El dolor invadió la Casa de España en Pekín en homenaje de las 153 víctimas y de los heridos de la tragedia aérea de Barajas. El acto congregó a personalidades y deportistas. Presidieron el encuentro, breve e intenso, la infanta Cristina y su esposo, Iñaki Urdangarín, la ministra de Cultura y Deportes, Mercedes Cabrera, el secretario de Estado para el Deporte, Jaime Lissavetzky, el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, y el presidente de honor del Comité Olímpico Internacional, Juan Antonio Samaranch.

Y un montón de atletas, llegados desde la Villa Olímpica en dos autocares. Entre ellos, el triatleta Iván Raña, componentes del equipo de hockey hierba, la portera Mª Jesús Rosa, y prácticamente todas las jugadoras de baloncesto, y el equipo de mountain bike en pleno, con Hermida a la cabeza. Estaba previsto el inicio a las 16.00 h, hora local (10.00 h en España), y se demoró más de media hora para esperar su asistencia. Todos querían estar presentes en este emocionante recuerdo.

Permiso para hacerlo en la Villa, pero mejor fuera

El presidente del COE tomó la palabra. Y con gesto serio y compungido leyó la carta que le había enviado el director general del COI. Concedía permiso para celebrar el tributo en la Villa, pero el COE pensó mejor en hacerlo en un lugar donde pudieran acceder todos los españoles, puesto que muchos de ellos carecían de acreditación. El COI desestimaba, en cambio, los símbolos que la delegación española, a su más alto nivel, había solicitado para expresar el dolor.

Todo el Movimiento Olímpico se une para manifestar a vuestra Majestad y al Pueblo de España su pena por esta enorme tragedia (El presidente del COI)

Eran tres: que la bandera española ondeara a media asta en la Villa Olímpica, que se guardara un minuto de silencio antes de que los españolas compitieran y crespones negros en señal de luto. El COI, según leyó Blanco, no "lo autorizó" aludiendo a "normas generales". Otras delegaciones lo habían solicitado en otras ocasiones y se había "desestimado". Por ello sería "un agravio" comparativo concederlo para España ahora. Y concluyó, la misiva, con su "pesar" sobre la tragedia. Blanco añadió que "no había palabras" para transmitir todo lo que anidaba en su corazón. "Quizá el silencio".

Carta de Rogge al Rey

En una misiva firmada por el presidente del COI, Jacques Rogge, dirigida a Don Juan Carlos I expresaba "el enorme pesar por el terrible accidente aéreo". Y seguía: "Todo el Movimiento Olímpico, y muy particularmente los atletas, se une para manifestar a vuestra Majestad y al Pueblo de España su pena por esta enorme tragedia... Y expresar el sentimiento de mi más respetuosa consideración".

Habló, a continuación, la ministra Mercedes Cabrera, para dar "las condolencias y la máxima solidaridad" del Gobierno español. Y "la voluntad de acompañar a las familias en estos momentos extremadamente duros". "Estamos muy cerca de Madrid y Las Palmas para ayudar en su dolor". Pidió un minuto de silencio que acabó en un sentido aplauso.

Juan Antonio Samaranch, presidente de honor del Comité Olímpico Internacional

"Qué voy a decir. No hay palabras para una tragedia de esta magnitud. Estoy conmocionado. Toda la familia olímpica rinde homenaje a las víctimas. Doy el mayor consuelo a las familias de las víctimas y a sus amigos y conocidos. Y el deseo enorme de que los heridos puedan recuperarse lo antes posible".

Jaime Lissavetzky, secretario de Estado para el Deporte

"Pocas cosas me salen. La distancia de 12.000 kilómetros con España no hace sino agrandar el dolor. El deporte es solidario y todos en Pekín, desde dirigentes a atletas, se han volcado con la tragedia. Hemos vivido emociones muy muy fuertes. El pésame a familiares y amigos. Y un abrazo enorme a todos los allegados de las víctimas".

Isidro Fainé, presidente de la Caixa

"Me enteré en Hong Kong. Tuve las primeras noticias con más de 100 fallecidos. Una desgracia mayúscula. Sólo Dios puede entender una cosa así. Tanto dolor. Un horror. El sentimiento que me embarga es de ayudar en todo lo que pueda. Y dar el máximo de consuelo a las víctimas".