma parte de las medidas de confianza para afianzar el proceso negociador que las dos partes iniciaron en Annapolis en noviembre de 2007, bajo el patrocinio de Estados Unidos