José Bono
El presidente del Congreso a la salida de la Audiencia Nacional. (EFE) EFE

Reorganización del trabajo y racionalización de los horarios, así ha definido el presidente del Congreso, José Bono, la propuesta que ha hecho llegar a la Junta de Portavoces.

Bono quiere que las sesiones plenarias, que actualmente se distribuyen en tres días (martes, miércoles y jueves), se reorganicen sólo en dos, martes y miércoles.

Bono quiere que las sesiones plenarias se celebren los martes y miércoles
Los jueves se utilizarían sólo para los trabajos de las comisiones parlamentarias, lo que daría pie a que muchos diputados de fuera de Madrid (que no participan en ninguna comisión) cogieran la maleta el miércoles por la noche y no volvieran a la Cámara Baja hasta el martes de la semana que viene; es decir, dos jornadas de trabajo para muchas de sus señorías que ganan un salario base mínimo de 3.996 euros al mes si ha sido elegido por Madrid y de 4.949 si es de otra circunscripción.

Con esta reorganización, los martes quedarían como hasta ahora, con sesión plenaria por la tarde. Los cambios vendrían el miércoles.

Miércoles muy completos

Las preguntas de control al Gobierno pasarían al miércoles por la mañana (ahora son por la tarde) y la tarde se reservaría para debatir y votar los proyectos de ley que envía el Ejecutivo, que esta legislatura de momento únicamente han sido cuatro.

Los grupos nacionalistas del PNV, CiU, ERC y BNG no ven con malos ojos esta iniciativa. PP e IU se han mostrado en contra, ya que creen que "no mejoraría la imagen pública que de los diputados tiene la ciudadanía". Ahora a Bono le queda convencer a todos los grupos políticos.

Las prebendas de sus señorías

Cada uno de los 350 diputados del Congreso tiene derecho a un portátil, una PDA (agenda digital con teléfono valorada en unos 600 euros) y una tarjeta para taxis con un fondo de 250 euros al mes. Sin olvidar que tiene despacho con otro ordenador y una tercera computadora en su escaño. El presidente del Congreso, los ocho miembros de la Mesa y todos los portavoces de los grupos parlamentarios tienen derecho además a un coche oficial, un Audi A-6. Las dietas por viaje oficial son de 120 euros/día.