Meik Wiking, el 'padre' de la tendencia 'Hygge': "Los españoles necesitan más igualdad para ser más felices"

Meik Wiking, autor del llibro superventas 'Hygge'.
Meik Wiking, autor del llibro superventas 'Hygge'.
CEDIDA

Menos es más. Muchas veces, lo único que necesita el ser humano para ser feliz es una manta, un dulce y una película. Esta estampa dibuja el concepto danés 'Hygge', término que da nombre a esa sensación efímera de felicidad que te proporciona estar en un sitio confortable rodeado de personas a las que quieres sin necesitar nada más. Lo puso de moda el danés Meik Wiking, autor del superventas titulado Hygge. La felicidad en las cosas pequeñas y que ahora ha publicado El arte de crear recuerdos (Libros Cúpula), con el que ofrece consejos para convertir la memoria en un aliado de la felicidad -conservar recuerdos es uno de ellos, en contra de las directrices de la famosa Marie Kondo-. En la biblioteca de un céntrico hotel de Madrid, Wiking habla entusiasmado de su labor al frente del Instituto de Investigación de la Felicidad de Copenhage, entidad que fundó en 2011 tras abandonar su trabajo en el Gobierno danés.

¿Qué tiene en común la gente que es feliz? Muchas cosas, cuando miramos de forma global, podemos ver que hay muchos denominadores comunes en la gente feliz, ya sean de España, Dinamarca, China o EE UU. Somos bastante parecidos en general. Creo que tener un trabajo interesante, buena salud, recursos suficientes para no tener muchas preocupaciones y dar importancia a las relaciones sociales, ser optimistas, tener un objetivo en la vida... Las circunstancias influyen pero también la perspectiva.

¿Así que también es una actitud? Sí, por supuesto. Otro denominador común de la gente feliz son los recuerdos positivos, y también negativos, de su pasado.

¿Cómo puede medirse la felicidad, un concepto tan subjetivo y relativo? Sabemos que es complejo y amplio, cada uno tiene su propio concepto de lo que es la buena vida y la felicidad. Lo que hacemos es descomponerlo y vemos que hay fenómenos complejos. Si analizamos la economía española encontramos el índice de desempleo, el PIB, el salario medio, etc. Indicadores de cómo va la economía española. Ese mismo análisis lo realizamos con la felicidad, nos fijamos en las experiencias de la gente, en si ellos son optimistas, si se sienten tristes, solos, felices… Para mí la felicidad es un plato con diferentes ingredientes y lo que hacemos es diseccionarlo pero obviamente la felicidad es un concepto subjetivo porque tú eres el único que puede saber si eres feliz o no. Pero también estudiamos la depresión o el estrés, que también son subjetivos. Para nuestros estudios estamos siguiendo a un grupo de 10.000 personas durante 10 años y estudiamos cómo cambian y cómo los cambios impactan en sus vidas.

¿Se puede ser feliz sin amor? Sí -responde con los dientes apretados-. Pero sentirse satisfecho con las relaciones sociales es uno de los mejores predictores para ser felices. Es posible, pero es mucho más posible con amor.

¿Y siendo una persona solitaria? Probablemente puedes ser feliz, pero menos que si estuvieras rodeado de otras personas. La soledad mina la felicidad. De hecho, la soledad puede ser una enfermedad y es una de las peores en contra de la felicidad.

¿Cómo podemos los padres criar niños y futuros adultos felices? Podemos hacer muchas cosas, pero sobre todo asegurarnos de que tenemos un concepto bastante amplio de lo que es el éxito y una vida feliz. En muchas culturas se aspira a que los hijos se conviertan o en abogados o en médicos, o si no son una decepción. Entender así el éxito es una receta de infelicidad. Hay que prestar atención a los talentos e intereses de nuestros hijos y mantener siempre un concepto amplio del éxito. Es esencial que cuando nuestros hijos miren al pasado recuerden una infancia feliz.

"La comida sana es una inversión a largo plazo en felicidad y también para sentirnos bien a corto plazo"

¿Por qué los padres son incapaces de recordar la cara de sus hijos cuando eran bebés? Porque los ven todos los días y una imagen va superponiéndose a la otra, y estas imágenes son muy seguidas en el tiempo. Por ejemplo, yo conservo recuerdos muy claros de la ciudad donde pasé mi infancia porque la dejé hace 20 años y los recuerdos están ‘encapsulados’ en el tiempo y no tengo otros recuerdos posteriores que los hayan ‘tapado’. Los recuerdos van cubriendo el recuerdo anterior. Por eso, si ahora voy a visitar esa ciudad, saldrían a la superficie los recuerdos de la época de mi infancia. Pero si me hubiera quedado viviendo toda la vida allí, tendría otros recuerdos que hubieran ido ‘cubriendo’ aquellos primeros recuerdos. Quizá eso es lo que les pasa a los padres con los hijos, que van superponiendo en sus recuerdos las caritas de sus bebés día tras día.

¿Cómo influye el alcohol, la comida malsana y el contacto con la naturaleza en la felicidad? El alcohol, depende de la cantidad. Si lo utilizamos como un lubricante social, muy bien. Pero en exceso por supuesto es una de las principales causas de infelicidad. Respecto a la alimentación, estamos ahora estudiando el impacto de la salud en la felicidad y estamos realizando un seguimiento de 150.000 personas a lo largo del tiempo para ver si desarrollan enfermedades y cómo estas les impactan en su vida. Hemos visto que si estás enfermo tiene un impacto tanto en tu felicidad como en la de los de tu alrededor. Por tanto podemos decir que la comida sana es una inversión a largo plazo en felicidad y también para sentirnos bien a corto plazo. Por último, sobre el contacto con la naturaleza, hemos hecho estudios con geolocalización y hemos observado que las personas encuestadas ubicadas en la montaña, en la playa o el campo respondían sentirse más felices que las que estaban en otros entornos. La presión sanguínea también es más baja cuando estás en parajes naturales que en grandes ciudades.

¿Cómo prestar atención en plena era de la sobreestimulación? Cuando mejor leo o escribo es cuando estoy en un avión (risas), porque no hay interrupciones ni voces en mi cabeza que me empujen a abrir Facebook. La pregunta es ¿podemos crear esas condiciones en nuestra vida cotidiana? En el Instituto de Investigación de la Felicidad hemos desarrollado lo que llamamos ‘canciones creativas y productivas’, que consiste en una hora y media sin interrupciones y concentrados en una sola tarea (sin necesidad de responder llamadas o abrir el correo electrónico), porque de lo contrario te dispersas y no eres eficaz.

¿Cómo influyen las redes sociales y la gratificación inmediata en la felicidad? Todos estamos siempre realizando comparaciones sociales, evaluamos nuestras vidas basándonos en cómo es la vida de los demás. Pero, actualmente, tenemos un canal 24 horas con un bombardeo constante de buenas noticias de todos los demás. Cuando entramos en Facebook vemos que la gente se casa, se va de vacaciones, finaliza 'ironmans'... y nosotros en casa con los restos del día anterior. Es un canal que provoca enormes contrastes entre nuestras vidas y las de los demás y esto puede menoscabar nuestra satisfacción cotidiana.

"España necesita menos corrupción y más igualdad para que sus habitantes sean más felices"

¿Qué necesita España para ascender de la posición 30 en el World Happiness Ranking? Me centraría en tres aspectos. El alto nivel de paro es un problema clave y de gran impacto; otro aspecto quizá también sea la corrupción, porque vemos que los países con alto nivel de corrupción tienen un nivel más bajo de felicidad, es importante que el pago de impuestos revierta en la gente, esto es otra cosa que tendría que arreglar España; y la brecha entre hombres y mujeres, hemos visto que la igualdad también crea más felicidad.

Usted ha sido nombrado como el hombre más feliz del mundo. En un ranking de 1-10, ¿qué nota se da? (Risas) La verdad es que estoy muy feliz con mi vida, disfruto mucho y me encanta lo que hago, mi familia está sana y es feliz… pero por supuesto que también paso por experiencias de tristeza, de soledad, de preocupación de vez en cuando porque forman parte de la experiencia humana.

¿Es el éxito sinónimo de felicidad? Si pensamos en el éxito como ser capaz de hacer lo que te gusta, la felicidad no está garantizada pero sí es un vehículo. Pero si consideras que el éxito es la riqueza, esta tampoco te garantiza la felicidad. Lo que está claro en la relación entre el dinero y la felicidad es que la falta absoluta de dinero es una causa de infelicidad. En cambio, cuanto más tienes de algo, menos valor extra se le otorga.

¿Cómo crear recuerdos felices? El primer paso es comprender que puedes influir en tu felicidad y en la de tu familia y tus amigos. Después de investigar me he dado cuenta de que te puedes convertir en arquitecto de recuerdos. Para crear recuerdos felices ayuda por ejemplo ir a sitios nuevos o hacer cosas por primera vez, hacer cosas que precisen de los cinco sentidos o salir de la zona de confort haciendo cosas que nos den miedo.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento