Un alumno de 16 años dispara en un instituto de Los Ángeles y deja dos estudiantes muertos y varios heridos

  • El presunto autor, estudiante del centro, fue puesto bajo custodia tras intentar suicidarse.
  • Al menos cinco personas, además del atacante, resultaron heridas.
Tiroteo en Santa Clarita
Tiroteo en Santa Clarita
CAPTURA POLICÍA
Medios estadounidenses informan de que la policía ya podría tener localizado al sospechoso del tiroteo.

Al menos dos estudiantes murieron y otro se encuentra en situación crítica por un nuevo tiroteo ocurrido este jueves en una escuela de Los Ángeles (California, EE UU), que se atribuye a un alumno que supuestamente intentó después suicidarse disparándose en la cabeza.

El tiroteo tuvo lugar hacia las 7.30 h de la mañana, hora de Los Ángeles (15.30 GMT), en la escuela Saugus High School en Santa Clarita, un barrio situado unos 85 kilómetros al norte de Los Ángeles, cuando algunos estudiantes estaban en clases previas a sus actividades regulares.

En una conferencia de prensa, el jefe del Departamento del Alguacil de Los Ángeles (LASD), Alex Villanueva, calificó el tiroteo como una "triste tragedia" y dijo que el balance provisional es de dos estudiantes muertos, una chica de 16 años y un chico de 14, y otro alumno más en estado crítico.

El sospechoso, explicó el alguacil, es un estudiante de la escuela de 16 años que después de disparar al grupo de jóvenes intentó suicidarse pegándose un tiro en la cabeza. Se encuentra hospitalizado y ha sido puesto bajo custodia policial.

Villanueva dijo que las autoridades recibieron numerosas llamadas que daban cuenta de un tiroteo, y que al llegar a las escuela encontraron a seis estudiantes que mostraban heridas de bala, todos ellos de entre 14 y 16 años, y que fueron trasladados a diversos hospitales.

Con una pistola semiautomática 

Las autoridades desplegaron un operativo para buscar al sospechoso, que se creía que había huido. Tras revisar los vídeos de las cámaras de seguridad de la escuela, sin embargo, se pudo determinar que uno de los seis heridos era el presunto atacante.

Las imágenes revelaron que el sospechoso sacó de su mochila una pistola semiautomática de 45 milímetros, disparó contra un grupo que se encontraba en un patio de la escuela y, después, intentó suicidarse, explicó Villanueva.

El jefe indicó que el sospechoso se encuentra en el hospital en buenas condiciones de salud.

Compañeros del supuesto autor del tiroteo indicaron a los medios locales que el joven era un buen estudiante y que su padre al parecer murió hace un año, algo que le afectó mucho.

Fuentes del Hospital Henry Mayo Newhall informaron de que habían recibido cuatro pacientes, tres en estado crítico, y de que dos de los heridos fallecieron tras su hospitalización, mientras que un joven aún se mantiene en peligro.

Por su parte, el Departamento de Bomberos de Los Ángeles dijo a los medios locales que varias personas fueron tratadas dentro de la institución educativa.

Escuela cerrada

La escuela, que tiene más de 2.300 estudiantes, se mantuvo cerrada desde que se dio la alerta del tiroteo, mientras que otros centros educativos del distrito escolar de Santa Clarita también fueron puestos en aislamiento por precaución.

Agentes de la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) y del FBI se unieron a la investigación, que desplegó a decenas de agentes de policía y bomberos.

Villanueva destacó que más de 20 patrullas acudieron al escenario de los hechos en menos de dos minutos, tras la primera llamada que informaba del tiroteo.

Enésimo tiroteo

El gobernador de California, Gavin Newsom, agradeció en un comunicado a las autoridades la rapidez con la que respondieron a la emergencia.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, Newsom cuestionó al líder del Senado federal, el republicano Mitch McConnell, sobre cuántas vidas más se deben perder en tiroteos masivos para que exista "una reforma de [la legislación de] armas con sentido común".

"Simplemente no deberíamos tener que temer por la vida de nuestros hijos cuando los dejamos en la escuela", recalcó el gobernador en su mensaje.

El vecindario de Santa Clarita, donde sucedió el tiroteo, fue descrito como un lugar tranquilo por los residentes del área a los medios locales.

Sin embargo, al menos seis estudiantes de la escuela habían sido investigados hace dos meses supuestamente por publicar amenazas en las redes sociales.

Villanueva subrayó que las amenazas no estaban relacionadas con el ataque de este jueves.

El tiroteo ocurre pocos días después de conmemorarse el primer aniversario de la masacre en Thousand Oaks, una comunidad cercana a Santa Clarita, donde 13 personas murieron, incluyendo el pistolero, el 7 de noviembre de 2018.

El pasado 28 de julio, tres personas murieron en un tiroteo durante un festival de comida al aire libre en Gilroy, en el norte de California, un hecho en el que el atacante también murió.

Judd Deere, portavoz adjunto de la Casa Blanca, informó de que el presidente estadounidense, Donald Trump, estaba siguiendo en directo la situación y "monitoreando los informes del tiroteo".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento